Facebook… ¿está agonizando?

#facebook

Facebook y sus cambios de política

Facebook

¿Qué le pasa?

Como muchos de mis lectores saben, además de este blog y de mi página web, estoy muy activo en las redes sociales, en especial en Facebook desde hace cinco años. Como usuario diario de Facebook he vivido el crecimiento imparable de seguidores y visitas durante un tiempo glorioso de la red, pero también estoy viviendo la actual decadencia que cada cual achaca a unos motivos diferentes.

Lo que está claro desde hace algún tiempo es que Facebook ya no es lo que era. No sé muy bien desde cuando, puede que desde su salida a bolsa, o incluso puede que antes. Hay quien dice que es a causa de sus continuos problemas de confidencialidad, pero yo no lo creo así; es posible que estas cosas hayan afectado y que muchos usuarios hayan abandonado el barco por ello o simplemente hayan vetado el acceso a sus perfiles, pero personalmente creo que el problema principal viene por otra vía mucho más simple: el dinero.

¿Por qué el dinero?

Facebook hace algún tiempo que dio un paso al frente recortando la visibilidad de las publicaciones de sus usuarios para que estos reaccionaran a golpe de tarjeta a cambio de que eso que antes se distribuía gratuitamente, ahora se tenga que pagar, y no es que en sentido estricto me parezca mal, pero lo cierto es que lo han llevado a extremos absurdos, en especial si tenemos en cuenta la época de crisis que estamos viviendo. Ahora es imposible pasear el ratón por encima de la biografía sin que le asalten a uno decenas de burbujas informativas con «ofertas» para que se vean las publicaciones, y eso es inviable —y molesto— para la mayor parte de los usuarios de Facebook.

Este cambio de política ha derivado en un desencanto para el usuario y ya no existe el incentivo de publicar ciertas cosas porque no hay recompensa con más seguidores o más comentarios… salvo que uno opte por rascarse el bolsillo cada vez.

También hay quien ha comparado Facebook y el fenómeno de las redes sociales en general a las epidemias, y como tal epidemia, ha tenido un gran impacto temporal con subidas continuas de popularidad hasta llegar a su punto álgido y posterior descalabro hasta casi desaparecer. No sé si la comparación es buena o no, tampoco sé lo que hubiera ocurrido si no hubiesen cambiado de política o no lo hubiesen hecho de manera tan radical y absurda, pero lo cierto es lo dicho: Facebook no es lo que era.

¿Volverán los buenos tiempos?

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

5 Comentarios.

  1. Para mucha gente Facebook se ha convertido en una plataforma de juegos online gratuita. Que si el Candy Crush, que si el Papa no sé qué … Antes la gente entraba a comentar, leer, etc y ahora directamente entran a jugar y poco más.

  2. Señor Ramón no se calfe voste el cap. Yo creo que lo mejor es aplicar la ley de los tres Ignorantes, IGNORAR. IGNORAR Y IGNORAR.

  3. Yo creo que Facebook no va a desaparecer, o eso espero, si no me hacen polvo, desde que descubrí este mundo me ha cambiado la vida.
    Lo de las publicaciones y páginas publicitadas que dices tiene fácil solución, ignorarlas, como hago yo, a no ser que sea algo de tu interés.
    En cuanto a los problemas de confidencialidad no sé a que te refieres, yo aún no he tenido ningún problema en ese sentido, también creo que es porqué hay que saber que datos dar y que compartir para que nadie se inmiscuya en tu vida, ni siquiera el gobierno, facebook pone a tu alcance la configuración de la privacidad, para que controles que y con quien quieres compartir tus cosas.
    Me parece muy interesante tu artículo Ramón pero no estoy de acuerdo contigo aunque soy fan incondicional tuya.
    Un saludo.

    • Yo no tengo ningún problema de confidencialidad. Como tú bien dices, basta con saber qué se quiere compartir y qué no. Cuando hablo de problemas de confidencialidad me refiero a que muchos usuarios abandonan Facebook precisamente porque no saben muy bien cómo usarlo. Yo también ignoro mucha de la publicidad, tampoco me refiero exactamente a eso, sino al hecho de que antes, lo que uno compartía llegaba sin problemas a todos los amigos o seguidores y se podían conseguir más seguidores sin tener que gastar dinero en ello. Ahora, si uno quiere que sus seguidores aumenten lo tiene muy difícil si no se rasca el bolsillo. A pesar de eso yo tampoco gasto dinero para ello, pero he visto que la política de Facebook ha cambiado radicalmente en estos asuntos. Cuando yo publicaba algo fácilmente llegaba a miles de personas, ahora es difícil que pase de las 200 personas a pesar de que tengo 10.000 seguidores. En cuanto a su desaparición, no tengo ni idea, solo comento alguna teoría sobre el asunto.
      Gracias por leerme y por comentar.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón