Confidentes para los inspectores de Hacienda

#confidentes

Los inspectores de Hacienda piden poder pagar a los confidentes hasta un 30%

Confidentes

para facilitar la labor de los inspectores de Hacienda


Si prospera la solicitud de los inspectores de Hacienda para que les concedan la posibilidad de actuar de incógnito y utilizar confidentes en su labor diaria, puede que sirva para que algún que otro asesor se gane la vida a cambio de unas golosas comisiones que pueden rondar entre el 20% y el 30% de lo que produzcan las inspecciones basadas en los chivatazos de estos confidentes.

Solo pensar en esa solicitud de los inspectores de Hacienda, me dan náuseas. Son ya muchas las acciones de nuestro gobierno que apuntan hacia la cultura del chivatazo, y eso, se quiera admitir o no, resulta denigrante para nuestra sociedad y es un paso atrás en nuestra evolución como ciudadanos. No se pueden establecer unos sólidos pilares de funcionamiento basándose en el chivatazo contínuo, principalmente porque el chivato, no tiene por qué ser una persona íntegra, más bien casi siempre ocurre al contrario.

Gestionar nuestros impuestos, y nuestra política, e incluso nuestra convivencia en el hecho de espiarnos unos a otros y motivar las denuncias de este tipo, es denigrante y, aunque ya lo he dicho en más de una ocasión, lo repito, personalmente sentiría vergüenza de pertenecer a un colectivo como el de los inspectores de Hacienda a los que se les calcula la productividad en función de las sanciones que acumulan, lo cual es otro absurdo y otro malfuncionamiento de nuestras administraciones públicas que genera muchas injusticias y muchas actuaciones fuera de tono.

Ha sido José María Peláez, portavoz de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado que ha reclamado al Gobierno poder actuar de incognito para investigar el fraude fiscal, quien ha pedido que los confidentes de bancos o bufetes cobren entre un 20% y 30% del importe al que asciendan las sanciones.

O sea que si yo, en el ejercicio de mi actividad profesional denuncio a un CLIENTE que ha confiado en mí, y gracias a mi denuncia, este cliente es sancionado, podré percibir hasta un 30% de esa sanción… ¿En qué quieren que me convierta? ¿Qué es lo que me está proponiendo esta gente?

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

8 Comentarios.

  1. PRESENTACION DENUNCIA ante Hacienda | El Blog de Ramon - pingback on 8 agosto, 2013 @8:00
  2. Lo preocupante es que una institución del Estado públicamente recopense las delaciones. En el caso de crímenes corrientes creo que todos lo entendemos, siempre que se respeten ciertos derechos. Pero un asesor basa todo en la confianza de un cliente. Y desde luego, si un abogado traiciona la confianza en caso de asesoramiento o de juicio puede ir a la carcel.

    Personalmente, creo que es mejor para los ricos que esto ocurra (la delación). Los contribuyentes normales usarán a su asesor nacional, que no sólo podrán delatar, sino que (no lo olvides, si la cantidad es alta) está obligado a hacerlo. Esto se ve más en Estados Unidos. Y si no delatan, no importa, porque como el Estado tiene pinchados muchos telefonos de asesores, pues eso que se ahorran.

    Volviendo a los ricos. Estos se pueden permitir contratar a asesores residentes en el extranjero, que no tienen esas obligaciones de delatar a clientes.

  3. Y yo me pregunto….. ¿Se tendrán que declarar esas Comisiones “Extraordinárias” en el Impreso de RENTA? y Bajo qué Concepto? Prémios Otorgados por la Administración Tributária EXENTOS DE COTIZACIÓN por “Presunta Colaboración” ? Cada vez vamos a peor, esto es ya “increible” pero “Terriblemente Real” …. Y lo que nos faltará todavía por ver que queda por venir…..

  4. Con el debido respeto, no hay un solo día que hagas una aportación positiva. Tampoco desaprovechas ninguna ocasión para “zurrar” al Gobierno actual. Es decepcionante.
    Al comenzar a leer tu escrito de hoy, he comparado sin pretenderlo, la acción que proponen los inspectores con la libertad de información, publicación y opinión -como la que tu disfrutas “chivándote” de todo lo que no te gusta o compartes- y con el noble ejercicio de la asesoria empresarial ademas de con el principio de responsabilidad cívica. Como resultado no veo nada malo en ayudar a que asesores sin escrúpulos dejen de tener impunidad ayudando a clientes a defraudar a las arcas publicas -que son aquellas que por, entre otras razones están vacías conduciendo a desagradables recortes- y en un ejercicio cívico un ciudadano pueda denunciar una actitud perjudicial para todos y sea premiado por ello -preferiria que se hiciera de manera altruista, que duda cabe- y en el mismo modo que cualquier periodista o blogero lo hace por subsistir y pervivir, pudiese -sin que se le tache de chivato- denunciar dicha actitud.
    Cualquiera, y lo entendemos como un derecho fundamental, puede poner a caer de un burro un marca comercial, un comportamiento de un personaje público o desprestigiar a su vecino siempre que anteponga un claro “sin animus injuriandi”. Y el resultado es unicamente personal, intimo o estratégico. Jummmmmmmmmm!

    • Respeto la opinión y no la censuro. Solo hay una cosa que me llama la atención:

      “no hay un solo día que hagas una aportación positiva” “es decepcionante”

      Eso quiere decir que me lee con cierta constancia. Si le resulto decepcionante me pregunto por qué me lee. Es simple curiosidad, ni lo critico por leerme, ni me molesta que haga sus aportaciones a través de comentarios que puedan estar o no de acuerdo con lo que yo expongo.

      De todos modos, aunque suelo ser bastante crítico en muchas cuestiones, no siempre es así.

      Saludos

      Ramón Cerdá

  5. Apreciado Ramón:

    Comparto con vd. la preocupación de que estos falsos neoliberalistas nos impongan la cultura de la delación. Liberalismo real sí es considerar al Estado como a un vecino cualquiera! Y, así, allá cada cual con sus deudas…siempre que no lleguen al delito, claro! (Conste que no soy de esa opinión: ningún hombre es una isla, ni un Estado, aunque Mas quisiera).
    Lo preocupante no es que haya de ser delito (pues o no habrá condena o se dará indulto) sino lo que ahora importa es si es o no es “pecado”: si cuento con bula puedo chorizar cuanto quiera. Y exigir respeto!

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón