Impuestos confiscatorios y el sexo de los ángeles

Lo de los impuestos confiscatorios es algo de lo que se suele hablar de tanto en tanto pero rara vez pasa de ahí la situación. Cuando en mis años de asesor los españoles pagábamos a Hacienda muuuuchoo menos que ahora, ya se hablaba a menudo de impuestos confiscatorios y de que el Gobierno no podía cobrar tanto. ¿De qué ha servido? De nada porque es pura palabrería y la cosa ha ido a peor.

#impuestos confiscatorios

Se nos cuente como se nos cuente… actualmente sufrimos impuestos confiscatorios

En la presentación del último informe sobre la manida reforma fiscal, el señor Manuel Lagares decía que no le parecía razonable que el Estado pudiera quedarse hasta un 50% de lo que ganaba el contribuyente, pero se refería al Impuesto de la Renta y no al volumen completo de impuestos que sufrimos, porque si sumamos todos los impuestos incluyendo el 21% de IVA, pronto nos damos cuenta de que la mayoría de nuestros ingresos van a parar antes o después a las arcas del Estado.

El artículo 31 de la Constitución de 1978 ya lo prohibe, ¿pero qué prohibe? Nada, porque no habla de porcentajes concretos, solo de impuestos confiscatorios, como si hablara del sexo de los ángeles, pero definir lo que son impuestos confiscatorios ya es harina de otro costal.

Impuestos Confiscatorios según el Tribunal Constitucional

Lo que dice el Constitucional al respecto es una perla para enmarcar: «el sistema fiscal tendría efecto confiscatorio cuando, mediante la aplicación de las diversas figuras tributarias vigentes, se llegara a privar al sujeto pasivo de sus rentas y propiedades», «sería confiscatorio un IRPF cuya progresividad alcanzara un tipo medio de gravamen del 100% de la renta».

Nos ha jodido… pues si hemos de llegar a que Hacienda se lleve el 100% de nuestros ingresos en la declaración de Renta para que podamos hablar de impuestos confiscatorios… ¿qué sentido tiene el artículo de la Constitución? Lo dicho, un mero adorno floreado que no nos sirve para nada.

Existe una sentencia del Tribunal Constitucional Alemán de 1995 que habla del 50%, y nuestros vecinos los franceses, a los que se les ha ido la pinza incluso más que a nosotros en cuestiones fiscales, hablaban del 75%.

Personalmente pienso que cuando se habla de impuestos confiscatorios no podemos hablar solo del impuesto de la renta sino que tendríamos que calcular todo lo que se paga y, bajo mi punto de vista (que no sirven para nada, como tampoco sirve para nada el antes citado artículo de la Constitución), actualmente estamos sufriendo impuestos confiscatorios, se nos cuente como se nos quiera contar la película.

También los embargos pueden ser confiscatorios

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

6 Comentarios.

  1. Dedicado a Montoro:
    Una nación que intente prosperar a base de impuestos es como un hombre sentado en un cubo tratando de moverse tirando del asa.
    Wiston Churchill.

  2. Estando totalmente de acuerdo, sí quiero comentar que los principios constitucionales deben ser regulados luego por las Leyes y si no hay un mandato específico de Ley Orgánica (reservado sólo para los fundamentales), realmente son sólo principios inspiradores de las Leyes, es decir, a “beneficio de inventario”.

    No obstante, sí tenemos un esbozo de regulación cuando en la Ley Extraordinaria del Patrimonio se fijó un límite a la combinación de Renta y Patrimonio, creo recordar que en el 70% de aquella, para que no hubiera efecto confiscatorio. Estamos hablando de impuestos directos. Si a ello se unen tasas, I. locales, etc, lo que de verdad queda libre es muy poco. Y para colomo luega llega el de Sucesiones y te lo confisca “mortis causa”.

    Combinándolo con los embargos, realmente el límite estaría en el mínimo vital, que realmente está definido en varios sitios, entre ellos en el IRPF, y creo que no coinciden. El Iprem es otro índice. El mínimo a efectos de embargos de rentas, que creo que es el SMI, etc. Es decir se podría llegar en algunos casos a más del 90% según la legislacion combinada. Un atraco en toda regla, pero con el BOE se llama solidaridad. Para generar “Dinero que no es de nadie” y que luego los políticos disponen a su antojo. Siempre acabo igual, no somos contribuyentes en el sentido de ciudadano con derechos, sólo somos Obligados Tributarios. Como los “mansos serviles” en la Edad Media que debían pagar a su señor Feudal la Talla (renta en producción) y la Capitación (sucesiones) además de todo tipo de tasas, nada ha cambiado, sólo los nombres. sólo que ahora los Señores Feudales se elijen cada cuatro años…..y somos tan mansos que elegimos a nuestros expoliadores…..

  3. Totalmente de acuerdo D.Ramón…

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón