Hablar por teléfono o no llevar cinturón. Nuevos «radares»

Nuevos controles: Hablar por teléfono o no llevar cinturón han sido hasta ahora dos sanciones bastante habituales que requerían la presencia física de la Guardia Civil o de otros agentes de la autoridad para detectarlas. Ahora Tráfico da un paso más al frente en la persecución de estas dos infracciones instalando unas cámaras cuyo aspecto será similar al de los radares de velocidad. Falta saber si estarán señalizadas como lo están los radares o no. De momento está previsto instalar un total de setenta.

Hablar por teléfono o no llevar cinturón. ¿Cómo podrán detectarlo?

Hablar por teléfono o no llevar cinturón. Nuevos sistemas para sancionar.

#Hablar por teléfono o no llevar cinturón

Así como los radares de velocidad hacen sus mediciones y directamente pueden sancionarnos por circular a más velocidad de la permitida, en estos casos la cosa no funcionará igual. Las cámaras se instalarán preferentemente en carreteras secundarias y por lo visto son capaces de hacer series de fotografías (50 por segundo) al paso de un vehículo.

Estas series de fotografías tendrán que ser analizadas posteriormente de manera manual para filtrar aquellas en las que se detecte que el conductor está hablando por teléfono, o va leyendo, o sin cinturón. Cualquier cosa que pueda ser sancionada posteriormente aportando como prueba las fotografías.

Ante un sistema de este tipo me surgen bastantes dudas, especialmente la enorme saturación que provocará el sistema si fotografía a todos los vehículos que pasen por el punto en el que está instalada la cámara. Se necesitará mucho personal para analizar las imágenes, aunque supongo que realizarán filtros informáticos previos de algún tipo y el control manual se limitará a las que previamente haya seleccionado el sistema. Supongo que nos iremos enterando de más detalles sobre su funcionamiento en breve.

También está previsto que se instalen nuevos radares de tramo que funcionarán en ambos sentidos. Los habrá de entre uno y cuatro kilómetros.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

6 Comentarios.

  1. Cierto, pero un cinemómetro mide una magnitud física que se define en kilómetros por hora. Pero, ¿acaso un software de reconocimiento de imágenes tendrá la última palabra a la hora de formular una denuncia?

    A no ser que pongan una cámara de altísima definición y se vea marca y modelo de teléfono móvil. Viéndolo así, casi me parece bien. Me da más confianza un dispositivo electrónico que la palabra de un Guardia Civil.

    • La idea, parece ser según comento en el artículo, es que estos aparatos no sancionen directamente sino que se limiten a captar imágenes que luego deben ser «analizadas» por humanos, los cuales determinarán si lo que se ve en las fotos es sancionable o no. En cualquier caso está por ver cómo evoluciona el invento. A mí no me parece una buena idea.

  2. Por suerte, y a menos que cambién la ley, las máquinitas no tienen presunción de veracidad.
    Por eso no sé hasta que punto debemos tomarnos en serio este tipo de noticias o “amenazas” porque cámaras que nos estén grabando ya las tenemos a decenas. No veo qué más puede aportar esta nueva técnica salvo unirla al concepto de “radar” que tanto gusta a la DGT.

    Un día son los drones, otro día los radares que te cogen sin cinturón…
    Yo intuyo que de lo que se trata es de amedrentar a los ciudadanos con un continuo fluir de ideas siniestras de las cuales solo unas pocas ¡por fortuna! terminan aplicándose.

    No nos sorprendamos si en el 2016 escuchamos que la DGT trabaja en un sistema basado en “precogs” para saber cuando vamos a cometer una infracción y así poder multarnos por anticipado como en Minority Report.

    Ojo, que no es broma. Que ya hay tecnología que examina patrones diversos para trazar mapas de criminalidad previsible.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón