Cuando las normativas afectan negativamente a la economía

Hay muchas cosas que no se entienden. Movimientos en las normas y leyes que, directamente, acaban perjudicando a un sector, sin que parezca que sirvan para beneficiar otros intereses, aunque seguro que debe de haber algún interés, porque de otro modo no se explicaría; eso al menos es lo que ocurre cuando las normativas afectan negativamente a la economía.

Cuando las normativas afectan negativamente a la economía, deberíamos preguntarnos a quién benefician

#Cuando las normativas afectan negativamente a la economía

Cuando las normativas afectan negativamente a la economía. La Administración no parece actuar nunca con lógica.

En un mundo globalizado como el actual, es normal que se exporten todo tipo de productos de un país a otro, pero esto, a menudo provoca distorsiones económicas. Es lo que ocurre cuando aquí entran, por poner un ejemplo cualquiera, frutas y hortalizas de Marruecos a un precio por debajo del coste de producción de las nuestras. Es en esos casos cuando se hunde la economía del sector agrícola. Este tipo de cosas siempre se han controlado (más o menos efectivamente) con los aranceles. Cuando un producto llega a frontera más barato de lo que se puede conseguir en el país, los productos se veían obligados a pagar un arancel que desincentivaba la entrada del producto o, al menos, lo ponía en línea con la competencia del propio. El problema de esos aranceles es que no tenían por qué ser justos y podían perjudicar más a unos países que a otros, pero la teoría era buena. Con la desaparición de muchas de estas medidas, hay cosas que, simplemente ocurren y el mercado no siempre puede adaptarse correctamente. Nos deberíamos preguntar por qué somos menos competitivos y por qué nos encontramos con la paradoja de que podemos comprar cosas que vienen de lejos mucho más baratas (a pesar del coste añadido del porte) que las que se producen aquí. También nos deberíamos preguntar por qué a muchas empresas les conviene fabricar fuera de España con el consiguiente perjuicio para el mercado laboral interno.

Pero con aranceles o sin ellos, sigue habiendo limitaciones y normas que, cuando cambian, pueden hacer temblar a un sector. El otro día me llamó la atención un artículo sobre la exportación de quesos artesanos. El artículo decía que lo lógico era que España facilitara las cosas para poder exportar (otra cosa es que los países de destino pongan trabas si el producto puede perjudicar su economía interior). Y seguía diciendo que con la sobreproducción de leche, se tendrían que potenciar las exportaciones de los derivados lácteos con gran valor añadido, como los quesos artesanos. Eso mismo es lo que están haciendo en la actualidad mercados como Italia, Francia, Holanda o Inglaterra.

En cambio, y contra toda lógica económica, la Administración española (muy particular), en lugar de proteger estas exportaciones, toma decisiones que prácticamente acaban con ellas. De hecho, en julio entrará en vigor el Real Decreto 993/2014 de Certificación Veterinaria Oficial para la Exportación con destino a países distintos a la UE (entraba en vigor inicialmente el 1 de marzo pero han aplazado la medida).

Según denuncia el sector, la aplicación de esta normativa expulsa del circuito exportador a las microempresas artesanas. Unas empresas que en los últimos años habían tenido un crecimiento de un 330% sin haber recibido ningún apoyo oficial.

El Real Decreto crea un nuevo gasto totalmente inútil que algunos han venido en llamar arancel en origen y otros impuesto revolucionario. Una carga burocrática más, costosa e inútil. Las empresas agroalimentarias deberán pasar un nuevo procedimiento interno que, en la práctica, ya se está realizando por mandato europeo. ¿Duplicidad de costes? ¿Para qué? Un incremento del coste del producto que puede alcanzar el 9%. En la aplicación de la norma no se ha tenido en cuenta la diferencia entre macroindustria y microindustria, y lo cierto es que las industrias artesanas no tienen capacidad para absorber un coste tan elevado en comparación con su reducida producción.

Pero así funciona todo, cuando la Administración se pone en medio de algo, la cosa siempre acaba mal.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

8 Comentarios.

  1. Vosotros haced las leyes, que yo haré los reglamentos. Esto lo decía el Conde de Romanones hace un siglo. No hemos cambiado mucho.
    Merece ser esclavo de las leyes el pueblo que consiente se dicten sin que él intervenga en ellas. Esto lo dijo Arturo Pérez-Reverte hace un par de años.

    A la vista de ambas frases, se puede afirmar que existe una parcela de poder que escapa a todo control parlamentario y por tanto democrático.

    No tengo muy claro si hay tecnócratas moviendo los hilos (sería lo menos malo) o son los políticos los que, tratándose de temas que nunca jamás irán en un programa electoral, están como en una realidad paralela donde no tienen que dar cuentas ni explicaciones a nadie.

    Cualquier día podrían regular cuantas macetas podemos tener en la terraza y nos preguntaríamos que diferencia hay entre votar A o votar B si en realidad los partidos no se ocupan de esas cosas.

  2. Juan Zapatoclon

    Es lógico que el gobierno del PP dicte una normativa que deja fuera a las microempresas, El PP es el partido creado y puesto al servicio de las grandes empresas, que está cambiando el modelo económico para que los grandes sean cada vez más grandes y los pequeños sean expulsados de la economía.

  3. Compre un kiosco de prensa hace 5 años y ahora lo he vendido el año pasado. Debo pagar algo este año por esa venta ? Renta, plusvalia, etc ?

    • El IRPF no es precisamente mi especialidad, pero entiendo que deberá declarar la venta y pagará o no en función de la plusvalía obtenida. No obstante veo que me escribe desde Argentina. Supongo que el tratamiento será similar.

  4. D. Ramón no seamos ingenuos, cuando la administración hace algo, a sabiendas de que perjudica, todo tendrá su lógica alguien habrá que se las estará llevando crudas pagado por algún exportador de fuera, aquí si no hay mordidas no hay nada que hacer, a éstos el país les da exactamente lo mismo que vaya bien o mal, éstos solo miran por el color del dinero y que les quede para unas cuantas generaciones, no hay más explicación que ésa creo yo.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón