Fondo de comercio

Calcular el valor de una empresa no es fácil. Casi añadiría que es del todo imposible, al menos si queremos saber su verdadero valor. Otra cosa es hacer estimaciones y llegar a un acuerdo entre vendedor y posibles compradores, pero de ahí a tener la certeza de que lo que vale la empresa es lo que se está pidiendo por ella va un largo trecho. Y no importa si se contrata a los mejores auditores para hacer una valoración; profesionales o no de por medio, la cifra que finalmente se decida no será más que una aproximación no necesariamente  acertada de lo que en verdad vale la empresa.

¿Qué es el fondo de comercio?

#Fondo de comercio

El fondo de comercio es un clásico intangible muy difícil de valorar

Una empresa es tan difícil de valorar porque no podemos limitarnos a hacer una «valoración de balance» restando las partidas del pasivo a las del activo. Ese podría ser, en todo caso, su valor de liquidación para finiquitar la empresa y hacerla desaparecer, pero no un valor de continuidad o un valor estimado para una posible oferta de venta.

El auténtico valor de una empresa está en su potencial de generar ingresos, porque una empresa que no puede generarlos, por muchos activos que tenga, de nada sirve salvo que su destino sea la liquidación.

¿Y qué se necesita para generar ingresos?

Pues una serie de instalaciones debidamente preparadas para ello… Pero no solo eso. Si tenemos la empresa y tenemos la maquinaria o las instalaciones necesarias pero no tenemos clientes a los que vender lo que produzcamos, estaremos también ante una situación precaria. Los clientes son lo importante, los ya existentes y la capacidad de la empresa (su marca, su comunicación…) para conseguir más.

Así es como se tendría que valorar una empresa, por su capacidad generadora de ingresos y de nuevos clientes para, a su vez, generar más ingresos… Lo demás son películas.

Por lo tanto, ¿qué es el fondo de comercio?

Casi que se podría limitar a eso, a los clientes, porque incluso si no tuviéramos capacidad productiva pero tuviéramos clientes, siempre tendríamos la posibilidad de subcontratar con otras empresas y generar nuestros propios ingresos.

Fondo de comercio = clientes

Ya tenemos la cosa un poco más clara, pero sigue siendo muy difícil de valorar. ¿Que vale un cliente? ¿Todos los clientes valen lo mismo?

Respondiendo a la última pregunta, ya digo que no. En economía hay una regla muy conocida llamada la regla del 80/20 que se repite a menudo. Más o menos dice que una empresa suele conseguir el 80% de sus ingresos con las ventas que le hace a un 20% de sus clientes. Y el 20 por ciento restante de ingresos se consigue con el otro ochenta por ciento de clientela.

En definitiva, si queremos vender nuestra empresa tendremos que demostrarle a nuestros compradores cual es la capacidad de producir ingresos/beneficios. De esa manera el comprador podrá hacerse sus propios cálculos de amortización del fondo de comercio que va a adquirir.

¿Figura el fondo de comercio en el balance de la empresa?

La respuesta rápida es no, pero hay excepciones. Si hemos pagado por el fondo de comercio, entonces sí que figurará esa cantidad contabilizada

La definición técnica del fondo de comercio

El fondo de comercio es un activo intangible que surge como resultado de la adquisición de una sociedad por otra con una prima por encima de su valor contable.

Ramón Cerdá

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

1 Comentarios.

  1. José Antonio Gracia Percebal.

    Mejor explicado imposible.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón