El Bufete Ramón y Cajal ya no está acusado de delito fiscal

El Bufete Ramón y Cajal es, sin duda, de los más importantes de España, puede que porque sea (posiblemente) el despacho con más abogados del Estado en excedencia. Personalmente eso es algo que no me gusta. Me refiero a los abogados del Estado que juegan con dos barajas según sople el viento. Evidentemente, cuando se pasan (temporalmente) a un despacho privado como defensores, puede resultar muy interesante contar con ellos porque conocen el lado oscuro de Hacienda. Sí, ya sé que para Hacienda, el lado oscuro somos nosotros, los contribuyentes, esos seres deleznables con patas que, a poco que ellos se descuiden, contratamos a un fontanero y no le pedimos factura. Pero insisto, no tengo nada en contra de esos señores que cambian de bando, siempre y cuando lo hagan convencidos de que lo que hacen es por eso, por propia convicción de que es lo mejor, aunque si su situación es de «excedencia», entonces ya me chirría todo y dudo de sus «convicciones». Si realmente quieren defendernos a nosotros contra las garras de Hacienda, lo primero que deberían hacer es posicionarse en un bando en concreto, eso de ser abogado de Estado en excedencia y jugar en la otra portería una temporada… Sinceramente, no es mi estilo y no me gusta. ¿Se imaginan a Darth Vader en la Resistencia? De todos modos, hoy quería hablar de otra cosa y, debo aclarar antes de continuar, que me alegro enormemente de que el Bufete Ramón y Cajal le haya ganado la mano a Hacienda en la acusación que esta mantenía sobre el despacho por delito fiscal al facturar sus honorarios de manera sistemática a través de sociedades y no en IRPF.

El Bufete Ramón y Cajal, ¿por qué da marcha atrás la fiscalía?

#El Bufete Ramón y Cajal

El Bufete Ramón y Cajal le gana el pulso a Hacienda

El Bufete Ramón y Cajal estaba acusado de fraude fiscal. Yo soy del parecer de que la acusación era improcedente porque facturar los honorarios por medio de una sociedad es una opción fiscal perfectamente legítima, pese a la caza de brujas que desde hace unos años está promoviendo Hacienda contra los profesionales y artistas. El señor Montoro parece no enterarse y hace oídos sordos a la diferencia entre fraude y optimización fiscal. Yo siempre pongo el mismo ejemplo en estos casos para que se me entienda: Si usted y su cónyuge hacen la renta y, antes de presentarla, valoran la posibilidad de presentarla conjunta o separada en función de lo que les sale a pagar o a devolver… ¡Eso es optimización fiscal!, no es ocultamiento ni fraude por mucho que se pague menos a Hacienda. Pues señores, facturar honorarios de manera oficial con su sonante IVA y todo lo demás, es lo mismo: Una opción fiscal. A ver si en Hacienda se enteran de una vez de eso. Claro que lo tenemos crudo porque van ajustando los reglamentos para tirar balones fuera y al final lo único que parece que vale es el prepotente criterio de Hacienda.

En este caso ha habido marcha atrás en la acusación, no se trata de una sentencia en la que se pone de vuelta y media a Hacienda como a mí me hubiese gustado, o sea, que no estamos hablando de jurisprudencia ni nada parecido. Hablamos de… cosas raras que no creo que acaben beneficiando al resto de los contribuyentes, aunque, vuelvo a decirlo, me alegro sinceramente de que esto haya ocurrido y el Bufete Ramón y Cajal ya no esté acusado de delito fiscal. Claro que…

Puede que Hacienda nos robe, pero también nos roba la gente que, teniendo ingresos, y además garantizados, se pone a cobrar el subsidio que sale de nuestras cotizaciones. 244 páginas Tapa Dura Sin portes Solo 12 euros


244 páginas
Tapa Dura
Sin portes
Solo 12 euros

… uno se pregunta por qué el Bufete Ramón y Cajal ha dejado de ser acusado de delito fiscal

Ha sido la fiscalía de delitos económicos de Madrid quien (sospechosamente) ha cambiado de criterio y donde en su momento dijo «Diego», ahora dice «digo». De repente considera que ya no hay delito con la actuación del bufete (¡qué cosas!).

Don Emilio Cuatrecasas (fundador de Cuatrecasas) sí fue condenado por fraude fiscal (¿por qué?). Otros muchos, para no meterse en pleitos regularizaron su situación (mal hecho).

Volvamos al tema. Recordemos que fue la propia fiscalía (y no un señor que pasaba por allí) quien denunció al bufete por fraude fiscal, y ha sido la fiscalía la que ahora, se desdice y retira la acusación después de varios años, asumiendo en un escrito de quince páginas TODAS las tesis de la defensa y, además, solicita el inmediato archivo del asunto.

Sigamos… Recordemos otra cosita más. La fiscalía, no solo había empezado todo este lío, sino que, cuando hace un tiempo se archivó la causa, recurrió y consiguió que se reabriera… ¡y ahora pide el archivo diciendo que no hubo delito! (uyuyuyuy…)

¿Qué dice ahora la fiscalía después de haberlo consultado (durante años) con la almohada?

«[…] el delito fiscal, al ser un delito de defraudación, requiere, por su naturaleza, una ocultación, un engaño, un artificio o simulación». «Podemos encontrarnos ante una conducta ilícita desde el punto de vista tributario, no desde la óptica penal, pues no ha existido ocultación maliciosa de datos, y el mecanismo artificioso empleado puede ser apreciado sin grandes esfuerzos de comprobación, al no existir ficción alguna, sino un acogimiento indebido a la norma jurídica con el fin de eludir la carga tributaria».

 

Hay quien dice que este «retroceso» ha sido debido a que veían pocas probabilidades de ganar después de alguna derrota anterior, como la de los bufetes Albiñana y Sagardoy. Estoy seguro de que eso se lo creerá mucha gente, mucha, pero no nos lo podemos creer los que conocemos cómo actúa Hacienda. ¿Retirar una acusación porque han perdido antes algo similar? ¡Si ni siquiera lo retiran cuando se trata de lo mismo! Un pequeño ejemplo entre millones: Supuesto fraude de IVA por la deducción de las cuotas de un coche al 100%. Pierden el pleito tras varios años. Mientras, habían abierto otra acta relacionada con el mismo coche y por lo mismo, solo que, no por la deducción del IVA, sino por el Impuesto de Sociedades. Lógicamente, perdido el del IVA porque se había demostrado que el coche se usaba 100% para la actividad, nada había que hacer con el caso del Impuesto de Sociedades (recordemos que referido al mismo período y al mismo coche). ¿Creen ustedes que Hacienda retiró el asunto? Pues no, hubieron de pasar otros dos años con avales presentados antes de que el Tribunal me diera la razón. Y no es porque fuera yo, es que Hacienda se tira a un pozo oscuro sin mirar dónde termina. Le dan igual dos que veintidós. ¿Retirar una acusación porque igual no ganan? ¡Venga ya!

Concluye la fiscalía el escrito:

«[…] una vez examinada de nuevo la causa [recordemos quién la empezó y quien recurrió para reabrirla después de cerrada, solo recordémoslo] no existen indicios de criminalidad como para formular acusación».

Siete años con el caso abierto y con persona imputada…

El cambio de criterio ¿puede tener algo que ver con esos funcionarios en excedencia que se mueven de un lado a otro?, ¿puede tener algo que ver con que el fiscal anterior haya cambiado de destino? ¿O es el cambio de destino lo que está relacionado con lo otro? ¿Qué fue antes; el huevo o la gallina?

Eso sí, vuelvo a decirlo no vaya a pensar alguien que estoy en contra del bufete: Me alegro un montón de que la causa haya sido archivada definitivamente, aunque hubiera preferido que fuera por un fallo firme contra Hacienda y no mediante una maniobra de despiste como esta.

¡Mi enhorabuena al bufete!

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

9 Comentarios.

  1. Finalizo diciendo que la sentencia del TSJ Murcia ha sido seguida ya por varias sentencias, en el campo penal, absolviendo a otros despachos de abogados, Sagardoy, Albiñana, del mismo delito. Por ello lo de Ramon y Cajal no es mas que una consecuencia lógica de la acumulación de sentencias bien fundadas.

    Pero utilizando además del criterio antes expuesto de que la interposición de sociedades por profesionales no es necesariamente una simulación negocial, como pretende hacienda (y el TEAC en su resolución de 11 septiembre de 2014), hay otro criterio. Esta vez circunscrito a lo penal.

    La sentencia del juzgado 27 de Madrid contiene un segundo argumento de notable interés, cual es la distinción entre “cuota impagada” y “cuota defraudada”, fundamental a la hora de cuantificar la cuota que marca el límite para la concurrencia de delito o simple ilícito administrativo.

    Según la sentencia, cuando lo que hay es una discrepancia con el obligado tributario acerca de la deducibilidad de unos determinados gastos, o sobre la interpretación jurídica de una realidad aceptada tanto por el contribuyente como por la Inspección, estamos en el peor de los casos ante un problema de “cuota impagada”, nunca de “cuota defraudada”. Así las cosas, y llevado este planteamiento al caso de autos, el reproche penal de la conducta analizada podría traer causa en la pretendida creación de una estructura societaria ficticia constituida con el fin de que unos rendimientos tributen por IS y no por IRPF, lo que no es el caso, pero nunca de la supuesta deducción indebida de gastos existentes, contabilizados y declarados ante la Hacienda Pública que, en consecuencia, para calcular la hipotética cuota tributaria eludida no deben computarse.

    Co ello queda explicado en sede judicial la frase del asesor fiscal aludida en el último párrafo de mi comentario anterior.

    • Recomiendo para una visión completa sobre este tema (donde se ve que este caso de Ramon y Cajal es el colofón de un encallamiento, al menos penal, de la doctrina de hacienda):

      http://www.elconfidencial.com/espana/2015-10-19/hacienda-no-puede-con-los-grandes-bufetes-albinana-y-sagardoy-absueltos-de-delito-fiscal_1058153/

      • El articulo mencionado de un magistrado del Supremo sobre la teoría fiscal que se “ha montado hacienda” no tiene desperdicio- Un párrafo entresacado que apunta a las tesis que Ramón viene apuntando en este blog:

        “Lo más intolerable, porque hace tambalearse los cimientos del Estado de derecho, es que la Administración tributaria tenga una relación tan tormentosa con la ley. Esta ni siquiera consiste en lo que dice la ley, ni lo que señalan unos reglamentos facturados muy a la medida de la conveniencia administrativa. Es que, como en la célebre ranchera ‘El Rey’ de Pedro Vargas: `Con dinero y sin dinero/hago siempre lo que quiero/y mi palabra es la ley´. Esto es, tenemos una Administración tributaria irreductible, como la célebre aldea gala, difícil de someter al derecho”.

        Sin comentarios, Ramón.

          • El articulo lo escribió en 2011, cuando era magistrado de la Audiencia Nacional. Ya se había producido la dura sentencia contra el encausamiento del bufete Albiñana&Lezo y que les absolvió.

            En abril de 2014 se anuló parte del reglamento del Impuesto de Sociedades en su apartado del ajuste secundario de partes vinculadas por desarrollarlo una norma sin rango adecuado y si que la ley lo previera (recurso del Colegio de peritos mercantiles).

            Debemos recordar también que otra parte de ese reglamento, la que hacía referencia a la documentación exigible para Pymes, fue cambiado por la propia hacienda, días antes de su entrada en vigor en julio 2010 (al haberse pasado treinta pueblos en sus exigencias y sanciones). Si no, no me cabe la menor duda de que habría sido anulado igualmente. A eso se refiere el magistrado cuando dice: “reglamentos facturados muy a la medida de la conveniencia administrativa”.

          • En cuanto a «reglamentos facturados muy a la medida de la conveniencia administrativa», los he sufrido en carne propia, cuando los han elaborado calcando algunos de mis argumentos.

  2. PD: respecto a la experiencia, de que hacienda recurrió un gasto de coche en IS una vez perdido en IVA, diré que son cosas diferentes. Precisamente la sentencia Halifax anteriormente mencionada y otras van por ahí. En ese caso la hacienda argumentaba que no se podía deducir (IVA soportado) un gasto no deducible en IS y el Tribunal falló que son cosas diferentes, creo que sin entrar en si la deducibilidad del IS era correcta o no. O se Ramón, que en su caso hacienda era coherente con esa doctrina en su no retirada, aunque lo luego la perdiera también.

    En la sentencia del TSJ Murcia se juzgaba, IVA, IS e IRPF por sociedades vinculadas y aplicación indebida de transparencia, y lo que es peor, hacienda después de perder en primera instancia “fue a por lana y salió esquilado”.

  3. Ramón, no creo que se deba buscar en este caso tres pies al gato. Simplemente es que tenían razón. Y el fiscal trata con delitos (penales), no es hacienda ni el abogado del estado.

    Recordemos que fue un abogado de este bufete el que ganó la sentencia del TSJ de Murcia de enero de 2015 en el que utilizando sentencias europeas del Tribunal de Luxemburgo, sentencia Halifax y directivas de la UE, pero también nuestro propio ordenamiento jurídico y la Constitución, se llegaba a la conclusión de que la optimización fiscal es perfectamente legal y también la utilización de sociedades por profesionales para facturar sus servicios. Pero es que en aquella sentencia, el juzgado anterior le había dado la razón (recurrió el abogado del estado o sea hacienda), ya que no había habido elusión fiscal, ¡ pero se mantenía la sanción! Y eso es lo que el TSJ Murcia anuló. Pero además hizo un fundamento de derecho Cuarto que pasará a la historia de este país. Después de ese varapalo judicial cómo va a haber delito si ni tan siquiera hay sanción.

    Por esas fechas el TEAR de Cataluña hizo una resolución similar. Que fue inmediatamente recurrida por hacienda en unificación de criterio y el TEAC central dictaminó lo contrario. Recordemos que las resoluciones del TEAC obligan a hacienda y a los TEAR’s. O sea, que estamos en una batalla que durará. Hasta que el TS no falle no habrá jurisprudencia y hacienda seguirá “haciendo de las suyas”.

    Pero, y eso es lo mejor, es que la UE se está convirtiendo en una instancia de casación de las injusticias que el maniatado sistema judicial español, politizado en muchas instancias (no hemos llegado a niveles venezolanos afortunadamente) y eso es una garantía de que el TS será independiente. Ya ha visto en sus carnes los varapalos jurídicos que el Tribunal de Luxemburgo últimamente le viene dando y creo que dejarán la política a otro lado.

    Lo que me parece inaudito es que se haya tardado tanto en retirar la demanda y ahí si veo a hacienda y al abogado del estado, en ese retraso. Pero en sentido contrario a lo que dices. Este es un tema del que llevamos hablando mucho en este blog. Recuerdo que un asesor fiscal (ex inspector de hacienda), en un caso similar, y ante una cuota que casi rayaba los 120.000 euros y ante la extrañeza del contribuyente de que hacienda había procurado no sobrepasar ese límite, dijo, “lástima que no hayan imputado delito porque habría sido más fácil de ganar”.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón