El chantaje es un delito. ¿Y si es Hacienda quien lo comete… legalmente?

Que el chantaje es un delito todos lo sabemos. Quizás lo que no tengamos tan claro (yo el primero) es dónde están los límites para que se considere chantaje u otra cosa distinta. Si mi comportamiento es indigno (no digo ilegal, solo inmoral o un tanto reprobable socialmente) y alguien me amenaza con difundir esos pequeños vicios que tengo, pidiéndome dinero a cambio de cerrar la boca, creo que no queda duda alguna de que esa persona que sabe de mis debilidades y se quiere aprovechar de ellas, está cometiendo un delito de chantaje. Hasta ahí todo bastante claro.

Cuando es Hacienda quien lo comete, ¿el chantaje es un delito?

#el chantaje es un delito

El chantaje es un delito… menos cuando Hacienda es la chantajista

Un amigo me ha enviado un artículo de Félix Bornstein titulado: UN CHANTAJE LEGAL, y lo cierto es que no puedo estar más de acuerdo con el contenido del mismo; claro que los de Hacienda no estarán de acuerdo porque nunca admitirán que están haciendo un chantaje al ciudadano. ¿Cómo van admitir tal cosa? Antes nos tacharan de necios o de antisistema a quienes pensamos de ese modo.

Personalmente tengo curiosidad por saber qué pasaría si alguien denunciara los hechos por la vía judicial y no tuviera problemas en llegar al fondo de la situación. ¿Podrían condenar a Hacienda (o a sus representantes) por un delito continuado de chantaje? Y digo continuado porque si queda establecido en una ley, mientras esa ley sigue en vigor, el supuesto delito se sigue cometiendo día tras día. Claro que uno se pregunta si un delito puede estar legitimado por una ley y ahí es donde todo empieza a chirriar, pero teniendo en cuenta que hay tanta ley abusiva y mal redactada, bien podría ser esta una ley que pudieran anular los tribunales por ser constitutiva de delito.

Me estoy refiriendo a la Ley Orgánica 10/2015, que obliga al Secretario Judicial a  emitir un certificado que a continuación será debidamente publicado en el BOE, indicando la identidad del reo, el delito objeto de condena, la pena impuesta y el perjuicio causado a nuestra bienamada Hacienda Pública.

Pero el intríngulis de la situación llega cuando el susodicho condenado tiene la opción de evitar ese escarnio público, pagando la deuda. Ahí es donde entraría en juego el posible chantaje: Hacienda conoce el mal comportamiento de ese ciudadano y le dice que se lo va a contar a toda España publicándolo en letra de molde en el BOE, pero en baja voz añade… Pero no te preocupes chavalote, si me pagas… no lo publico. Igual mi prolija imaginación me traiciona… ¿pero no es esto un chantaje?

Y volviendo al asunto de la retroactividad de las leyes que ya comenté en el artículo de ayer. Esta Ley Orgánica será aplicable a las sentencias que se dicten tras su entrada en vigor; hasta ahí la cosa parece hasta lógica, pero si nos paramos a pensar que la Justicia es lenta (además de injusta a menudo), nos encontraremos con cientos de casos en los que el condenado, además de la condena, tendrá que padecer el plus del escarnio, cuando eso no estaba contemplado por ninguna ley en el momento en que cometió el supuesto delito. Eso, amigos míos, es retroactividad pura y dura. Así que tenemos dos grandes irregularidades en esa ley: la retroactividad que nunca debería consentirse en un lugar supuestamente civilizado como es España, y el «delito» de chantaje que parece que aprueban cuando es Hacienda la chantajista. Tendríamos que meditarlo mucho.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

4 Comentarios.

  1. Todo cuanto usted expone es totalmente cierto, es un desacierto que la justicia obre con injusticia y para hacer reparar una falta someta al escarnio publico al individuo, cuando este repara la falta y paga no sale ningún comunicado diciendo que Juancho, Pedrito y Olga cumplieron con el compromiso y felicitaciones, NO QUE VA 1 DISPARAN PRIMERO, matan al individuo y despues preguntan quien era, esto llevandolo al campo espiritual es incumplir un mandamiento de Dios, NO MATARAS, y trayendolo a un termino nuevo que es delito se llama MATONEO.

  2. Sin duda, otra clara manifestación de cómo el Poder (no he dicho «el Ejecutivo», porque me estoy refiriendo al «poder fáctico» y no a quien figura que gobierna…) mangonea la Administración de Justicia (y no he dicho «Poder Judicial», pues no existe un poder estatal si carece de legitimidad democrática… y ni jueces ni fiscales son electos).
    Pero en realidad, «coaccionar a un delincuente con una consecuencia legal» (otro buen ejemplo sería la denegación de beneficios penitenciarios al condenado que no haya solventado la indemnización del daño ocasionado) NO es lo preocupante (ni delictivo): lo que sí lo es es que no se haga… de forma equitativa.
    Me explico: el daño con que se está amenazando a los defraudadores (¿hablamos de ellos, no?) resulta ser su honor o fama (¿tienen algo de eso?) al ser publicada su infracción…
    Resulta que «aquí y ahora» está muy mal visto (incluso es ilegal) que se publiquen «listas de delincuentes» (¡sí, aunque estén condenados!) y es por ello que ya no es posible obtener el listado de los indultados (con lo que el Gobierno puede seguir incumpliendo sus propias promesas de transparencia).
    En cambio, en EE.UU. los nombres (reales y actualizados) de ciertos delincuentes están al alcance de cualquiera… ¡e incluso su domicilio!
    Habría que pronunciarse claramente (¿qué tal un referéndum?) sobre el pretendido «derecho al olvido» del que al parecer gozan los delincuentes (¿incluso los»pobres» defraudadores?) y que atenta al conocimiento futuro de los hechos históricos del presente.

    Para finalizar, incluyo el texto legal que define»el chantaje» (observen la necesaria y determinante intervención de la Fiscalía)… y una pregunta: ¿Por qué se nos oculta «la Lista Falciani» y qué se ha hecho respecto a quienes figuran en ella?

    CP, art. 171.2. «Si alguien exigiere de otro una cantidad… bajo la amenaza de revelar o difundir hechos referentes a su vida privada… que no sean públicamente conocidos y puedan afectar a su fama, crédito o interés, será castigado con la pena de prisión de dos a cuatro años, si ha conseguido la entrega de todo o parte de lo exigido, y con la de cuatro meses a dos años, si no lo consiguiere.
    3. Si el hecho descrito en el apartado anterior consistiere en la amenaza de revelar o denunciar la comisión de algún delito el ministerio fiscal podrá, para facilitar el castigo de la amenaza, abstenerse de acusar por el delito cuya revelación se hubiere amenazado…»

  3. Buena, Ramón soy un seguido tuyo

    Pero sobre este tema, si hacienda dice que si no pagas lo publica en el BOE

    Mi pregunta seria la siguiente, también seria un delito de chantaje por parte de los banco, movistar, orange , sevilla y un ecetc.
    de empresa si no pagamos las factura no pone en lista de morosos, ANEF. RAI,

    Puedes escribir un articulo sobre este tema.

    Gracias

    • Tiene puntos en común, pero no es lo mismo, aunque los registros de morosos no cabe duda de que son también un abuso.
      En el caso de Hacienda hablamos de sentencias condenatorias cuando ha habido un delito, lo cual es más grave, y para no publicarlo, dan la oportunidad de que se pague, y lo peor de todo es la aplicación retroactiva de la ley.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón