«IMPRESION DE DOLARES», qué complicada (y absurda) es la economía

#impresion de dolares

¿Hasta cuándo seguirán con la «IMPRESION DE DOLARES»?

«IMPRESION DE DOLARES»

¿Dónde está el límite?

Lo que está ocurriendo en Estados Unidos con la «IMPRESION DE DOLARES» no se entiende. Perdón, no lo entiendo; imagino que otros más duchos que yo en temas económicos sí que lo entenderán.

Por lo visto, la Reserva Federal de Estados Unidos sigue con su estímulo monetario para aumentar la liquidez con la «IMPRESION DE DOLARES», y nada de unos pocos, sino de 85.000 millones más… cada mes.

Se había rumoreado con que este mes se reduciría esa inyección de liquidez en base a una supuesta recuperación de la economía, pero claro… ¿quién dice que la economía se está recuperando? Hemos llegado a un punto en que nadie sabe nada de lo que está pasando ni de cómo arreglarlo.

Esa «IMPRESION DE DOLARES» se hace (en teoría) con el respaldo de compras de activos en hipotecas y Bonos del Tesoro con la seguridad (dicen) de que eso ayudará a la recuperación de la economía estadounidense.

Yo me hago varias preguntas (desde mi total ignorancia)

  1. ¿Hasta cuándo se podrá mantener esta medida de «IMPRESION DE DOLARES»?
  2. ¿En qué se supone que afecta en realidad esto… ?
  3. ¿Qué hacen con esa mayor liquidez? Se supone que cada ciudadano/empresa sigue teniendo el mismo dinero antes o después de la «IMPRESION DE DOLARES» adicional, con lo cual, ¿en qué afecta realmente que exista más liquidez en el mercado?

En cualquier caso parece que la medida no está teniendo los efectos previstos, o sea que, como tantas otras medidas económicas no son más que palos de ciego y pruebas que se hacen… a ver qué pasa.

Por eso digo que la economía es complicada y absurda, y que nadie parece tener una idea clara de cómo controlarla. Todas las conclusiones sobre economía se sacan a posteriori pero nadie adivina cómo va a evolucionar, ni siquiera analizando ciclos pasados.

Los expertos ni siquiera tienen claro si los billetes de 500 euros son «buenos» o «malos»

Ramón Cerdá

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

1 Comentarios.

  1. Apreciado Ramón: ¿Y de qué sirve que un Estado preste a bajo interés a los Bancos si estos,en lugar de hacerlo circular con prestamos para inversión, consumo, etc., emplean dichos fondos para lucrarse… directamente?
    Las políticas monetaristas parten de la peculiar base de considerar al dinero como una mercancía (desde el punto de vista bancario esto es lo únoco aceptable), por lo que una abundancia de algo «susceptible de oferta» provoca por «la ley del mercado» (ese automatismo instantáneo que sucede en una utópica desregulación) que su precio disminuya. Es decir, «cada billete que se imprime reduce el precio de todo el dinero»… incluso del que tenemos en el bolsillo.
    Fascinante, pero falaz: eso sería así si «se multiplicase el dinero» en nuestros bolsillos. Lo cierto es que imprimiendo billetes se obtiene el resultado buscado (una devaluación encubierta), pero a costa del dinero ya impreso: es decir, se roba valor al dinero circulante para dárselo al que «se repartirán»…
    Y es que el dinero NO existe. Me explico: existen papeles impresos o metales acuñados a los que un Estado reconoce función liberatoria. Si en una sociedad paga en conchas o en hamacas (casos reales), eso es dinero. El mundo dio validez general a los metales preciosos, que luego se amonedó, pero sólo por comodidad. No fue el papel moneda el que mató al dinero, fue su desvinculación del patrón-oro. Antes, los Bancos Centrales respondían con sus reservas de oro ante la deuda que representaba cada billete: «El Banco de España pagará al portador de este billete la cantidad de 100 pesetas»: ¡el billete era un pagaré del oro!
    Hoy, del valor ficticio de sus billetes solo responden los Estados, siendo su situación económica el índice de su solvencia. España no puede imprimir billetes. Otros países ni siquiera tiene moneda propia, y hace servir divisas ajenas… El dinero ya no existe, es una entelequia informática de apuntes contables entre Bancos (tanto es así, que quien imprime los billetes en los USA, la «Reserva Federal», no es ni organismo administrativo: es una entidad privada).
    Finalizo: si el Gobierno hubiese financiado a los ciudadanos sus hipotecas (en lugar de rescatar bancos privados quebrados) el dinero hubiera circulado, las hipotecas se hubieran pagado… y las consecuencias de la crisis no hubieran sido tan graves (cierres, recortes…). Pero en nuestra «democracia» los ciudadanos no importan: aquí siempre gana la Banca…

Deja un comentario


La Lectura de Ramón