Guía periodística sobre la prostitución. Otra tontería supina

Si no teníamos bastante con las guías de lenguaje no sexista, ahora nos vienen con una guía periodística sobre la prostitución. ¿Por qué no quieren que se digan las cosas por su nombre? ¿A quién pretenden no ofender? Todo esto de lo políticamente correcto y de los eufemismos (¿por qué hemos de llamar «persona de color» a un señor negro si el negro ni siquiera es un color…?) me resulta ya muy cargante.

Guía periodística sobre la prostitución. ¿Ha sido idea de la señora Carmena o de sus asesores cabezapensantes?

No olvidemos que estas tonterías cuestan dinero... Nuestro dinero.

No olvidemos nunca que estas tonterías cuestan dinero… Nuestro dinero.

Según el manual, o la guía, o lo que c… sea, no hay que decir «prostitutas» sino «mujeres en situación de prostitución». Ahí queda eso. Ojo que la cosa va mucho más lejos porque a los clientes no hay que llamarlos clientes sino «prostituidores o puteros». O sea que un hombre es un putero… pero las putas no existen.

Las afectadas, por alusiones, han tardado bien poco en dar su opinión al respecto, y han hablado bien claro. A ver si toda esta gente lo va entendiendo de una vez y se dejan de chorradas para dedicarse a la verdadera política y a solucionar problemas en vez de crear otros nuevos:

Las trabajadoras del sexo somos prostitutas, putas, meretrices, no deberían colgarnos ningún otro cartel. Las fontaneras son fontaneras y no mujeres en situación de fontanería.

Las opiniones de la alcaldesa no representan las diferentes sensibilidades. Es terrible escuchar a la Asociación de la Prensa de Madrid hablar de lenguaje discriminatorio. Discriminatorio es que un sector del Ayuntamiento no quiera escuchar a las trabajadoras del sexo. Eufemismo es no permitir que las mujeres, en este caso putas, se autodenominen como deseen. Es decir, las trabajadoras del sexo somos esto, trabajadoras del sexo, prostitutas, putas, meretrices. Así es como nos nombramos y autonombramos las mujeres que estamos organizadas y exigiendo derechos laborales y sociales desde hace años. Todas estas palabras para enfrentarnos al estigma que pesa sobre nosotras. Consideramos que personas ajenas a nuestra actividad no deberían colgarnos  ningún otro cartel, como por ejemplo, mujeres en situación de prostitución.
Es decir, que las fontaneras son fontaneras y no mujeres en situación de fontanería porque nuestro oficio es un trabajo, aunque a algunas personas no les guste. Ni necesitamos que nadie nos denomine víctimas  de trata cuando no sea cierto. Nos decepciona enormemente que un gobierno local que presumía de respetar la diversidad y de querer  gobernar para las poblaciones más vulnerables, nos ofrezca más de lo mismo, de  lo que ya conocemos y no nos beneficia.
#Guía periodística sobre la prostitución

Guía periodística sobre la prostitución. Esta foto no estaría permitida por ser demasiado «explícita»

La guía periodística sobre la prostitución también «prohibe» el uso de cierto tipo de fotografías. Concretamente:

«Evitar representaciones gráficas donde predominen las poses y actitudes sexuales ritualizadas, o mostrar el cuerpo o partes del cuerpo desnudo que contribuyan a la comercialización del cuerpo de la mujer».

«Evitar otras representaciones visuales simplificadoras, estereotipadas, metafóricas o alegóricas: la calle, la farola, los tacones, la espera, etc. Este fenómeno es mucho más complejo y diverso».

«Asimismo, las imágenes de redadas y operaciones policiales suelen tener como consecuencia que las mujeres en situación de prostitución aparezcan, no como víctimas, sino como delincuentes, lo que supone una revictimización. Sin embargo, raramente aparecen los proxenetas y nunca aparecen los demandantes».

Creo que las prostitutas se lo han dejado bastante claro. Basta ya de victimismos, de eufemismos y de tonterías de este tipo.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

14 Comentarios.

  1. El colectivo feminista quiere hacernos creer que trata de blancas, mafias explotadoras y prostitución es lo mismo. Pretenden una confusión interesada. La prostitución voluntaria no la pueden soportar. ¿Pero no habíamos quedado que la liberación de la mujer era darle libertad para usar su cuerpo como le viniera en gana? Y encima algunas de ellas se hacen de oro, ganan auténticas fortunas como un futbolista, o se pagan los estudios o se compran una casa. Son unas esquiroles indecentes e insolidarias.

    He conocido algunas en Marbella casadas con multimillonarios que les sacaban cuarenta años. Eso sí, una vez casadas han sido admitidas en el establishment social como una más. Y hasta organizaban sus tés con pastas…

  2. jose sanchis garcia

    tienes razon ramon todo esto no es mas que otra manera de pasar el tiempo con tonterias….pero como dijo einstein…hay dos cosas infinitas en este mundo el universo y la jilipoyez humana y de lo primero no estaba del todo seguro……yo de siempre he dicho que no hay que llamar a nadie hijo de puta…sino hijo de madre de oficio liberal.

  3. Ah yo le pediría a la Sra. Carmena que les pregunte a los hombres de su partido y a los de los otros a ver si han utilizado los servicios de las prostitutas alguna vez y como las llaman los politicos, por cierto visto lo de las tarjetas black como las utilizaban, se lo podría preguntar a algunos de los del consejo de Cajamadrid QUE SEGURO LE INFORMARÁN GUSTOSAMENTE.

  4. Yo lo de ésta Sra. no lo entiendo, qué asesores tendrá en sus filas o será algún suciolisto que le incita y ésta buena Sra. entra al trapo para que la gente se ría? yo si he utilizado sus servicios alguna vez cuando era joven, y en mis tiempos se les llamaban mujeres de vida alegre, una pregunta por qué no se mete a fiscalizar y auditar todas las cuentas del ayuntamiento desde hace 5 años para acá? por qué no hace una auditoria de todas las personas que trabajan y pone relojes de fichar a los funcionarios y a los asesores que no asesoran nada visto lo visto? en fin nunca pensé que llegaria a decir qué mierda de país tenemos

  5. Voy a decir algo provocador, y por supuesto políticamente incorrecto. No existirían las meretrices si las mujeres, las demás, no utilizaran el sexo como moneda de cambio en sus relaciones con sus maridos, parejas, etc. Es decir conceden el sexo a cambio de algo. Las prostitutas cobran al momento en cash.

    Y eso se basa en bases genéticas. Lo voy a aclarar ya que dicho así parece algo fuerte, aunque sea la realidad.

    La promiscuidad de los machos en la especie humana es muchísimo mayor que la de las hembras. Los hombres necesitan el sexo, casi fisiológicamente. Las mujeres lo dosifican. Los hombres están diseñados por la naturaleza para esparcir sus genes lo más posible. La mujeres para escoger al mejor padre. Son los roles asignados por la madre naturaleza. La evolución Darwiniana nos ha hecho así y si no probablemente no estaríamos aquí.

    Las mujeres aprenden rápidamente y si no ya se encargan sus madres de contárselo, que ejercen un poder sobre los hombres que deben saber utilizar. La válvula de escape de la prostitución es la más antigua profesión, dicen, porque los hombres han necesitado huir de esa dictadura sexual que les han impuesto las mujeres.

    Por supuesto hay excepciones, mujeres que gozan con el sexo, que se sienten libres o que consideran inmoral aprovecharse de sus parejas (es igual que si un hombre se aprovecha de su fuerza física para imponer su voluntad). La naturaleza ha dotado a cada sexo de su arma. La cultura, la civilización, la educación, algunas religiones (no el islam por cierto que propugna el sometimiento absoluto de la mujer al hombre y este puede incluso utilizar la fuerza física para imponerse, vamos que la violación no está mal vista), todas estas pátinas de que nos hemos dotado los humanos en nuestra reciente historia han cambiado esta perspectiva, pero las fuerzas naturales subyacen siempre y lo que se ha dado en llamar bajas pasiones tienen una fuerza que un baño superficial de sólo unos miles de años no pueden borrar de nuestros genes.

    Para mí la palabra dignificar a la mujer y no considerarla un objeto de placer es la clave. Intentar poner puertas al campo nunca ha dado resultado. La naturaleza se impone y se necesita algo más que multas a los ” puteros” o leguajes de ideología de género para evitarlo.

    • PD: Lo que más puede fastidiar a esas feministas de salón es una manifestación de rabizas libres e independientes que quieran mantener su profesión y, además, que lo legalicen y tener derechos laborales. Para ellas son como esquiroles que socaban el derecho de toda mujer a esclavizar sexualmente a “su” hombre o a los hombres en general.

  6. Esto se llama hipocresía. Pero a nivel general de toda nuestra sociedad.
    El sustantivo “puta” tiene un matiz peyorativo y descalificatorio. Es lo más bajo, el nivel más despreciable que podemos expresar.

    Sin embargo hay mujeres que se casan con hombres que no aman, sino sólo por su dinero y luego aparecen en la prensa rosa. Eso si lo aceptamos. Hay que fastidiarse.

    Entonces lo que no nos gusta es la precariedad, no el hecho en sí. Así que tiraremos de eufemismos como si haciéndolo pudiéramos borrar la realidad.

    Al margen de consideraciones morales, que cada uno tendremos las nuestras, en algunos paises la prostitución está regulada y normalizada. A lo mejor por ahí se tendría que ir.

    Como también hay que separar el ejercicio de la prostitución con la trata de blancas, mafias, abusos y situaciones de inseguridad e insalubridad en que estas personas tienen que realizar su actividad.

    P.D.: no he sido, ni soy ni seré usuario de este tipo de servicios, pero no censuraré a quienes si lo sean

    • Una regulación (bien hecha) sería lo más apropiado. Y es cierto que lo que se observa últimamente es mucha confusión entre la trata de blancas y la prostitución, que puede ser lo mismo, pero solo en unos casos concretos.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón