El rescate de las autopistas. La impunidad de las grandes inversiones

Si usted va a montar una empresa y necesita financiación, se va a encontrar con todos los problemas del mundo imaginables (incluso con los que nunca había imaginado o siquiera soñado). Si tiene suerte y consigue la financiación deseada, puede que se cumpla aquello de «cuidado con lo que deseas porque puede que lo consigas», y se encuentre ante un caramelo envenenado que acabe con todo su patrimonio. Es lo que ocurrirá si ha avalado el préstamo (que seguro que habrá sido así salvo que usted sea un potentado) y el negocio no le ha ido bien. ¿Y por qué no tiene que irle bien?, se preguntará. Bueno, yo le deseo toda la suerte del mundo, pero tenga en cuenta, y no es por desanimar, que las estadísticas dicen que más del setenta por ciento de las empresas no superan los cuatro años de vida. Ahora bien, imagine que usted maneja una gran empresa con un potencial brutal de inversión. En ese caso será más que probable que consiga, no solo financiación, sino multitud de facilidades e incluso subvenciones a fondo perdido. Pero no termina ahí la cosa; cuando la inversión esté acabada y en marcha, usted habrá montado un monstruo que no se podrá esconder debajo de la alfombra, y si no funciona como estaba previsto, igual no pasa nada porque lo van a acabar rescatando. Es lo que pasó con los bancos y es lo que ahora proponen con el rescate de las autopistas.

#El rescate de las autopistas

El rescate de las autopistas. ¿Un mal necesario e inevitable?

¿Debemos permitir el rescate de las autopistas?

¿Y qué pasa si no las rescatan? ¿Las cerramos y esperamos a que la naturaleza acabe con ellas como las pirámides incas? ¿Se puede permitir que una inversión como esa acabe abandonada como tantas exposiciones mundiales o sedes olímpicas? Se podría hacer, claro está, pero hay que valorar muchas cosas y lo normal es que el rescate de las autopistas con dinero público (nuestro) acabe siendo una realidad necesaria. Pero entonces, ¿dónde quedan las responsabilidades empresariales? ¿Dónde quedaron las de los bancos que después de sangrarnos a diario les tuvimos que pagar las facturas del quirófano? Complejo, cuando entramos en intereses generales, sean estos reales o imaginarios, todo se complica. En este tipo de macroinversiones también se cumple aquel otro adagio de «si debes cien mil euros tienes un problema, pero si debes cien millones de euros, el que tiene el problema es tu acreedor».

¿Qué opina? ¿Sí al rescate de las autopistas, o no al rescate de las autopistas?

Lo que nos costará el rescate de las autopistas

El ministro de Fomento anunció que el Estado asumiría las nueve autopistas de peaje que están en quiebra. Se habla (pero puede ser mucho más) de seis mil millones de euros.

Hace algo más de dos años ya reflexioné sobre este asunto en otra entrada del blog.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

12 Comentarios.

  1. Yo siento discrepar. Los contratos hay que cumplirlos. Si se hacen por el ministerio o consejería correspondiente unas previsiones de usuarios que se plasman en el contrato como condición resolutoria, si no se cumplen hay que comerse el marrón. Eso es así en España, en México, en USA y en Honolulu. En esos países esos mismos contratistas, ACS, OHL, FCC, Ferrovial, etc, tienen concesiones iguales. La responsabilidad habrá que exigírsela a los técnicos y políticos que hicieron el (los) proyectos.

    Ocurre lo mismo que el AVE a Santiago donde hubo el accidente ferroviario. Haces una via de muy Alta velocidad, la dotas del más moderno sistema de seguridad RTMS, y en la curva final de acceso no modificas la vía pasando a ser de velocidad alta, con lo que no puedes utilizar el sistema de seguridad instalado. Todo para que el político correspondiente lo pueda inaugurar en las elecciones. Y para ahorrase unos millones se producen más de cien muertos.

    Las radiales de Madrid, al menos, que son las que he usado, debieron haber desembocado en la M40 o M30 para que cumplieran su función de alternativa a las congestionadas salidas y entradas de Madrid. Pero no, fueron timoratos para ahorrar expropiaciones o apuntarse el tanto político en la legislatura. Y al final han tenido los sobrecostes de estas y además que arrostrar las deficitarias vías.

    Esas autopistas estaban vacías. No porque fueran inútiles sino porque estaban mal planteadas. Los pocos que algunas veces las hemos cogido, pagando una ridiculez, por cierto, ha sido por equivocación, ya que las señales están puestas de tal manera que te conducen a ellas y si te descuidas ya no hay vuelta atrás. . Y para salir están peor señalizadas todavía, con lo que quedas más lejos de donde querías ir. Como son autopistas, no autovías cumplen la normativa de aquella y no pueden tener salidas muy seguidas. Ya sólo por eso las coges una manía que te lleva a procurar no cogerlas.

    Probablemente sin esa cláusula no se habrían encontrado contratistas para llevarlas a cabo. Esa habría sido una buena forma de comprobar lo disparatado de sus planteamientos. Pero los contratos hay que llevarlos a término, si no, no hay que firmarlos. Lo bueno es que esas autopistas una vez corregidos sus defectos de diseño será muy útiles, y una de dos, o se vuelven a sacar a concurso o se explotan por las administraciones públicas. Pero hay que rediseñarlas cuanto antes.

  2. Retroactividad total en las cláusulas suelo (I) | - pingback on 26 diciembre, 2016 @10:27
  3. Lo más vergonzoso es que siempre se rescata a los mismos… a los poderosos. Esto es engañar a la gente, por parte del estado.

  4. Cuando se habla del rescate de los bancos se mal interpreta en que han consistido. No se ha regalado dinero a sus accionistas, que lo han perdido todo, sino que se ha inyectado dinero para evitar que sus depositantes, sus vecinos y amigos, perdiesen todo sus ahorros. El Fondo de Garantía de Depósitos garantizaba estos depósitos hasta un límite y de forma poco realista ante un default generalizado de la banca. Esos rescates han evitado esas quiebras en cadena y la pérdida de sos ahorros. Se hace mucha demagogia con los rescates bancarios, y la alternativa hubiera sido un escenario peor que el de Grecia

    Los rescates de autopistas también son objeto de demagogia aunque tienen otros matices. Al ser negocios concesionales, se basaron en estimaciones chapuceras de utilización y flujo de vehículos que no se han cumplido ni se van a conseguir en décadas. Si re esas estimaciones de las administraciones públicas se licitaron en concurso y se adjudicaron a conglomerados de constructores, en muchos casos también explotadores de las mismas. Todo ello con financiación de los de siempre, muchas cajas de ahorros y algún banco. La financiación se otorgó, entre otra se razones, porque su pago contaba con la garantía de que si la concesión era ruinosa, el Estado tendría que hacerse cargo de la misma y del pago de la deuda.

    En definitiva, el rescate no es tal, sino que es una obligación del Estado hacerse cargo de la concesión pagando el valor neto de la inversión, que normalmente es cero, pero qu dándose con la propiedad y la explotación de la salida autopistas y la obligación de pago de la deuda

    Si hay que buscar culpables, están en las filas de la Administración que hizo una evaluación escandalosa de los flujos de tráfico y en las constructoras que si se llevaron el beneficio de hacer las autopistas que se pagaron con el dinero de los paletos de las cajas de ahorro.

    Entre todos las mataron y ellas solas se murieron

    Falta el juicio público a los políticos y técnicos que apoyaron esa chapuza

    • Pepe Barrientos

      Y porque no rescatar directamente a los depositantes? Saldria mucho mas barato, podrian seguir pagando su hipoteca y el banco ya no tendria problemas… Ah no, que asi no vale mejor le damos 5 veces mas dinero de lo que los depositantes tienen en la caja y les seguimos cobrando la hipoteca con todo tipo de clausulas abusivas, ademas de poner comisiones por un tubo al todo el que se atreva a abrir una cuenta.

  5. No sé qué tipo de responsabilidades penales o políticas recaen sobre quienes promovieron, consintieron o firmaron unos contratos basados en el principio de privatizar los beneficios y socializar las pérdidas. Pero alguna debería recaer, digo yo.

    Como lo puedo decir de quienes planificaron unas autopistas sin haber realizado (a los hechos me remito) un verdadero estudio de mercado y se basaron en el principio de “a ver si sale” como quien pone un quiosco de pipas.

    Sería otro debate interesante valorar hasta que punto tienen derecho a quejarse quienes con su voto han avalado este tipo de cosas. Luego resulta que en algunos lugares gobiernan alternativas despectivamente denominadas “populistas” y algunos se rasgan las vestiduras preguntándose como hemos llegado a ésto.

    Y para echarle un poquito de pimienta al asunto me pregunto yo; ¿de verdad no hay forma de hacer rentables estas autopistas infrautilizadas?

    Me atrevería a decir que sí: que sean de velocidad libre, como en Alemania.

    ¿Quiere usted correr? Pague por ello. Yo lo haría.
    ¿La velocidad mata y todo eso? De acuerdo. Vaya usted por la gratuita y siga acogiéndose a los principios inquisitoriales de la DGT.
    ¿No podemos permitirnos un incremento en el número de víctimas, bla, bla, bla? Vale, pero cada coche que se va por la de peaje es un coche menos que va por la gratuita con lo cual aumentará la seguridad en su conjunto.

    Para ser justos, el único personaje político de cierto peso que apuntaba en aquella dirección fue Pepe Blanco, ministro de Fomento entre 2009 y 2011.
    Y no proponía velocidad libre, sino subir el límite a 140 km/h. Ni por esas.
    Por supuesto los talibanes se salieron con la suya y ahora, años después nos toca pagar.

    O pagamos de una manera o pagamos de otra. Pero pagamos. Gane quien gane, nosotros perdemos. Eso sí, por méritos propios acreditados sin ningún genero de dudas en las urnas.

    • Lo de la velocidad ya lo comenté yo en algún otro post cuando hablaba de estas autopistas, y no es nada descabellado ni habría tantos accidentes como dicen. Si las dejan libres de radares (con garantías), estoy seguro de que salen de la crisis.

  6. Particularmente es una “situación” que me afecta a menudo, pues vivo en Girona y bajo prácticamente cada semana a Valencia.
    La falta de autovías en ese trayecto (hay construidos apenas 90-100Kms, y haciendo “cábalas” entre tramo y tramo, alternando con la N-340) me supone más de 80€ cada vez que voy a ver a mis amigos en la comunidad valenciana.

    En otras comunidades me he encontrado que al lado (a apenas un kilómetro) de la autopista hay una autovía. De hecho, una vez me equivoqué y entré en la, creo recordar, R3; y cuando empecé a preguntarme por qué iba sólo por la carretera vi la autovía a unos centenares de metros, llena de coches, claro.

    En Girona han construido recientemente una autovía de catorce kilómetros de largo, prácticamente paralela a la autopista AP7. Por supuesto, he dejado de utilizar ese tramo de autopista, así que mi propuesta es que dediquen esos 6.000 millones de euros a construir autovías donde no las hayan….y que a las autopistas se las coma la naturaleza, cual pirámide Inca, sí.

    ¿Responsables y responsabilidades? En este país no va nadie a la cárcel, si es de los que deben cien millones de euros, así que no voy ni a pronunciarme mientras seamos el país que convierte a Belén Esteban en la autora española que más libros vendió en el 2014 y que hayamos “sufrido” más ediciones de “Gran Hermano” que cualquier otro país.
    Ya sabes aquella frase de “Si quieres que el mundo cambie, cambia tú primero”

    Gracias por tenernos al día de todo, Ramón.

    ¡¡FELICES FIESTAS!!

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón