Impuesto sobre la LOTERIA, primeras conclusiones

#impuesto sobre la loteria

El IMPUESTO SOBRE LA LOTERIA es un impuesto sobre otro impuesto

IMPUESTO SOBRE LA LOTERIA

Un freno a la ilusión

Ya lo he dicho en otros artículos, desde el primer anuncio que hablaba del inminente IMPUESTO SOBRE LA LOTERIA. Un impuesto sobre otro impuesto preexistente porque como todos sabemos y deberíamos recordar, la lotería en sí misma ya es un impuesto y así —y para eso— fue inventada, para recaudar. Siendo así, ¿qué justificación hay para, sobre ese mismo impuesto implícito, crear otro IMPUESTO SOBRE LA LOTERIA del 20 % para los boletos ganadores? Ninguna, absolutamente ninguna porque este impuesto tiene una doble vertiente negativa. La primera es la de cualquier nuevo impuesto o cualquier subida de otros preexistentes, y es que a nadie le gusta pagar más impuestos cada vez, pero la segunda, y en este caso quizás la más importante, es lo que supone al ánimo y a la ilusión de la gente. Para que la lotería funcione, ludopatías aparte, es necesario que exista una ilusión que nos cierre los ojos lo suficiente como para no valorar demasiado las pocas posibilidades que tenemos de ganar, una ilusión que es más visible en el sorteo de Navidad y en algo menor medida en el de El Niño.

El IMPUESTO SOBRE LA LOTERIA es un disparo en plena línea de flotación a ese sentimiento de ilusión y como tal, necesariamente ha afectado muy negativamente en los partícipes. Ya ha quedado claro que Hacienda ha recaudado mucho menos de lo previsto, y no solo eso, sino que si además se tienen en cuenta las reducciones de ventas —impuesto original—, va a ser que se han quedado como estaban o incluso peor, con la particularidad de que han generado malestar evidente. Un malestar innecesario y contraproducente.

Algunas cifras:

Según los datos que maneja LAE, la venta ha descendido durante el año 2013 un 8,13%.

La LAE desvía la atención del impuesto alegando que el descenso es ocasionado por la situación de crisis «que ha afectado al juego significativamente», y el impuesto, desde su punto de vista, «no ha tenido un impacto significativo en las ventas».

El objetivo era recaudar 824 millones de euros.

Antes del sorteo de Navidad Hacienda había recaudado por este impuesto 250 millones de euros. Se calcula que incluyendo el sorteo de Navidad las cifras del año quedarán en 450 millones, algo más de la mitad de lo previsto.

El Gobierno recauda, sin contar con este nuevo impuesto, alrededor de 3600 millones de euros al año.

Ante estas cifras el Gobierno ya ha anunciado que revisará el impuesto en la ya cercana reforma fiscal prevista.

Ramón Cerdá

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

12 Comentarios.

  1. No oigo a ningún técnico o especialista,dejar claro con firmeza si el impuesto sobre impuesto del 20% del premio de la lotería,es o no inconstitucional?.

    • Personalmente no creo que sea inconstitucional per se, más bien es absurdo, abusivo e injusto, pero no estaría mal que alguien lo llevara hasta esta instancia a ver qué pasa.

  2. Rebecca Williams

    felicidades del articulo, Descargar el Libro: “REPORTE Sistema Ganar La Lotería”

  3. y por cierto: hoy es el Festival de Primavera: ¡¡¡ Feliz Año 4712 !!! (año del Caballo de Madera).

  4. Apreciado Ramón:

    Le sé más puesto que yo en temas tributarios, pero me permito remitirme a mi último análisis sobre el tema (en a su entrada “LOTERIA DE NAVIDAD, EL FOLLÓN DE LAS PAPELETAS” de 28.12.13) en el que deducía que lo que hizo la Ley 16/2012 fue abolir la exención que antes tenían los premios de la ONLAE (y ONCE, y Cruz Roja…) en el IRPF y en el ISOC.

    Es por ello que se practica una retención -en concepto de dichos impuestos- al momento de cobrar los premios superiores a 2.500 €.

    La consecuencia más llamativa (además de la de reducir la demanda) es que los no sujetos a tales impuestos más tarde o más temprano se libran de la “retención”.

    Pero si en cambio, si el Gobierno declarase “totalmente libres de impuestos” los premios de la ONLAE, y al mismo tiempo redujera la parte destinada a premios, sería más igualitario, ingresaría más por lo mismo (no se libraría nadie) y vendería más, al mantener el espejismo del dinero llovido del cielo…

    Claro que entonces volvería a tocarle la lotería… “siempre al mismo” ;-D

  5. Marisa Rodriguez

    Un ejemplo, el mío y el de la familia que me rodea. Este año el gasto de lotería ha sido mínimo (en la de Navidad) 20 euros en un décimo para nosotros (que no tocó) y otros 20 en otro a compartir con dos parejas de amigos (ellos cogen un décimo por pareja y jugamos las tres parejas los tres décimos). Encima hemos ganado al estado, porque nos han tocado dos reintegros y una terminación en los décimos que jugábamos a medias, con lo cual hemos recuperado los 40 euros invertidos y nos dio para uno del Niño. Pero la historia no acaba aquí. El Niño nos dio un reintegro, que sirvió para canjear por tres de la lotería del jueves y uno de la de un sábado. Pues bien, de momento han tocado dos reintegros (sábado y jueves, 15 euros) y una terminación del jueves (18 euros) Uno ya está canjeado por la lotería de la cruz roja, el resto a la espera de que pasa con ese décimo. Este año, que jugábamos menos que nunca, propiciado sobre todo porque casi nadie ha hecho participaciones, estamos ganado más que nunca (jajaja, con la fortuna acumulada estamos pensando ya en jubilarnos) Pero el caso es que yo antes jugaba de vez en cuando al euromillones o a la primitiva pero he dejado de hacerlo porque me repatea que el estado se quede con el 20% de eso que se opta a ganar. Si lo quitan, quizás me lo plantee de nuevo, pero mientras, de momento voy a seguir cobrando el “reintegro” todas las semanas (por lo no jugado, claro)

  6. Y a mi que lo de revisión me suena a “como no hemos recaudado lo suficiente, subimos el tipo y ya está”. No me gusta darles la razón, pero el tema de los premios es que era una forma curiosa de blanquear pasta…la compra de boletos premiados digo. Entonces, a lo mejor, en este caso, puede estar justificado…

  7. No se dan cuenta que el vaso de la paciencia está rebosando , una gotas más y además se acaba la fuente.Al respecto de la lotería y demás sorteos, siempre me he preguntado si el factible que el ganador, poseedor del boleto, sea una persona jurídica y las ventajas que eso conllevaría, no solo de inmediato, pensando más en los rendimientos futuros de ese premio.

    • Muy certero el comentario de Manuel CL sobre la persona jurídica afortunada. A ver si le damos ideas a Hacienda. ..

      • Sí, tendría que ser una posibilidad 😉

        • Me reitero: a la persona jurídica se le aplica la retención en concepto de ISOC, de igual modo que a la persona natural a la que se le aplica la el IRPF.

          El Gobierno no solo desincentiva las loterías (incluidas las de interés social) sino que no ha acabado con la “defraudación mediante compra de boletos premiados”: tan solo la ha transferido hacia “personas no sujetas” a dichos impuestos.

          Siempre quedan como unos pepes: ¡¡¡ vaya lumbreras !!!

Deja un comentario


La Lectura de Ramón