Harto de las campañas de las ONG que nos quieren manipular

Hace unos días hablaba del asunto del caso Nadia que tanta polémica ha suscitado. Y no digo que no sea para menos. Aprovecharse (supuestamente, que la cosa aún no está juzgada) de la enfermedad de una hija para recaudar dinero que luego (también supuestamente) se usa en otras cosas, está muy feo. Sí, ¿pero qué me dicen de las Organizaciones No Gubernamentales? Personalmente estoy harto de las campañas de las ONG en las que se nos quiere culpabilizar de todo, y cuando no, se nos quiere meter el miedo en el cuerpo con cualquier excusa. Yo me considero una persona solidaria, pero cuando veo este tipo de publicidad, lo primero que hago es descartar cualquier posibilidad de participar en el paripé que esta gente monta para captar donativos.

Harto de las campañas de las ONG porque yo no soy el culpable de la pobreza en el mundo

#Harto de las campañas de las ONG

Harto de las campañas de las ONG que nos quieren manipular.

Sí, harto de las campañas de las ONG que quieren «sensibilizarme» jugando con mi sentimiento de culpa poniendo cuando uno está cenando, cierto tipo de anuncios. Que no digo que no haya que ayudar, que sí, pero por favor, no me quieran hacer a mí responsable de según qué cosas.

Pero ya no hablo solo de cuando nos quieren culpabilizar de la pobreza mundial, y de si cada no sé cuántos minutos muere un niño de hambre en el mundo y que gracias a mi participación eso se va a acabar… Lo primero que habría que decir es que ellos son los primeros interesados en que eso no se acabe nunca; viven de ello, de la pobreza, del hambre en el mundo, del miedo de la gente y de las mentiras… Ya está bien de querer manipularnos.

El otro día, OXFAM nos salió con la apocalíptica información de que nos estamos quedando sin uvas por culpa del cambio climático. Sí, ¿quién no tiene parte de culpa del cambio climático?… Si es que existe, porque también hay quien dice que no es cierto… ¿Pero se soluciona el cambio climático sangrándome el bolsillo? ¿Lo mismo que dejo de contaminar cuando pago las bolsas de plástico de los supermercados? ¿Es esa la solución, cobrarme un (otro) impuesto revolucionario?

Y volviendo a las uvas y la última campaña de OXFAM. Según ellos, el cambio climático obliga a que solo podamos tomarnos dos uvas en lugar de doce este fin de año… Esa es la manera que han tenido esta vez de concienciarnos; primero exagerando la nota para llamar nuestra atención, y luego diciendo que se están reduciendo las uvas por el cambio climático.

Curiosamente este año (si no me falla la información que he encontrado por ahí) hay récord de cosecha de uva con cincuenta millones de hectólitros para vino. Es posible que haya cambio climático, es posible que a la larga afecte (o no) a la producción de uva… ¿Pero, por qué distorsionan tanto las informaciones?

Bajo mi punto de vista estas maniobras y campañas no son de concienciación, sino de manipulación. No seré yo quien colabore en ninguna campaña de OXFAM.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

13 Comentarios.

  1. Como en tantos aspectos de la convivencia, lo cortés no quita lo valiente. Me temo, no obstante, que ese refrán es demasiado bonachón en el mundo en que nos toca vivir.
    Yo personalmente conozco una ONG que nació de un grupo de amigos con un corazón y una humanidad enormes. Su trabajo, en zonas de gran pobreza en Guatemala es sencillamente enorme y sus beneficiarios directos son los niños, que ya se cuentan por cientos.
    Mi opinión: las ONG no erradicaran los problemas del mundo pero sí lo cambian un poquito. Y por eso también nos debemos proteger de ellas, no vaya a ser que ese poquito sea menos poquito de lo que pensamos. La advertencia va por las grandes ONG, no por aquellas que solo hacen que trabajar y que solo sabes de ellas casi casi por casualidad.

  2. JOSÉ MARÍA LÓPEZ RUBIO

    Ya está bien lo de SUPUESTAMENTE, es una perrogrullada.

    Cuando el río suena agua lleva, dice el refrán

  3. marxismo cultural

  4. Vaya por delante que contribuyo a algunas (Proactiva Open Arms, UNICEF…), pero me ocurre algo parecido: no lo hago por un sentimiento de culpabilidad, sino por simple solidaridad.

    Y es que me cuestiono que hayan de existir las ONG: se supone que los estados tienen partidas de solidaridad internacional, que las organizaciones internacionales (Cruz Rja, ONU…) tienen medios para tal función, y etc. Y la financiación sale… de nuestras costillas.

    Es decir, las ONG suplen lo que quien debe hacer no hace. Debiéramos exigir a alguien eficiencia y eficacia. Pero a la que una organización privada se institucionaliza, ocurre eso: que se busca el rédito y no acabar con el problema.

    Casos: lo que hace Proactiva (evitar que se ahoguen mujeres, niños…: salvar vidas) no lo hacen los estados, la OTAN, la UE ni la ONU. Les recomiendo que indaguen cómo se creó.
    E igual sucede con MSF (con el añadido de que nos libra de pandemias) y ha tenido que renunciar a subvenciones institucionales para evitar injerencias (se ha ganado mi simpatía).
    Y las ONG por los DDHH (como las que luchan contra la pena de muerte) van “contra los estados, incluidos los supuestamente defensores de tales derechos: ¿Quién si no va a plantarle cara a EE.UU. o a China? ¿El “Reino de España”, que alteró su legislación penal para contentar al Gobierno chino, o que consiente Guantánamo?

    Concluyendo: si “Aldeas Infantiles”, Cáritas y demás instituciones de caridad existen, es porque
    alguien no hace su trabajo. Y es por eso que aparecen otra espurias (como ocurrió -al parecer- con la Fundación del Duque Empalmado) cuyo fin es “llevárselo muerto”.

    Le secundo: Solidaridad, sí. Pero las culpas… a quien corresponda.

  5. Como dice Amando de Miguel, el cambio climático siempre ha existido. Los ciclos solares de 11 años, los cambios cíclicos en nuestro sistema solar son los principales responsables. No hace mucho, los mismos que ahora hablan de calentamiento nos amenazaban con una nueva glaciación. Pero claro eso no nos hacía interiorizar mala conciencia. Nosotros tenemos que ser los culpables para que miríadas de interesados hagan su agosto. Como bien dice, el cambio climático no es tan malo, crea oportunidades. La Patagonia, Groenlandia y Siberia son inmensas extensiones hoy desaprovechadas donde si la temperatura se elevara se podrían cosechar inmensas cantidades de cereales y alimentos.

    Desde Al Gore hasta Abengoa, donde estaban en el consejo varios ex-ministros y colegas de Montoro se han aprovechado. Soria, por orden de Bruselas tuvo que meter en cintura el despilfarro de las renovables heredado de Zapatero que nos han subido la tarifa de la luz de forma estratosférica. Y Santamaría, ayudada por Montoro, lo defenestraron en clara vendetta. Hay muchos intereses en juego y comisionistas ilustres también, que han tenido que dar explicaciones por ello a los grandes fondos de inversión que invirtieron en nuestras renovables con promesas de exorbitantes rentabilidades.

    Pero volviendo a las ONG, yo desde que vi que todos esos supuestos “ángeles” van en coches de alta gama a sus “misiones” se alojan en hoteles de cinco estrellas, cuyo precio de una noche es mayor que el salario medio de diez años del país donde van a ayudar a erradicar la miseria, y viajan en primera decidí que com mi dinero NO.

    Con mucho menos el Domund, las misiones católicas y Caritas hace, no el triple, sino diez o cien veces más. Sólo me fío de los misioneros y las organizaciones católicas de toda la vida. Aunque ahora, desde que un alto dirigente de Cáritas de Madrid se ha nominado candidato de Podemos me lo estoy pensando también…

    • Sin que dé por bueno todo lo que hacen los misioneros de toda la vida como usted los llama, lo cierto es que yo también me fío mucho más de ellos que de todos los nuevos negocios que nos rodean últimamente y que quieren jugar con nuestro sentimiento de culpa… y con nuestro dinero, claro.

    • Angela Plant

      Trabajé en Cáritas durante 6 años y todavía no sé a dónde han ido a parar los fondos públicos de las subvenciones. Sè que la comunidad ADSIS compraba edificios y coches carísimos cada vez que se recibía una subvención pública (repito) cuantiosa. Puede ser casualidad, claro. Es posible que les tocara la primitiva o la lotería nacional cada dos por tres; no lo sé. Pero sí sé que una gestoría supuestamente (hay que decir supuestamente siempre) manipulaba las nóminas y expandía las campañas de difamación emprendidas por CDC contra los empleados despedidos por cuestionar el destino de esos fondos públicos (dado que es la gestoría de la mayoría de ONG y organizaciones religiosas, les era fácil expulsar del mercado laboral del sector a los disidentes).
      Tampoco puedo decir que esa sea una manera generalizada de actuar; tal vez la única Cáritas en la que ha ocurrido sea Cáritas Diocesana de Canarias. No lo sé, aunque tampoco entiendo que quieran convertir derechos básicos en beneficencia y supuesta solidaridad. Sencillamente, creo que el medio se ha convertido en el objetivo. Eso me parece lo realmente triste: damos donativos para sostener una organización, no para paliar problemas sociales.
      Ocurre lo mismo en todas las grandes ONG que conozco.

  6. Muy bien , D. Ramon

Deja un comentario


La Lectura de Ramón