Filtraciones a los medios, secreto de sumario, libertad de expresión

Las filtraciones a los medios están a la orden del día, cuando no son los datos fiscales de alguien dejados caer por un funcionario de Hacienda, son datos sensibles de casos bajo secreto de sumario que se filtran desde los juzgados. ¿Quién los filtra y por qué? Imagino que habrá de todo y en cualquier caso estaríamos hablando de un delito.

Cuando llegan las filtraciones a los medios

Es cuando llegan las filtraciones a los medios cuando se producen sus mayores consecuencias. De pronto todos nos enteramos de los detalles de tal o cual caso y a menudo se puede producir lo que se conoce como «sentencia de telediario». De pronto todo el mundo se siente capaz de juzgar sin juicio y de acusar sin posibilidad de defensa al imputado de turno. Por lo visto somos así y no lo podemos evitar (hablo de la masa, no de cada individuo por separado). Todo se convierte en un circo romano y la gente está ansiosa de sangre.

#Filtraciones a los medios

Filtraciones a los medios… ¿sin ningún límite?

Cuando el pasado mes de abril, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, tuvo la imprudencia de mostrarse partidario en público de que se implantaran posibles sanciones a los medios de comunicación que publicaran detalles sobre investigaciones judiciales que estuviesen bajo secreto de sumario, para así proteger la confidencialidad y la presunción de inocencia, poco tardaron en oírse las reacciones en contra. Fue acusado de ir en contra de la libertad de expresión y algunas cosas más. El caso es que al poco se retractó del asunto matizando «sus intenciones», pero yo creo que sus intenciones eran las que eran y estaba convencido de que sí que se tendría que sancionar a los medios que publiquen ciertas cosas.

¿Hasta qué punto son descabelladas las sanciones por filtraciones a los medios?

Precisamente yo me considero un gran defensor de la libertad de expresión y creo que lo demuestro día a día en este blog, pero quizás no todo sea tan descabellado. No, no estoy a favor de sancionar a los medios de comunicación en función de lo que publiquen o dejen de publicar, pero si hablamos de un asunto judicial que está bajo secreto de sumario… ¿no sería lógico poner un límite para que no se pudiera publicar nada hasta que se levantase dicho secreto? ¿Para qué sirve si no el secreto de sumario si cualquier funcionario puede pasar datos a la prensa para que nos enteremos todos?

Para luchar contra la prostitución se multa al cliente que no es en sí quien comete el delito o la falta. ¿No cabría hacer aquí lo mismo? Y vuelvo a matizar: Hablo solo de los casos que estén bajo secreto de sumario y solo durante el tiempo en el que permaneciese dicho secreto. ¿No sería eso razonable? Y eso sin entrar en cuestiones más peliagudas sobre si los medios de comunicación pagan (ilegalmente) a funcionarios de los juzgados para que les consigan carnaza.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

6 Comentarios.

  1. Hace años me designó para su defensa un cliente y me llamaron por la noche para comunicármelo. Me personé en la comisaría por la noche y no me facilitaron información alguna sobre los hechos. Tan sólo la hora a la que se le iba a tomar declaración a la mañana siguiente. Para mi sorpresa pude instruirme de los hechos durante el desayuno en el periódico más vendido de la provincia en cuestión. Mi cliente en su momento resultó finalmente absuelto. Vivimos en un país en el que la Agencia de Protección de datos pone altas multas a cualquiera simplemente por mandarte una carta comercial a tu domicilio y sinembargo se airea con total impunidad y desprecio a la presunción de inocencia el nombre de cualquiera vinculado a la comisión de un presunto delito. Creo que eso es inadmisible haya secreto de sumario o no.

    • A mí también me han sucedido filtraciones inadmisibles, e insisto en que soy un gran defensor de la libertad de expresión, pero hay cosas que NO SON NOTICIA y deberían esperar a ser publicadas cuando corresponde.

  2. “Para luchar contra la prostitución se multa al cliente que no es en sí quien comete el delito o la falta.” La prostitución no es un ilícito penal pero sí civil, por ser un negocio jurídico contrario a la moral y a las buenas costumbres (1271). La sanción civil es hoy por hoy que no es susceptible de integrar un negocio jurídico válido en Derecho, lo cual es también así porque hay cosas que quedan fuera del comercio de los hombres (por ejemplo el cuerpo humano y sus partes, o ciertos bienes personalísimos como en el caso presente la sexualidad de una persona).

    Las infracciones que se imponen por solicitar y recibir servicios sexuales en la vía pública son en su mayoría hoy por hoy administrativas.

    Y sí, Sr. Cerdá, sin clientes no hay prostitut@s.

  3. He de terciar en favor de los funcionarios judiciales: que algún juez haya escrito hasta un libro (o “asesorado para escribirlo”) de un asunto bajo su conocimiento no significa que cada funcionario lo haga. De hacerlo, el propio Tribunal o el superior castigaría al funcionario (aunque sea Secretario Judicial, Juez, Magistrado o Fiscal) inmediatamente.

    Lo afirmado (“cualquier funcionario puede pasar datos a la prensa para que nos enteremos todos”) es un tipo de generalización del tipo: “cualquier policía o persona armada puede perder el juicio y provocar una masacre”, o “los españoles son pícaros, y por ello corruptos” (es decir: “su corrupción” es por culpa nuestra) o “los escritores españoles no saben escribir” (alguno habrá ¿pero todos?). La generalización no solo es peligrosa: es nociva.

    De conocer algún caso en que la filtración provenga del órgano judicial (o de la fiscalía) no es que “yo lo aconseje”: es que se tiene la obligación de denunciar, so pena de incurrir en delito (espero haberlo dejado claro).

    Y ya sin generalizar ¿dónde está el origen de las filtraciones a la Prensa? La solución es fácil: de la parte a quien le convenga. ¿O se creen que las filmaciones de los actos judiciales están a disposición “de cualquier funcionario”? Pues no: se facilitan a las partes.

    No generalicemos, por favor.

    • Mi generalización no iba en sentido acusatorio hacia el funcionario. Es un hecho que «cualquier funcionario puede pasar datos a la prensa para que nos enteremos todos», que no quiero decir con ello que lo hagan, solo he querido reflejar que el sistema lo permite. He visto en qué condiciones están los expedientes en el juzgado, hasta el punto de que aún se podría generalizar más; incluso los de la limpieza podrían tener acceso a según qué documentación que anda por los suelos o por encima de las mesas de cualquier manera. No hay ningún control, al menos no en los juzgados (y son muchos) en los que yo he estado.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón