Embargos. Ahora más que nunca

Iba a titular este post como Los embargos están de moda, pero lamentablemente no se trata de una moda, que por definición sería pasajera, sino de una tendencia; una tendencia al alza imparable, nunca la Administración ha estado tan activa en estas cuestiones. Embargos de todo tipo, muchos de ellos preventivos y durante años (algún día hablaré de un embargo de diez años que ahí sigue pese a que hay sentencia favorable desde hace dos), otros son simples barridos de cuentas, donde embargan nóminas y pensiones completas aunque por ley no puedan hacerlo. Embargos de la caja del negocio que obliga a cerrarlo… Embargos de cajas de seguridad… Embargos… Embargos… Embargos… ¿Qué está pasando?

Una de las entradas más visitadas de este blog desde el año pasado es precisamente una que habla de embargos de cuentas

#embargos

Los embargos siguen aumentando

Es significativo que el segundo artículo más leído de este blog sea uno de embargos. Eso apunta a que existe una gran preocupación en ese tema porque cada vez son más los que acaban con sus escasos ingresos embargados o bloqueados.

Según las estadísticas, en el 2008 Hacienda intervino 2,3 millones de cuentas bancarias. En 2015 superaron los 5,8 millones de cuentas. Del 2016 no tengo datos, pero estoy seguro de que la cifra ha seguido subiendo. Puede que ese sea uno de los motivos ocultos de las limitaciones de los pagos en efectivo, para obligarnos a todos a depender del banco y poder realizar más embargos.

244 páginas Tapa Dura Sin portes Solo 12 euros

244 páginas
Tapa Dura
Sin portes
Solo 12 euros

Los embargos preferidos de Hacienda

No cabe duda de que Hacienda prefiere embargar dinero antes que bienes. La liquidez es su más preciado objeto de deseo. Los embargos de cuentas han aumentado una barbaridad y seguirán aumentando, entre otras cosas porque desde el 2009 se incrementó la posibilidad del embargo telemático (sin moverse de la silla), de los 6.000 a los 20.000 euros.

Hacienda también suele embargar valores y créditos, y derechos de cobro; esto último lo hace a diario con las empresas, obligando a unas a pagar la deuda de otras.

Y luego están también los sueldos y pensiones con la limitación que marca la ley. Claro que luego lo que resta de esa nómina o pensión acaba ingresada en el banco y al mínimo descuido del titular le vuela también.

Todo contribuyente debería leer este libro

A veces los embargos también son motivo de queja. Todos los contribuyentes deberían leer este libro

Embargos. Colaboración entre administraciones

Una de las especialidades de Hacienda son los embargos, así que Tráfico subcontrata el asunto con ellos y por eso es tan habitual que acaben embargándonos la cuenta por una multa no pagada

¿Hay cosas inembargables?

Las hay, pero pocas:

Los ingresos hasta el salario mínimo interprofesional son inembargables. A partir de ahí, existe una escala de lo que se nos puede embargar del sueldo en función de lo que cobremos. Pero ojo, si después de embargados esos límites mantenemos saldos en las cuentas, eso será considerado ahorro y será embargado.

Consultar escalado de embargos AQUÍ.

Tampoco nos pueden embargar el mobiliario de la vivienda habitual, ni los bienes sacros o las herramientas e instrumentos relacionados con el oficio del deudor.

Sobre esta última parte habría que aclarar que aunque no se pueden embargar por deudas, sí nos podemos quedar sin ellos por otros motivos. Podría hablar de una investigación judicial en la que la policía se lleva todos los ordenadores de una empresa de servicios y sus copias de seguridad, pero claro, no es un embargo por deudas, es una simple canallada «preventiva».

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón