Hacienda quiere acabar con el emprendimiento

La afirmación de que Hacienda quiere acabar con el emprendimiento puede que no sea cierta en cuanto a su intencionalidad, pero sí en cuanto a resultados. Quiero pensar que no lo hacen con mala fe ni malas intenciones (aunque a veces se les ve llegar a la legua), pero si el resultado es nefasto, al final lo mismo da que sea por mala fe que por ignorancia o simple incompetencia. Sí, ya sé que no es lo mismo un asesinato que un homicidio involuntario, pero que se lo pregunten al muerto a ver qué opina del matiz sutil que pueda encontrar el juez a la hora de condenar a su asesino… u homicida.

Resulta evidente que Hacienda quiere acabar con el emprendimiento

#Hacienda quiere acabar con el emprendimiento

Hacienda quiere acabar con el emprendimiento. Otra Guerra Santa

Hace poco más de un mes, Hacienda anunció a bombo y platillo (sacando pecho con orgullo y satisfacción del trabajo bien hecho y de los planes bien pergeñados) que investigaría a doscientas mil personas que venden cosas de manera habitual por internet. No a quien en un momento dado haya vendido algo esporádicamente, sino a aquellos que, por su continuidad, dan a entender que pueden estar desarrolando una actividad económica. Hablo de productos que se ofrecen en ebay, wallapop y similares, pero también en modestas páginas webs o en redes sociales. Gente que, en apariencia, no es que esté vendiendo cosas usadas que tenía en el desván, sino que compran cosas donde buenamente pueden y luego las venden por un precio mayor.

Esas «actividades», como no puede concebirse de otro modo, se inician en la clandestinidad, por llamarlo de alguna manera, claro que tratándose de internet y siendo el público inmediato tan amplio, el concepto de clandestinidad suena raro. Gente en paro que intenta sacarse unas perrillas sin hacerle daño a nadie y que, como mucho, se podrá sacar un medio jornal al cabo del mes si ha tenido un poco de suerte. El que llegue a convertirse en mileurista en una de estas pseudoactividades ya puede darse con un canto en los dientes y bailar sevillanas.

Pues sí, contra esas doscientas mil personas desarmadas y desorganizadas, y sin apenas medios, se quiere lanzar el ejército de nuestra Hacienda, armada hasta los dientes, para recaudar… ¿Qué? ¿Qué quieren recaudar de alguien que, por no robar ni delinquir compra cualquier cosa o la coge de un contenedor para luego intentar defenderla en internet? ¿Se han vuelto locos o se creen que esa economía sumergida de la que tanto hablan está enriqueciendo a estas personas? Oigo noticias de este tipo y me cabreo, no puedo evitarlo. ¿En qué piensa toda esta gente? ¿Por qué no se preocupan en crear empleo? Si lo hubiere, la gente no se desgañitaría para sacarse veinte euros en la red.

Está claro que «ellos» lo ven de otro modo. Se sienten como los libertadores que salen a luchar en una guerra santa en nombre de no se sabe muy bien qué dios… Y lo hacen por nuestro bien (me recuerdan a los santos de la DGT), porque «por culpa» de esa economía sumergida a la que ahora van a combatir, los pringados que cotizamos, tenemos que pagar más impuestos. Eso es lo que nos quieren hacer creer cuando anuncian una medida de estas, es como si yo anunciara en Facebook que me voy a dedicar a pisotear hormigueros para salvar la humanidad de una invasión y luego me hago un selfie disfrazado de Superman.

¿Cómo, alguien que vende cuatro trastos por internet, va a cotizar autónomo, pagar a un asesor, pagar impuestos de lo que vende (sin poderse deducir los gastos de lo que ha comprado porque ni siquiera tendrá factura; eso para Hacienda es TODO BENEFICIO).

O se están volviendo locos ellos, o puede que sea yo, lo que está claro es que así no nos vamos a entender nunca.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

12 Comentarios.

  1. José Antonio Gracia Percebal.

    Y además los nuevos emprendedores, se encuentran con muuuuuuuuuuchos formularios de la AEAT y de la Tesorería de la Seguridad Social, que los deberán rellenar en su ordenador, y que por supuesto si tienen alguna duda, tendrán que hacer muuuuuuuuuuuuchas llamadas de teléfono para consultar, y así pagarán la cariiiiiiiiiisima fra. del teléfono.

    Que se haga emprendedor su padre!!!

  2. Sin desviarme mucho del tema, ¿tiene claro Hacienda donde empieza la economía sumergida? ¿Hay un límite claro y bien definido?

    O, dicho de otra manera, ¿reconoce Hacienda la existencia de una economía que se pueda denominar INFORMAL? A quién no le hayan dado nunca una gratificación por dar clases, vender setas recogidas en el campo, hacer un recado, cuidar a un niño, pasear al perro o lavar un coche que tire la primera piedra.

    Y si. Tal vez por encontrar algo que nadie quería, repararlo, adecentarlo y venderlo.

    Digo yo, con cierta candidez, que salvo que exista una facturación digna de considerarse como tal, debería haber una holgura, un margen para que la gente pueda (podamos) ganar un dinerillo extra sin estar cometiendo un fraude.

    Como de costumbre, no cabe sino acatar la ley; pero escuece un poco que Hacienda sea tan implacable con los ciudadanos sobre los que despliega todo su poder reprimiendo de forma obsesiva cualquier intento de escapar a su control y luego tan condescendiente con los que defraudan con métodos cuasi mafiosos.

    • Ese es el problema, que para Hacienda todo es blanco o es negro, no hay matices que valgan, y si no persigue más minudencias es por falta de medios, no por falta de ganas, porque si no, acabaría persiguiendo incluso esas cosillas que usted comenta y a las que la gente normal como usted y como yo no les damos ninguna importancia ni trascendencia fiscal.

  3. Me lo has quitado de la boca que vendría a ser “Me has quitado el post de mi blog” (pero como no lo he arrancado todavía, no te lo tendré en cuenta, jajajajaja).

    Nunca mejor dicho, Hacienda y toda la administración está en contra del emprendedor.

    La semana pasada comentando con un empresario de éxito de nuestra queridísima Vall d’Albaida (Ya jubilado), me explicaba lo menos difícil que era emprender en su época, la poca burocracia que había, la facilidad con la que la familia podía echar una mano al negocio sin que por ello los inspectores de la seguridad social se te echaran encima, vamos que emprender era difícil por la época en la que emprendió su negocio, pero no por las trabas que la administración ponía (todo lo contrario).

    En esta conversación surgió un tema que en cierta manera tiene razón (o no), si el gobierno de turno (ZP primero y Rajoy después) se hubieran dedicado a salvar empresas y no bancos posiblemente el resultado hubiera sido otro, ya que las empresas generan empleo y economía, el empleo impuestos y además salva a las personas de la ruina, los bancos hubieran cobrado sus hipotecas (no hubiera hecho falta el rescate) y el estado con los impuestos tendría su ansiado superávit. No es tan fácil, pero algo de razón tenía.

    Yo cada vez tengo más la sensación de que Hacienda y el resto de administraciones han perdido mucha sensibilidad por la situación en la que estamos, lo difícil que resulta a un autónomo pagar sus cuotas, el IVA y quedarse encima sin el 15% que le retienen, si además van a por los pequeños negocios online, posiblemente acaben con lo poco que hace que muchas familias sigan pudiendo “subsistir”. Lo peor de todo es que se vanaglorien de ello.

    Un saludo,

  4. Hola Ramon, completamente de acuerdo contigo. Yo también me indigno cuando veo esta manera de enfocar las cosas. De hecho tu escrito me recuerda una situación de la que tal vez podrías hacer un artículo en tu blog. Y es que en España, sin dinero por delante para la administración, no se puede iniciar una actividad o negocio. De hecho, una persona sin recursos económicos no puede salir adelante “legalmente”, porque aunque pierda dinero, deberá pagar igualmente, la cuota de autónomos, tasas, impuestos, gastos, declarar fiscalidad, etc. En otros países como UK, por ejemplo, se fomenta la actividad empresarial dejando empezar a los emprendedores hasta que lleguen a una facturación mínima anual, creo que de unos 60.000€. Pienso que hay mucho por hacer aquí y que muy probablemente nos iría mejor si se quisiera ayudar en esto…

    Y otra cosa que vale la pena señalar es que una cuota de autónomos de aprox. 300€ al mes, para una persona sin recursos que quiere iniciar una actividad para poder salir adelante y sacarse algunos euros, es toda una fortuna. Y no vale el chiste de la cuota reducida porque es poca, dura poco, está condicionada, restringida y no es válida para un administrador societario.

    • Lo de la cuota reducida de autónomo es otro engaño más de nuestra Administración que también he denunciado en este blog. Es una poca vergüenza lo de tener que pagar antes de ganar el primer euro. Ya es suficiente con el riesgo que asume el empresario para lanzar su negocio, sea cual sea, como para ahogarlo con impuestos, tasas, cuotas…

  5. Ja,Ja, jaa, muy bueno lo del hormiguero y Superman…

    Ahora en serio. La mayor parte de los funcionarios, e incluyo a casi todo el gobierno, desconfía de la empresas y sobre todo de los empresarios (aunque hay honrosas excepciones, estas son menos de las que nos imaginamos y si buceas en sus sentimientos más profundos se nota enseguida).

    Cuando llevo años denunciando que este es un gobierno de funcionarios lo dije por eso. Ni uno sólo lo es. Quizás por familia, Soria, y ya hemos visto a qué se dedicaban. Por eso Montoro y Santamaría se le han tirado a degüello. La verdad es que el MInisterio de Industria ha sido el único que ha remado en contra de hacienda y así ha acabado.

    Los únicos que crean riqueza y empleo son los empresarios. No favorecerlos, no crear una atmósfera de emprendimiento (de verdad, no de boquilla para luego hacer lo contrario con la letra pequeña) es condenar al país al paro estructural. La hacienda, el gobierno y la seguridad social hacen prácticamente imposible y cada vez más que en España pueda haber casos como esas grandes empresas que empiezan en un garage (Microsoft, Apple, Google, Yahoo, Facebook, etc). Lo de Amancio Ortega, hoy sería irrepetible, la ahogarían antes de empezar.

    En el Gobierno tiene que haber gente que proceda de la empresa, pero no asesores como Guindos o Montoro, funcionarios en excedencia, sino empresarios que arriesguen su dinero, que sepan lo que es pagar nóminas a fin de mes, y los TC1 y TC2 y las retenciones…

    • Sí, los empresarios no son (o no somos porque me incluyo) la panacea a todos los males; también creamos distorsiones en el mercado, pero es muy cierto lo que apunta, que de alguna manera es también lo que yo digo, que tendríamos que estar representados en el gobierno de primera mano, no a través de funcionarios que viven en los mundos de Yupi, ni a través de simples asesores que nunca han arriesgado más allá del décimo de Navidad.

  6. … y la casa sin barrer! Que la AEAT presuma de luchar contra la economía (y el empleo, supongo) sumergida cuando mantiene entre sus empleados al colectivo de Fijos-Discontinuos en condiciones de precariedad laboral y, obviamente, económica, es para dejarles las orejas trilladas. Coincido en que las personas que se buscan la vida para pseu-sobrevivir no son autónomos, simplemente tratan de paliar su situación como pueden. Podrían, en ese caso, actúar inspeccionando a las empresas que se han subido al carro de generar falsos autónomos con estudiantes que terminan los ciclos, con profesores, y algunos profesionales a los que únicamente dichas empresas “contratan” en esos términos. Y dejar de poner la mañida excusa de que “no hay personal suficiente”, situación creada, por cierto, para justificar mil atropellos al ciudadano y seguir privatizando lo poco que queda público. Y expropiando los bienes privados a los ciudadanos ante la impotencia e indefensión al no poder hacer frente a los tributos.
    El sistema de autónomos es inasumible para la mayoría de los posibles emprendedores, hay demasiada gente arriesgando lo que no tiene para intentar una salida laboral. Para mi, en el fondo, es una cuestión de muy mala fe, de falta de respeto, de mala educación y de malas intenciones: lo correcto sería admirar y facilitar a los demás por sus logros. Es admirable que una persona optara por dedicarse a la función pública y dedicara dinero, tiempo y esfuerzo en conseguirlo; del mismo modo que también lo es que alguien ponga en marcha un proyecto económico-laboral.
    El actual sistema feudal tiene demasiados acólitos.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón