DISOLUCION EMPRESA, ¿qué pasa con el nombre?

#disolucion empresa

El nombre se pierde después de una DISOLUCION EMPRESARIAL

DISOLUCION EMPRESA

Denominación social


Con el asunto de las denominaciones sociales ocurren a veces cosas curiosas. El sistema es muy tiquismiquis y muy a menudo no aprueban denominaciones porque se parecen mínimamente a otras. Otras veces uno se lleva la sorpresa de que le aprueban un nombre casi idéntico a otro preexistente, y algunas denegaciones no parecen tener ningún sentido. Cuando uno lleva mucho tiempo en estas cosas y acumula experiencia en la solicitud de nombres, lo cierto es que le acaba llamando la atención el hecho de que ante una DISOLUCION EMPRESARIAL el nombre quede liberado y disponible para cualquier otra que lo pida.

Personalmente no me parece de sentido común que el nombre quede liberado porque no es otra cosa que un nido de conflictos futuros ante posibles confusiones que existan en bases de datos, o en un mal historial que haya podido desarrollar la anterior sociedad antes de la DISOLUCION EMPRESARIAL.

Es cierto que la nueva empresa dispondrá de un nuevo NIF, aunque ya ahí pueden empezar los problemas porque el hecho de que haya quedado libre la denominación no significa que la hayan dado de baja en las bases de datos de Hacienda (Registro Mercantil y Hacienda son universos completamente distintos), con lo cual, lo más probable es que Hacienda no quiera emitir el nuevo NIF hasta que no haya averiguado lo ocurrido y la den de baja de oficio. Eso puede ser cosa de cinco minutos o se podría eternizar meses, de manera que la nueva sociedad no podría ser inscrita sin previamente haber solucionado la confusión en Hacienda.

Suponiendo que lo del NIF se haya solucionado, lo siguiente que puede ocurrir es que la anterior empresa, aunque esté debidamente disuelta, figure en registros de morosos y puede ser una lucha interminable el intentar quitar la mancha histórica.

Pero ni siquiera hace falta llegar a la DISOLUCION EMPRESARIAL porque esto mismo parece que puede suceder cuando una empresa ha cambiado de nombre, quedando libre la anterior denominación. En definitiva, que con lo puristas que quieren ser con la emisión de denominaciones, estas cosas no deberían de permitirlas; el nombre tendría que morir junto con la empresa.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón