Denuncia falsa y a la cárcel

Cada vez que una denuncia falsa sale a la luz, me pongo a temblar. No por esa que se ha descubierto, por fin, que era una patraña, sino por las cientos, puede que miles, que nunca llegan a demostrarse. Sé que hay quien dirá que esta denuncia falsa, como otras descubiertas, son solo casos aislados y que no demuestran que haya otras muchas, ¿pero qué quieren que les diga? Tal y como está la legislación y visto lo visto, yo me inclino por pensar que sí que son casos aislados, pero no porque no haya otras; son aislados porque es muy difícil desmontar una denuncia falsa cuando, de entrada, se le da completa credibilidad por ser efectuada por una mujer en contra de un hombre. Ese es el factor de la ecuación necesario para que la maquinaria se ponga en marcha de manera inexorable.

Basta una denuncia falsa para acabar en la cárcel (el denunciado)

#Denuncia falsa

Denuncia falsa. Grabada comprando todo lo necesario para su propio secuestro

Si quien denuncia es la mujer, el hombre lo tiene muy difícil. Tenemos otro caso descubierto gracias a la buena labor policial, pero también gracias a que en un comercio chino se conservaban las imágenes de una compra en alta resolución.

Puedo decir el nombre porque es público: Vanesa Gesto García. Pero lo que me pregunto es ¿cuánta denuncia falsa habrá que no se descubre?

Afirmaba la denunciante: «Me raptaron. Me llevaron a la bodega de mi exnovio. Allí, él me desnudó». «Sentí algo caliente abajo. Pensé que era semen. Después me di cuenta de que escocía. Me había echado pegamento en la vagina. Luego me dejaron abandonada. Busqué ayuda».

Lo dijo a la policía, al juez, a los medios de comunicación…

El denunciado, gracias a la denuncia de esta impresentable, se ha pasado ocho meses en prisión preventiva. Valía más la palabra de la denunciante que la del denunciado o de quien le proporcionaba coartada afirmando que a esas horas estaba durmiendo. No importa; nada importa cuando una mujer se inventa una historia de este tipo.

No basta con los ocho meses que ha pasado en la cárcel, además, el denunciado ha sido prejuzgado por los medios, todos lo daban por culpable. ¿Ahora qué?

«El día que le denuncié firmé mi sentencia de muerte», dijo en Telecinco. «Lo primero que me dijo cuando me vio fue: “¿Ves, reina? Ninguna pulsera te va a proteger a ti o a tu hijo”».

La prueba definitiva ha sido una grabación del comercio chino en la que aparecía la denunciante comprando todo lo necesario para su secuestro (medias negras para taparse los ojos, cinta adhesiva, cuchillas para autolesionarse, y pegamento).

El exnovio tenía una orden de alejamiento anterior (cada cual que imagine los motivos). Llevaba una pulsera y ella tenía un dispositivo que la avisaba de que él se acercaba. Dijo que ese día no lo usó porque solo había ido a pasear al perro.

Evidentemente hay otras denuncias anteriores. ¿Alguien duda de que también eran falsas?

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

20 Comentarios.

  1. RAMÓN HAY UNA EMPRESA EN SANTIAGO DE COMPOSTELA QUE ME HIZO UN TRABAJO POR VALOR DE 23000 EUROS CONCRETAMENTE UNA COCINA Y TRES BAÑOS AL PAGARLE Y EXIGIR FACTURA SE NEGO YA QUE EL NO PAGA IVA SEGUN ME RESPONDIO INDAGANDO CON OTRAS PERSONAS QUE ESTE SEÑOR LE HIZO MUEBLES LA CONTESTACION ES LA MISMA LA EMPRESA ES GAMISAN EN SANTIAGO DE COMPOSTELA EN CALLE ROMAÑO Nº 3 YA DENUNCIE PERO NO HAN HECHO CASO Y YO SIGO SIN FACTURA

  2. Desgraciadamente, el TC ha dicho que es constitucional que haya un Derecho Penal diferente al “general” para hombres si el denunciado por maltrato a una mujer es un hombre… No creo exagerar: la excepcionalidad penal consiste en la negación del principio de presunción de inocencia: el delito se presume cometido solo por la mera denuncia: la acusadora no ha de pechar con la “carga de la prueba”… ¡es el acusado quien queda obligado a demostrar su inocencia!

    Y si me equivoco, no dejen de advertírmelo, pues me parece desaforado que exista un Derecho Penal por razón de la persona (o “Derecho penal de autor”) que venza al “Derecho Penal por razón de los hechos” (el que castiga el delito… cometido).

  3. Sé que es muy fácil esto de ver los toros desde la barrera pero puedo entender que en algunos casos convenga tomar medidas cautelares hasta verificar la veracidad de la denuncia.
    De no hacerlo así, para cuando la víctima esté de cuerpo presente ya no será tiempo sino de lamentarse. Pero en este supuesto las medidas cautelares han de ser proporcionadas y, por supuesto, todo lo breves que permita la investigación del caso. No se trata de meter a un señor en prisión preventiva y pasados meses ¡o años! ya se verá.

    En el otro lado también deberíamos distinguir cuando unos hechos no se han podido demostrar, lo cual no implica que sean inciertos; a cuando tales hechos son una invención que tiene como único fin hacer daño a otra persona. Ya sea por miedo, por venganza o por lo que sea.

    ¡Ojo! Que tal vez la persona objeto de dicha denuncia falsa no tiene por qué ser precisamente un ángel benefactor. Pero aún en ese caso, y aunque muchos pensemos internamente que se lo merece, no se puede permitir ese uso torticero de la justicia. De la cárcel, es preferible que haya culpables fuera que inocentes dentro.

    Por tanto quién denuncia falsamente a sabiendas debe recibir su castigo a menos que queramos vivir en un estado peor que policial.

  4. Copio y pego un artículo, para ver los enlaces (hay muchos), y en definitiva para ver bien el artículo se puede ir a:
    http://www.albertonoguera.com/2016/10/loctite-en-el-coo.html

    26 de octubre de 2016
    Hace una semana saltó la terrible noticia de un nuevo caso de Violencia Machista: “Denunciado un maltratador después de secuestrar y echar pegamento en la vagina a su expareja”. Es decir, que el denunciado ya era maltratador de antes y ya se daba por sentado que había secuestrado a su ex pareja y le había echado pegamento en la vagina. Dentro del artículo se dice:

    Allí, según relata la letrada, la víctima tuvo que soportar golpes en todo su cuerpo mientras estaba maniatada y con los ojos vendados por una media. Pero además, la mujer tiene quemaduras en la vagina, según el parte médico, debido a la aplicación de un pegamento agresivo.
    Después de soportar estas aberraciones, le advirtieron que ‘la iban a llevar a las vías del tren para matarla’. No sabe por qué no fue así: la abandonaron al lado de una casa en el barrio de la Estación de Bembibre, desnuda.

    Y acaba el artículo recordando: “El teléfono de asistencia a las mujeres maltratadas es el 016”.

    Claro, esto desató toda una ola de indignación ciudadana. Por ejemplo, en el Menéame aparecía este comentario como destacado:

    Lo que me da asco, es que en noticias así, siempre tiene que salir (no en Menéame… aunque lo mismo también sale más tarde, no seré absoluta. Pero me encantaría equivocarme) el típico cuñado “algo habrá hecho ella”, “esto no se puede juzgar así, lo mismo ella era una calientapollas que le había puesto los cuernos mil veces y él se hartó”, “¡los hombres también sufrimos abusos y somos asesinados por nuestras parejas y nadie dice nada! ¡Feminaziiiiis!”.

    Y en cuanto al juez… el infraser éste (porque a hombre, no llega. Mi padre es un hombre, mis amigotes son hombres, y éste no tiene nada en común con ellos, así que no voy a honrarle con el título de hombre) se pasa el año entrando y saliendo de la trena, cada vez que sale persigue a la mujer y le hace alguna, le vuelven a encarcelar, le vuelve a soltar, y vuelve a perseguirla… ¿Se puede saber a qué cxxxxxx juega, por favor? Puedo entender que tengas que soltar a una persona si por ley no tienes ningún motivo sólido para tenerla encerrada, pero estamos hablando de “múltiples detenciones”, y de un algo que se ha pasado el año entrando y saliendo de la prisión como si fuera un hotel barato, ¿a qué santo le sueltas?

    Y hoy, a través del mismo Menéame, encuentro la siguiente noticia: “Detenida la mujer que denunció haber sido víctima de una agresión machista en Bembibre y puesto en libertad el acusado”. Y ahí se dice esto:

    La mujer de Fabero que denunció haber sido secuestrada y maltratada en Bembibre por su expareja ha sido detenida por la Guardia Civil, según ha confirmado la Subdelegación del Gobierno de Castilla y León. El Juzgado encargado del caso investiga a la mujer por los delitos de denuncia falsa y simulación de delito. […] En este sentido, el órgano judicial tiene pruebas de que los elementos utilizados para simular el secuestro fueron comprados por la propia víctima. Además, una persona que ayudó a la mujer a ya habría confesado su participación en los hechos, según ha informado el TSJ de Castilla y León. Por su parte, el fiscal jefe de Ponferrada, Jacinto Fernández Villalvilla, confirmó en declaraciones a Ical que las investigaciones efectuadas hasta ahora han permitido “comprobar fehacientemente que se trataba de un delito simulado”. La Fiscalía confirmó así mismo que la mujer habría ideado el montaje y habría sido auxiliada en su actuación por otra persona.

    Y habiéndose demostrado esta simulación por pura casualidad, como ha sido conocer el lugar en el que la mujer había comprado el pegamento, nos ponemos a pensar en los ocho meses que el tío se ha pasado encarcelado este año y creo que se puede dudar también de la veracidad de las denuncias anteriores.

    La primera noticia se publicó en la SER y de ella se hicieron eco infinidad de medios. Ahora, la segunda noticia hay que encontrarla en el pequeño periódico comarcal El Bierzo Digital.

    Por cierto que la individua que va acumulando indulto tras indulto, mientras reitera su intención de seguir delinquiendo, también ha sido acusada por fabricar y simular delitos, cuando un día se escondió en un bar a sabiendas de que su ex marido, teniendo una orden de alejamiento, iba a pasar por allí, y luego llamó por teléfono para denunciar el quebrantamiento.

    Hay 150.000 denuncias al año, con detención cada una, y salen condenados algo más de 30.000. De esos 30.000, el 52% fue condenado con la palabra de la mujer como única prueba de cargo (informe del CGPJ). Y esto, no es que a nadie le importe una mierda, sino que el mero hecho de enunciarlo significa el final de la carrera política de cualquiera.

    No hay teléfono de asistencia a hombres falsamente denunciados (no, al menos, pagado con dinero público), de manera que dejo aquí un enlace a Las brujas de Zugarramurdi.

    • Así de claro. ¿Quieres otra? El otro día «dejó de seguirme» en este blog una abogada después de difundir uno de mis artículos en su Facebook y ponerme verde, porque decía que ya hacía algún tiempo que se me estaba viendo la tendencia machista. Imagínate si llega a leer este artículo. Así son las cosas, cuando uno habla de denuncias falsas es un machista retrógrado. Este tipo de cosas son innombrables; hay un cierto sector de la población que no quiere que se hable de ello.

  5. Aparece una señora con múltiples lesiones en una comisaría denunciando la agresión por parte de su ex marido tres horas antes. El policía se dio cuenta al minuto de que estaba mintiendo, pero tuvo la habilidad para completar toda la denuncia con todo lujo de detalles y la firma de la misma. Luego procedió a abrir diligencias por denuncia falsa. El ex marido estaba detenido en la misma comisaría desde hacía siete y ocho horas por una alcoholemia. La realidad supera a la ficción.

  6. lo más curioso del caso que el impresentable y suciolisto de Lopez Aguilar fue el ministro que dió más cancha a la mujer, su ex-mujer lo denunció pero a éste HIJO DE LA G. P. no lo metieron en la cárcel ni un día y salió de rositas en un periquete, éso es lo lamentable qu el que aumentó las denuncias falsas fuese denunciado y saliese de rositas en un periquete, conozco un caso de un amigo mío divorciado desde hace mas de 13 años que le está haciendo la vida imposible su ex- mujer, creo que algún día cometerá alguna locura, y en vez de estar preocupado que poder comer y donde poder dormir, ése problema lo solucione pronto.

  7. Lopez Aguilar, el paridor de esta bazofia de Ley, estuvo a punto de caer en su propia red, y habría sido justicia poética. Aunque en su caso la acusación fue policial, basada en testigos ajenos (vecinos), no de su ex-mujer.

    Se libró de la cárcel y después de la acusación por estar aforado y ser el TS el que le investigó. Otra injusticia, el aforamiento de los políticos. Somos el país del mundo con más políticos aforados.

  8. Mientras haya políticos idiotas que no deroguen leyes injustas tendremos este estado de desderecho.

  9. Conozco otro caso muy cercano; la novia le sacaba dinero del cajero y la descubrió, ella muy lista fue rápido a la policía le denunció por malos tratos y fue detenido. Se libró de ir a la cárcel por lo burda de la denuncia.
    Pero ella se fue de rositas, porque él no quiso joderla la vida.
    Estas cosas hay que pararlas. No todos los hombres son maltratadores ni todas las mujeres son víctimas

Deja un comentario


La Lectura de Ramón