EFECTOS DE LA REVOCACIÓN DE NIF

Cada vez viene siendo más habitual que Hacienda proceda a la revocación de NIFs de empresas a las que previamente se lo tenía otorgado.

Es algo un tanto absurdo y que a pesar de que lo ha estado haciendo ilegalmente desde 2005, ahora se las ha ingeniado para cambiar la Ley a su conveniencia y de ese modo poder seguir haciéndolo «legalmente». Ese proceder, cuya calificación me abstengo de comentar aquí, es algo muy habitual en la Administración, y por supuesto siempre va en contra del contribuyente.

El caso es que la Ley 36/2006 que ya está siendo aplicada en algunos casos, les cubre las espaldas.

Ahora bien; ¿qué ocurre realmente cuando se revoca un NIF?

Nosotros siempre hemos tenido claro y defendido que un NIF debe de ser inmediatamente rehabilitado cuando la empresa inicia su actividad, o la reinicia después de un periodo de inactividad.

Según puede consultarse en la propia página de Hacienda, ellos mismo dicen que (textualmente) «La revocación del NIF de una sociedad no tiene por qué ser irreversible. Si desaparecen las circunstancias que motivaron aquélla, se puede rehabilitar el NIF. Para ello, la entidad debe solicitarlo por escrito a la Administración Tributaria y aportar la documentación que acredite fehacientemente que va a realizar una actividad económica lícita y real, que tiene un objeto social verdadero y dónde se desarrolla la gestión y dirección de los negocios, aportando información censal coherente que pueda ser constatada.»

Si esto es así, y evidentemente lo es, me pregunto…

¿Por qué muchos funcionarios de Hacienda cuando se les presenta alguna documentación de una sociedad con NIF revocado reaccionan tan mal e incluso le llegan a decir al contribuyente que la sociedad no les sirve para nada y que la tienen que disolver? ¿Por qué alguno se ha atrevido incluso a incautar el NIF de la sociedad y el 036 presentado por el contribuyente? ¿Por qué no informan debidamente al contribuyente en vez de ponerle trabas y mentirle?

Al margen de esto, los efectos de la revocación y según la información de su web, son:

1.- Publicación de la revocación en el Boletin Oficial del Estado.
2.- Imposibilidad de realizar inscripciones en el registro mercantil.
3.- Imposibilidad de realizar cargos y abonos en cuentas bancarias

Todo ello, se entiende, hasta no haber rehabilitado el NIF.

¿Y cómo rehabilitarlo?

Pues tal y como hemos indicado antes transcribiendo el texto de Hacienda: Justificando el inicio de actividad y la existencia real del domicilio.

¿Mientras tanto se puede utilizar la sociedad?

Perfectamente la sociedad puede utilizarse, porque ¿de qué otro modo podría justificarse el inicio de actividad si no se pudiera iniciar esta? Esta es la mayor y mejor prueba de que la sociedad es operativa aunque tenga el NIF revocado; de otro modo resultaría una burda trampa por parte de Hacienda para inutilizar sociedades inactivas. Pues créanme si les digo que todavía hay funcionarios (algunos incluso máximos responsables de alguna Agencia Tributaria) que no lo tienen claro.

Nuestra experiencia nos dice que una vez pasada la «novedad», Hacienda (salvo excepciones) no pone demasiadas trabas para la rehabilitación. Al principio (hablo del 2005) se negaban incluso a escuchar y para ellos una sociedad con NIF revocado era una sociedad muerta y quien pedía la rehabilitación un delincuente en potencia y defraudador profesional.

Por suerte eso no es lo que está ocurriendo ahora, y si algún funcionario despistado sigue pensando así, basta con decirle que se lea la web de quien le paga la nómina todos los meses y se aplique el cuento.

Ahora, además, también se puede consultar en la web de Hacienda una relación de sociedades con el NIF revocado: AEAT

Pero… ¿Qué ocurre si alguien nos ha comprado una sociedad y ésta tiene el NIF revocado o se lo han revocado con posterioridad?

Tanto en un caso como en otro, nosotros nos ofrecemos a realizar el trámite de solicitud de rehabilitación gratuitamente si se nos autoriza por escrito a ello y se nos facilita documentación suficiente.

En el momento de publicar este artículo, hay aproximadamente 280 sociedades relacionadas en el enlace que antes hemos indicado. Ninguna de ellas es nuestra.

Ramón Cerdá

Este artículo está relacionado con SOCIEDADES URGENTES, a propósito de la REVOCACION DE NIF

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

6 Comentarios.

  1. Isabel Sanchez

    Buenos días otra vez, se me olvidó comentarles que he leído de Vds. la posibilidad de trasladar el domicilio fiscal de una provincia a otra recuperando así el NIF revocado previamente por otra delegación de la AEAT ¿Como hacerlo?

  2. Isabel Sanchez

    Buenos días,como puedo hacer para recuperar el NIF revocado de mi empresa por estar inactiva,toda vez que acudí en su momento a Hacienda presentando y pagando todo los requisitos que me exigieron previamente, para después en fechas más tarde y en otra visita, decirme que ya estaba resuelto y que pasaban el expediente a Dependencia para su publicación en el BOE. Mi reclamación comenzó hace dos años y esta última contestación de hace 80 días ha venido siendo la misma en las reiteradas visitas que he realizado desde entonces,pero mi temor es que vencen los tres meses preceptivos para publicarse y si no es así, temo me hayan mentido,que no se haya arreglado nada y termine archivándose como una sociedad muerta con bienes inmuebles y fondos bancarios que al día de hoy no pueden utilizarse.

  3. Buenos tardes. Yo tuve una sociedad en 1994 más o menos y pocos años después le dijimos a al asesor que la diera de baja porque no teníamos actividad, al parecer no lo hizo. Me fui a vivir fuera y cuando volví comenzé a recibir cartas, consulté con un asesor y me dijo que la sociedad seguía de alta y que no se habían presentado ni siquiera las declaraciones sin actividad. Me aconsejó dejarlo estar y con el tiempo y al no cogerlas nadie, dejaron de enviar cartas. Ahora he recibido una comunicación notificación por incomparecencia. Y me he dado cuenta de que se me ha pasado el plazo de 15 dias naturales. ¿Pasa algo por no haber recogido la notificación? En mi caso, la sociedad no me interesa y realmente está muerta, pero no sé si debo hacer algo al respecto de la notificación que no he recogido o si puede tener consecuencias.

    Muchas gracias.

  4. Estimado Ramón, Me temo que estoy sufriendo la revocación del NIF de una SL y a pesar de haber ido ya dos días a Hacienda no logro dar con un fucionario que lo sepa encauzar.. me remiten a una gestoría pero tampoco he dado con una que sepa de este tema… ayuda?

  5. Buenos días, Ramón,

    Existe, a mi juicio, un problema añadido en los casos de que se quiera disolver la sociedad. Uno de los efectos de la revocación del CIF es la imposibilidad de realizar incripciones en el Registro Mercantil por lo que se deduce que tampoco se podrá inscribir la disolución.

    En tu opinión, ¿cómo se debería proceder si se quiere extinguir una sociedad con el CIF revocado y no se encuentra dentro de los requisitos que contempla la ley para rehabilitar el CIF? ¿No crees que es una gran contradicción el no poder extinguir una sociedad ni hacer los actos propios de una liquidación por tener el CIF revocado por Hacienda?

    Muchas gracias, Ramón y enhorabuena por tu Blog

    • Por supuesto que es una contradicción, como también lo es que se impida la inscripción del administrador cesado, cosa que sí es posible si el cierre registral es por falta de depósito de cuentas. Con lo del NIF revocado Hacienda ha cometido muchas ilegalidades, empezando por el hecho de que empezó a revocarlos cuando no estaban legalmente contempladas las causas de revocación. Otra barbaridad es que en las sociedades anónimas no permiten la renovación del cargo.
      A fecha de hoy todavía hay mucha dificultad a la hora de rehabilitar porque parece que aún no lo tienen del todo claro y cada funcionario aplica criterios distintos.
      La única manera de poder cogerlos en este asunto sería plantear una consulta vinculante indicando la voluntad de disolver pero la imposibilidad de inscribir la disolución. Ahí tendrán que mojarse y según contesten, ustedes podrán hacer. Así jugarán sobre seguro.
      Mi consejo sería presentar esa consulta vinculante y, a la vez, presentar una queja ante el consejo del contribuyente. Recomiendo este libro: http://www.milibroenpapel.com/no-ficcion/236-como-quejarse-a-hacienda.html

Deja un comentario


La Lectura de Ramón