Huelga de deberes, ¿es correcta esta actitud?

¿Huelga de deberes? Pienso en cuando era niño y no recuerdo un solo día sin deberes. También recuerdo el cambio que supuso el salto de quinto a sexto del por entonces EGB (no tengo ni idea de cuál es la equivalencia hoy en día). Hasta quinto teníamos un solo maestro para todas las asignaturas, con lo que sabía muy bien los deberes que nos ponía de manera global. A partir de sexto todo fue distinto porque teníamos un profesor por asignatura y cada maestro se preocupaba de su materia y le importaba bien poco el resto. El resultado era que al finalizar el día se acumulaban los deberes de cada una de las asignaturas. ¿Pero era eso un problema? Sinceramente creo que no, los deberes estaban asumidos como una obligación, se hacían (mejor o peor) y ya está. Era una manera de saber que teníamos responsabilidades que cumplir. Al día siguiente, más. Los deberes formaban parte de la educación escolar y era una manera más de que los niños nos acostumbráramos a las obligaciones. Ahora es distinto; ahora todo son derechos y nadie quiere oír hablar de obligaciones.

#Huelga de deberes

Huelga de deberes. ¿Un buen ejemplo para nuestros hijos?

Es cierto que quizá hubiera que minimizar esa carga, no lo sé porque tampoco tengo claro lo que ahora se llevan a casa, aunque estoy casi seguro de que será menos de lo que nos llevábamos nosotros. Hay teorías que defienden que es mejor el tiempo libre…, pero lo pienso y no recuerdo que a mí me faltase; teníamos tiempo para todo, quizá porque no nos pasábamos cuatro horas al día frente al televisor y cuando salíamos al recreo no nos quedábamos embobados frente la pantalla del móvil.

Los padres ahora exigen a los maestros que sus hijos no tengan deberes, e incluso han iniciado una huelga de deberes. ¿Es correcta esa actitud o nos estamos adentrando todavía más en la falta de respeto hacia los profesores? Si los niños ven que sus padres se rebelan contra sus maestros… ¿qué enseñanza les estamos dando? ¿Se han pareado a pensar en el mensaje subliminal que eso supone? ¿Todavía más derechos y menos obligaciones? ¿Es bueno que no tengan ninguna obligación? ¿Que crean que podrán estar toda la vida exigiendo derechos sin preocuparse de lo que tienen que hacer?

Llegado a este punto quiero añadir que no estoy de acuerdo con el sistema de enseñanza, ni con el actual, ni con el que tenía yo, pero no por lo de los deberes, sino porque hay demasiada teoría y poca praxis, los contenidos no se adaptan a la realidad social, y se premia la tontería de aprendérselo todo de memoria. Eso es lo que habría que cambiar; tendríamos que ir hacia una educación más práctica donde la memoria tuviera una importancia secundaria y se premiara la comprensión (empezando por la comprensión lectora).

Huelga de deberes

Tres Cantos (Madrid) parece ser que es una de las ciudades elegidas para la primera huelga de deberes, pero por lo visto se celebrará en más sitios.

Mi opinión ya la he dejado entrever en el texto anterior, pero para resumir diré que pierden el tiempo centrándose en los deberes y dan una imagen muy confusa y negativa a los niños. Las protestas y las huelgas, de haberlas, tendrían que ir encaminadas a conseguir un sistema educativo mejor y más coherente; empezar con una huelga de deberes creo que está muy errado.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

9 Comentarios.

  1. Hola; los que han sacado a pacer ésta información son una porción de padrecitos inadaptados, forman parte de ésta degeneración de nuestra actual sociedad ; que se preocupen un poco más de sus hijos y menos de todos los vicios del momento que estamos viviendo.

  2. Rafael Rovira

    A punto de abrir los colegios electorales en el este USA , gane quien gane la enseñanza seguirá igual. Allí no hay imposiciones, colegios públicos o privados, allí solo impera la libertad y la competencia. Si no te gusta un cole te vas a otro, pero escoge el preferido y acepta sus normas. Los hay con y sin deberes, puedes estudiar en casa sin necesidad de matricularse.

  3. El otro día lo vi claro con una viñeta de un humorista en el Levante: “Lo siguiente es cargarse los exámenes y las notas para evitar la discriminación entre los listos y trabajadores y los vagos y los menos listos” Lo firmaban la unión de progresistas.

    Yo he llegado a oír de un profesor/político que hay que eliminar la competitividad de las aulas,……y yo le conteste con una pregunta ¿Ustedes están preparando a los niños para vida real? Contestación del profesor “sí”, le volví a replicar: “Pues cometen un gran error, ya que si eliminan la competitividad de las aulas eliminan la vida real, meten a los niños en una gran burbuja irreal de los mundos de Disney, la vida es 99% competitividad”

    • Eso de las notas y los exámenes, de alguna manera ya existe; antes si suspendías algo y no lo recuperabas en septiembre repetías curso… Ahora no es así (o al menos no siempre; no sé si hay excepciones).

  4. Dicen que la venganza se sirve fría y para quienes en su momento odiábamos los deberes parece que ha llegado el momento del desquite.

    No creo que el debate deba ser deberes sí o deberes no. Por suerte o por desgracia, un estudiante y tanto da que sea de ESO (o de EGB en su día) universitario, de idiomas u opositor tendrá que estudiar; es decir, que fuera de clase deberá repasar y memorizar los contenidos del programa.

    Lo que pasa es que a partir de cierto nivel educativo que yo superé al entrar en la Universidad, uno se organiza su tiempo de estudio. Por supuesto que en la Universidad nos proponían “deberes” pero desde luego que el profesor no nos regañaba ni llamaba a nuestros padres para reprocharnos el no haberlos hecho. Quién no quisiera hacerlo ¡allá penas!
    Pero lo normal era intentar hacer los ejercicios que luego se corregían en clase. Si un día no los habías hecho no pasaba nada tampoco pero lo apropiado era intentarlo.

    Lo que yo veo ahora es un modelo pedagógico obsoleto. Posiblemente sería válido en el siglo XX pero ahora está superado. Probablemente el problema no sean los deberes sino el tipo de deberes. A mís cuarenta y tantos… sigo aprendiendo muchas veces en mis ratos libres mirando videos de youtube, navegando por la wikipedia y entrando en diversos foros sobre diversas materias. Cuando quiero, cuanto quiero, y sobre lo que quiero.

    También aprendo cuando visito este blog, que conste.

    Pero se puede ir más allá. No lo conozco personalmente y por tanto opino con prudencia, pero en algunos casos los deberes excesivos en cantidad y dificultad terminan cayendo sobre los padres y sus planes.

    Como también me pareció ridículo en su momento y me lo sigue pareciendo ahora aquello de “Vacaciones Santillana” y perdón por hacer publicidad. Pero manda narices irte de vacaciones y tener que llevarte el librito para hacer tareas.

    Esto no supone menospreciar al profesor y su autoridad, pero debe limitarse al aula, no al tiempo libre de los alumnos.

    Así que, en lo que a mí me toque, mejoremos el método pedagógico. Si para ayudar al cambio hay que hacer una huelga de deberes, yo la apoyo.

    • Yo también opino que el sistema está obsoleto y que hay que cambiarlo y así lo digo en el post, pero no me parece una buena idea lo de la huelga de deberes porque se le está enviando un mensaje (a mi modo de ver) completamente equivocado a los niños.

  5. Yo creo sinceramente que el tema de deberes va en función de cómo avanza cada clase, lo que está claro que una clase donde haya menos alumnos aprenderán más que donde haya muchos más, porque los más torpes atrasan y mucho a los más listos, es mi opinión, yo llevo 4 años estudiando inglés y es así antes iba en un grupo de 19 personas 1 hora cada día durante 4 días semanales y ahora voy a otra con 9 personas máximo 2 horas a la semana y funcionamos mejor que en la anterior.

    • Es que uno de los problemas de esta sociedad tan perfecta es querer igualarnos a todos, y como no se nos puede igualar por arriba, pues se nos iguala por abajo; lo demás se considera elitista y dicen que va en contra de los «derechos».

Deja un comentario


La Lectura de Ramón