Errores judiciales

Los errores judiciales no son algo aislado que ocurran muy de vez en cuando. En realidad son mucho más habituales de lo que el ciudadano de a pié puede llegar a imaginar, y es algo que a uno le hace reflexionar, y más cuando se conocen un poco los entresijos de las investigaciones policiales y las actitudes de la fiscalía. Se supone que nuestro sistema judicial es garantista, pero hace agua por muchos sitios, y es muy fácil que una persona inocente acabe encarcelada o condenada a pagar una indemnización. E incluso en muchos casos y debido a las numerosas imputaciones que se hacen alegremente en una primera fase de investigación, los que no son condenados, no por ello no quedan perjudicados. En el mejor de los casos deberán pagar a su abogado y los gastos de desplazamientos, y en el peor de los casos pueden perder el empleo, las amistades, e incluso a la familia, dependiendo de la gravedad de las acusaciones.

Las estadísticas son escalofriantes, y hay que tener en cuenta que en las estadísticas solo se habla de lo que se ha demostrado que son errores judiciales, pero ¿cuántos encarcelados inocentes habrá en estos momentos en las cárceles españolas? Miedo dá pensarlo.

Durante el año 2010 el Ministerio de Justicia tramitó 331 expedientes de presos inocentes (14 órdenes de captura, 288 prisiones preventivas y 29 encarcelamientos) ¿Por qué no nos enteramos de esas cosas por televisión? Salvo casos muy concretos que aparecen en el telediario un miércoles y ya no lo vuelven a decir, la mayoría de los casos quedan ocultos como si de secretos de sumario se tratasen, y no acaba ahí la cosa. Bajo mi punto de vista, cualquier falsa acusación que además acaba en cárcel debería de indemnizarse con auténticas fortunas que le permitiesen al «falso reo» vivir más que desahogadamente el resto de sus días, pero nada más alejado de la cruda realidad. El caso más conocido recientemente, me refiero al de Rafael Ricardi que estuvo en prisión 13 años y que después de mucho pleitear le han dado una indemnización (espero que libre de impuestos) de 550.000 euros. A alguien le puede parecer una cifra grande; personalmente me parece ridícula, ¿quién estaría dispuesto a permanecer trece años privado de libertad por 3.500 euros al mes? ¿Alguien se ha parado a pensar en los daños colaterales que ocasionan estas cosas? Ni siquiera tendría que ser necesario reclamar, el Estado debería de tener una tabla de indemnizaciones millonarias que tendrían que aplicarse inmediatamente cuando es descubierto el error, pero no, incluso después de ser declarado inocente uno tiene que seguir con el calvario judicial. Sencillamente vergonzoso.

Siguiendo con las estadísticas, se admiten una media de 32 encarcelados inocentes por año, pero esos son solo los condenados, porque hay otra fórmula que yo siempre he criticado, que es la de prisión preventiva, donde a uno lo meten en la cárcel incluso antes de ser juzgado, sin importar mucho si es culpable o inocente. De esos casos se tramitan una media de 225 casos al año.

Algo no funciona correctamente en el sistema cuando se le detectan tantas grietas.

 

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

7 Comentarios.

  1. juan francisco

    Hola Ramón. He sido victima de un grave error Judicial. Que tengo que hacer para poner de manifiesto este error, a quien debo acudir para que este error se solucione. No tengo ni idea de que hacer para que este manifiesto error sea subsanado y mis abogados no me dan ninguna solución dejándome abandonando sin darme respuesta alguna.
    Muchas Gracias de antemano.

    • Con los datos que me da no puedo ayudarlo demasiado, de todos modos, siendo un tema judicial, debería presentar recurso o acudir a una instancia superior; en cualquier caso necesitará de un abogado competente para hacerlo porque no podrá usted presentarlo por su cuenta.

  2. Hola Ramón:
    Parece que todo lo que has escrito en ERRORES JUDICIALES lo hubieses escrito pensando en el caso de mi hermano José Mª.

    Nosotros estamos ahora luchando contra el sistema Judicial porque nos hemos dado cuenta que parece que todo lo solucionan llevando a una persona a Juicio Popular, aunque sea con Indicios RIDICULOS FALSOS.

    Hemos abierto una petición de firmas en:

    http://www.change.org/es/peticiones/a-toda-la-sociedad-ayuda-para-terminar-con-una-injusticia-del-sistema-judicial-2
    Estamos dándole difusión en:

    http://www.ravalet21.com/

    http://www.casasruralessolidarias.com/

    Me he permitido poner un enlace a tu artículo:
    http://elblogderamon.com/errores-judiciales/

    NO PODEMOS PERMITIR QUE JUEGUEN ASI CON LA VIDA DE LAS PERSONAS
    Estaría muy interesada en informarte con detalle de esta GRAN INJUSTICIA que se está cebando con un INOCENTE.

    • Lola, si quieres darme detalles puedes hacerlo directamente en mi mail ramon@sociedadesurgentes.com. Si entra dentro de los parámetros de lo que yo suelo publicar, no tendré inconveniente en publicar algún artículo relacionado.

      Gracias por difundir mis enlaces. Si no te has suscrito al Blog, te pido que lo hagas; es muy sencillo… basta con indicar tu correo electrónico en el apartado que aparece en la columna de la derecha del Blog.

      saludos

      Ramón Cerdá

  3. Maribel Pérez Pellicer

    Hola Ramón, te sigo por facebook por tu lado de escritor, y al suscribirme veo que eres abogado. La casualidad es que este señor Ricardi, es de mi ciudad, fue sorprendente ver como resulto todo, y como bien dices tendrían que haberle indenizado más, lo que ocurre es que como éste pobre hombre siempre fue humilde sin casis recursos, pues este dinero le viene bien, aunque desde luego no se entiende la ley cuando pasan cosas asi.
    Un saludo, y interesante blog.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón