Guías para evitar el lenguaje sexista. Cosas de políticos

Si he de ser sincero, hasta hace muy poco no me había enterado de que se estaban editando guías para evitar el lenguaje sexista con el supuesto fin de fomentar la igualdad de la mujer. El otro día publiqué un artículo sobre este asunto, lo que me hizo indagar un poco más en el concepto de estas…

… guías para evitar el lenguaje sexista

Las guías para evitar el lenguaje sexista suelen estar editadas por comunidades autónomas, sindicatos, ayuntamientos, o incluso universidades, y por lo visto hay muchas en circulación y no solo la que mencionaba en mi artículo anterior.

#Guías para evitar el lenguaje sexista

Guías para evitar el lenguaje sexista. Cosas de políticos

Llaman la atención varias cosas:

Por lo que parece, en la edición de las guías para evitar el lenguaje sexista no suelen participar lingüistas como hubiera sido deseable. También da la sensación de que en mayor o menor grado se trata de simple postureo y suelen ser publicaciones dirigidas, no al lenguaje de la calle, sino al lenguaje oficial de las instituciones.

No dejan de ser recomendaciones (en busca de esa justificación de la igualdad), pero muchas de ellas son bastante absurdas como ya comenté.

Salvo alguna excepción, todas estas guías no aceptan en ningún caso el uso del masculino genérico, lo cuál en sí mismo es una aberración lingüística. Alguna dice simplemente que se abusa del genérico masculino y que habría que minimizar su uso.

Se basan en el argumento de que existe discriminación hacia la mujer en nuestra sociedad. Eso es difícil de negar; en mayor o menor grado es cierto que esa discriminación se produce en muchas situaciones. También se afirma, y es cierto, que existe un cierto sexismo en la publicidad (actualmente algunas marcas intentan evitarlo haciendo dos versiones del mismo anuncio; una con mujer protagonista y otra con hombre, lo que al final acaba siendo una solución política bastante ridícula); también es cierto que hay más violencia machista que feminista (aunque ambas coexisten). Pero que todo eso sea cierto, no justifica el tipo de cambio que se pretende, ni ese cambio lleva hacia la igualdad buscada.

Una de las guías recomienda usos del lenguaje como este: Los gerentes y las gerentas revisarán las solicitudes presentadas hasta la fecha. Porque no incluir «gerentas» lo consideran discriminatorio para la mujer.

Nada impedirá que el lenguaje siga cambiando, pero no con estos criterios

Es cierto que el lenguaje se va actualizando y todo cambia, pero el desdoblamiento de todas y cada una de las frases no puede ser el futuro del hablante; no podemos estar continuamente hablando de ciudadanos y ciudadanas, funcionarios y funcionarias, madrileños y madrileñas o estudiantes y estudiantas. Ni sería lógico decir «Voy a comer a casa de mi suegro y mi suegra los domingos».

Un ejemplo de que el lenguaje se actualiza y se adapta a la realidad lo tendríamos en la palabra alcaldesa. Cuando todo eran alcaldes (hombres), ya existía la palabra alcaldesa para referirse a la mujer del alcalde. Eso ahora ha cambiado porque ya hay alcaldesas que no es que sean esposas de alcalde, sino que ejercen el cargo. La RAE ha modificado las definiciones, aunque mantiene como uso coloquial lo de «mujer del alcalde». Exactamente lo mismo ocurre con «jueza», que coloquialmente todavía es válida como mujer del juez.

También viene siendo habitual y aceptable (cosa que antes no lo era) el desdoblamiento de las profesiones: médico/médica, juez/jueza, abogado/abogada. Pero muchas mujeres prefieren seguir utilizando el anterior genérico masculino.

Curiosamente la palabra economista no está desdoblada a economisto, y no conozco a ningún hombre que se sienta molesto por ello. Sí se han desdoblado otras como enfermera o azafata que antes eran profesiones estrictamente femeninas y ahora tenemos enfermeros y azafatos.

Lo que se dice es que se busca una mayor visibilidad de la mujer en el lenguaje y que eso fomenta la igualdad. Solo puedo decir que estoy de acuerdo en las adaptaciones que va teniendo el lenguaje porque la mutación es inevitable, pero nunca puede ser la solución el desdoblamiento sistemático de cada una de las frases porque nos lleva a una situación ridícula.

Suelo leer muchas novelas (por cierto, no hay novelistos ahora que caigo en el detalle); unas escritas por hombres y otras por mujeres, y no he observado ningún síntoma de que las mujeres eviten el genérico. ¿Por qué será? ¿No estaremos solo ante una obsesión de nuestros políticos que quieren hacernos creer que esa es la forma de luchar contra la discriminación?

Ramón Cerdá

 

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

8 Comentarios.

  1. Asociaciones vecinales y musulmanes. ¿Integración? | - pingback on 20 septiembre, 2016 @8:00
  2. cada día estoy más convencido de que la mayor desgracia que le puede pasar a una persona es nacer en éste país, si hubiese tenido la bolita de cristal de la aramis fuster ya me hubiera largado el mismo día que entró en este país FELIPE GONZALEZ, alias mister X, alias ISIDORO, alias SUCIOLISTO, en fin mejor no comentar, no hay cosas más importantes que hacer?

  3. jose sanchis garcia

    estoy de acuerdo contigo en esto…es una jilipollez y perdida de tiempo y no estoy de acuerdo y me parece una aberracion ahora y antes el llamar alcaldesa o jueza a las respectivas mujeres de los susodichos por el simple echo de estar casadas o ser pareja de ellos…porque ese titulo es un trabajo o cargo personal….yo no soy sr.graduado porque mi mujer tenga titulo de graduada social….ni mi yerno es actor ..porque mi hija con la que convive sea actriz…..pero la tonteria de estos tiempos…sube como la espuma…y asi se aprovechan para crear polemica todo ese monton de gente aburrida,o interesada.

  4. En algunas situaciones se puede desdoblar una sola vez. La primera en que haya ocasión y, si me apuran, anteponiendo el femenino al masculino.
    Compañeras y compañeros, colegiadas y colegiados, damas y caballeros, señoras y señores. Con eso quedamos bien, ya reconocemos la visibilidad y bla, bla, bla.

    Si quiero decir colegas, visitantes o aspirantes pues ya la hemos liado. Ahí tiene menos solución. O a lo mejor gusta en estos ámbitos sexualmente identitarios. No lo sé.

    Lo que es absurdo, inútil, ridiculo y mero posturero el hacerlo todas y cada una de las veces y asimismo con los artículos. Además de la razones que la RAE claramente ha expuesto, yo añadiría que es fácil que alguna vez se nos olvide una duplicación con lo cual ya nos hemos ganado la etiqueta de machistas.
    No me sorprendería que en la neocensura pidieran la implantación de correctores y correctoras que revisasen cada texto no fuera a ser que detectasen alguna desviación de la norma.

    A veces se puede usar la arroba o la x. L@s estudiantes lo hacen a veces pero en el “guasap”, o en la revista del instituto o la facultad. Nunca en textos formales.

    Lo que pasa es que apelar al sentido común, a la lógica y al hecho de que el lenguaje nunca es sexista, sino que lo sería su uso en todo caso; es una batalla perdida en la España de 2016 que es el asombro del mundo.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón