Herbalife, ¿un negocio piramidal?

Cada poco tiempo aparece un gran negocio de estructura piramidal que, tras unos pocos años de crecimiento astronómico se estrella dejando en la estacada a la mayoría de sus «socios». Aunque siempre se ha querido negar, también negocios clásicos como Herbalife y Amway son piramidales. La diferencia puede estar en que estas empresas y alguna más, a diferencia de las que acaban desapareciendo, disponen de productos sólidos y de una continuidad en las ventas que las hacen viables. Pero se quiera admitir o no, son piramidales por la manera en que se retribuye a sus socios, principalmente cuando se vincula la retribución con el número de captaciones de otros distribuidores que se realicen. Eso es innegable, pero a pesar de todo llevan años y años en el mercado negándolo.

¿Tendrá que cambiar Herbalife su forma de negocio?

#herbalife

Herbalife. ¿Se dan cuenta ahora de que es piramidal?

Eso es lo que parece. De hecho acaban de aceptar el pago de ciento ochenta millones de euros para evitar la vía judicial tras una investigación que ha determinado que están engañando a sus consumidores.

Lo curioso es que tras aceptar este varapalo, sus acciones han subido más del 20% porque, de alguna manera, esto «certifica» que la marca no es un timo piramidal (formas de ver las cosas).

La Comisión Federal de Comercio afirma que la estructura de compensación de Herbalife es desleal porque recompensa a sus distribuidores en función del reclutamiento de nuevos distribuidores en vez de hacer simple y llanamente por las ventas obtenidas (y se dan cuenta ahora después de 36 años).

El acuerdo incluye el compromiso de Herbalife de reestructurar completamente su negocio y se le ha prohibido expresamente «tergiversar el potencial de ganancias de un distribuidor o sus probables ingresos» o prometer a sus fichajes que pueden «dejar sus empleos o trabajos» para vivir rodeados de lujos.

¿Un acuerdo después de tantísimo tiempo para que no se considere a Herbalife como un negocio piramidal? Extraño, muy extraño…

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

4 Comentarios.

  1. Hace muchos, muchos años que no veo esta pegatina de Herbalife que decía “Piérda peso, pregúnteme cómo”

    Había varias para los coches, la gente tenía una chapita de éstas con imperdible para colgárselo en la chaqueta y los vendedores de Herbalife decían llevar siempre consigo un bote, tarro o lo que fuera del producto de tal forma que estaban activos 24×7. Algo impresionante en su momento, novedoso y rompedor. Es decir, que si veías por la calle a un representante de Herbalife, era bienvenido que le parases y le comprases en mitad del parque, de la acera o de la estación del metro el bote de Herbalife.

    Digo que hace muchos años que no veo esta pegatina e intuyo que otros canales de venta han dejado obsoleto esto del “aquí te pillo, aquí te mato” que siempre me dió cierta idea de secta. Es mi percepción, los de Herbalife dirán que no es así. No lo pongo en duda.

    Como también existían (¿aún existen?) las vendedoras de Avón, los de Círculo de Lectores y algún otro tipo de venta directa que imagino que Internet ha envíado al baúl de los recuerdos.

    En favor de Herbalife hay que decir que si tras tantos años aún existe, no lo habrán hecho tan mal. En contra, que intuyo que su producto es una falacia y que estaban vendiendo algún tipo de placebo a precio de sustancia mágica.
    Ojo, que es mi opinión. No tengo pruebas de ello y por tanto no estoy afirmando ni acusando de nada. Sólo digo lo que pienso lo cual no demuestra que sea cierto.

    Sea como sea, el reclutamiento indefinido de fuerza de ventas no puede sostenerse. Esto sí que puedo afirmarlo categóricamente. Es obvio que no puede haber más vendedores que los que el mercado reclama de tal manera que los recién llegados, o rompen las reglas establecidas, o lo tendrán muy difícil para abrirse paso en un terreno que sus predecesores tendrán absolutamente trillado. De ahí mis reticencias a creer en el modelo multinivel.

  2. Buenos días Ramón,
    con todos mis respetos, cabe bien diferenciar que es un negocio piramidal y que es un negocio MLM.
    Nombras a Amway como negocio piramidal. Te rogaría tener la información necesaria para ser tan contundente con este tema.
    Los negocios piramidales son prohibidos en la mayoria de paises. De hecho la ley 7/1996 de 15 de enero art. 22 así lo define.
    Para mas inri, crees que el Presidente y copropietario de esta compañia podría ser el Presidente de la cámara de comeRcio de EEUU?
    Amway, es un referente en todo el mundo el inventor de los negocios multinivel, el nº 1 en ventas directas mundial y un sistema de compensación patentato para el resto del mundo.
    Tendrías que saber que en los negocios piramidales no existen ni patentes ni productos, Amway tiene más de 1000 patentes, 800 en espera y un catálogo co más de 500 artículos. Pagan impuestos e IVA en cada compra. Y no se paga por reclutar a perosnas, sino por un diferencial en facturación de cada negocio.
    Creo haber respondido a unas dudas y dejarlo claro.
    Muchas gracias Ramón por todos estos escritos que haces. Te sigo fielmente.
    Saludos
    Eduard

    • “Negocios multinivel”… otra forma de llamar a “la venta piramidal”: según la Comisión Federal de Comercio “constituyen esquemas piramidales ilegales por su parecido, que explotan a miembros de su organización.”

      Quien tiene productos y patentes, los vende directamente o en franquicia, y bien que hace.

      “Vender vendedores” es… otra cosa.

    • No tengo ni idea de cómo funciona Amway en la actualidad, pero sí puedo hacerte dos comentarios:

      1.- Herbalife siempre ha negado también el asunto piramidal y ahora ha acatado una sanción y el compromiso de cambiar su manera de remunerar.

      2.- Rondaría el año 1986 cuando con carácter de secreto fui invitado a una reunión para hacerme millonario. Creo que una de las condiciones era que tenía que ir con mi esposa. Nos explicaron con detalle la manera en que podíamos forrarnos vendiendo productos de Amway, incluso creo que nos dieron unas casetes para lavarnos un poco más el cerebro. Ya te digo que no sé ahora cómo funcionan, pero en esa reunión la explicación era clara. Había que meterse pronto para así poder convencer a más gente que a su vez vendiera el producto y que esos, a su vez, buscaran a más gente… Nosotros cobraríamos un porcentaje interesante de todo lo que consumiéramos o consiguiéramos vender y, además, un porcentaje de nuestros fichajes, y otro menor de los fichajes de nuestros fichajes… No sé cuándo acababa la cadena, pero era piramidal. Eso no me lo ha contado nadie. Es una experiencia personal. Que ahora no lo hagan así… Puede ser; no te lo voy a discutir porque de lo que no sé no hablo, pero en 1986 (o quizás 87-88, no recuerdo la fecha exacta) era como te digo. Y aún me acuerdo perfectamente de quién me invitó a la reunión y de lo empeñado que estaba en que firmara como distribuidor suyo.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón