Compra de votos de manera legal

La compra de votos es una manipulación política tradicional, algo que ha ocurrido siempre y seguirá ocurriendo. Unas veces se hace de manera completamente ilegal, pero es más fácil y eficaz hacerlo legalmente, para lo cual, basta con manipular al electorado, cosa que ocurre de muchas maneras pero básicamente de dos:

Compra de votos, procedimientos básicos

#compra de votos

Que la compra de votos se haga de manera legal no cambia su nombre

1.- Por medio de promesas electorales que nadie tiene previsto cumplir. Las campañas se limitan a hablar de aquello que el potencial votante quiere escuchar. El que escucha lo que quiere escuchar tiene tendencia a creérselo, por muchas veces que haya sido engañado anteriormente. Las personas somos así, puede que sea un fallo genético o un error de programación del Creador, pero cuando a uno le dicen lo que quiere oír, se pierde el sentido crítico… y se lo cree. Evidentemente esto es lo que hacen los políticos de cualquier partido y lo que hizo Rajoy para ganar las pasadas elecciones generales. Si era cierto que pensaba cumplir todo lo que prometió es porque era un iluso de tres pares de c…, pero lo más probable es que tuviera claro que gran parte de sus promesas quedarían en el tintero, ¿pero qué importa eso si se consigue ganar unas elecciones? A eso yo lo llamo compra de votos con promesas.

2.- La segunda opción solo está en manos del que Gobierna y se enfrenta a unas nuevas elecciones. Si lo analizamos veremos que el que está en el Gobierno tiene ciertas ventajas a la hora de manipular y proceder a la descarada compra de votos. Claro que en contrapartida, si lo ha hecho fatal en los cuatro años anteriores, eso pesará en su contra y las promesas (mentiras) de los otros, aumentarán de valor de cara al electorado. Será mucho más fácil creerse las falacias de los demás porque nos dicen lo que queremos escuchar. Así y todo, no hay que menospreciar el poder del Gobierno para la compra de votos gracias a lo que solo el Gobierno puede hacer: legislar o tomar decisiones de última hora a poco tiempo de las elecciones para cambiar su imagen o para condicionar a amplios sectores del electorado. Lógicamente no se trata de medidas dirigidas a sectores pequeños, para que la compra de votos sea rentable hay que dirigirse a masas críticas relativamente grandes como pueden ser los pensionistas o los funcionarios. ¿Acaso no es lo que han hecho ahora subiendo un 1% los sueldos de los funcionarios y devolviendo parte de lo que les quitaron hace unos años? Esta segunda opción es la compra de votos con dinero. eso sí, dinero de todos.

Tengo claro que a eso se le puede llamar de muchas maneras: manipulación mediática, compra de votos, compra de conciencias… pero da igual, el Gobierno no está buscando justicia con los funcionarios, Rajoy no es Robin Hood, lo que busca es una descarada compra de votos, y no solo de los funcionarios en activo, sino de aquellos que optan a ser funcionarios; de ahí que hayan aumentado el índice de reposición con una menor amortización de vacantes. Si aumenta las posibilidades de que cierta gente sea contratada como funcionaria… ¿por qué no votar a estos?

Por supuesto, eso sí, todo de la manera más legal posible.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

7 Comentarios.

  1. compran votos con nuestro dinero y de una manera bastante patética pero la gente les sigue votando

  2. Los políticos son unos grandes manipuladores de las masas, especialmente si en ellas domina la incultura y la falta de formación en lo tocante a cómo se mueven los hilos de la política.

    Y lo peor es que antes se tienen en cuenta los intereses de los partidos que los de los votantes/contribuyentes a la hora de redactar o votar tal o cual ley, pues si ésta no les va a traer votos o beneficios, pasan de elaborarla.

    Por si fuera poco, establecen unas férreas normas de disciplina interna de partido, y si alguno de sus miembros, elegido en votación de elecciones libres, se sale de sus normas, es expulsado y su puesto cubierto por alguno más afín a sus intereses.

    ¿Es ésto una democracia o una «partitocracia bipartidista»? Tengo mis dudas…

  3. La gran estafa es la falsa democracia que padecemos. Y no es un problema nacional, es global. Los políticos no son más que títeres manejados por unos titiriteros ocultos tras el escenario, que son los grandes megagrupos de empresas multinacionales. Y a los que manipulan éstas, les da exactamente igual qué políticos ganen o pierdan las elecciones, porque saben muy bien que a lo que se van a dedicar es a legislar única y exclusivamente a favor de sus lobbies. A cambio, pues ya sabemos, los títeres cobran su sueldo y su comisión, o sea, los euros que sean de vellón más lo que afanaren, y más los réditos que les dan y les darán de por vida los favores hechos a sus amiguetes y contactos. El más honesto de los títeres sabe que el funcionamiento es así, y no hace NADA por evitarlo ni denunciarlo. Y si no lo sabe, mucho peor, porque entonces es lo suficientemente ignorante y necio como para no pintar nada ahí representando a nadie.

    • A partir del próximo día 7 publico una serie de cinco artículos sobre los Bancos, porque al igual que usted dice que las multinacionales controlan a los políticos, los bancos hacen otro tanto un escalón más arriba 😉

      • Absolutamente de acuerdo. Los he metido en el mismo saco porque al final los bancos son accionistas de las multinacionales y éstas a su vez accionistas de los bancos. Vamos, que ambos son los amos y señores del gran capital y se lo van circulando con idas y vueltas a su antojo y aspirando a su paso hasta la calderilla de los bolsillos de los currantes.

  4. Impecable..como siempre

Deja un comentario


La Lectura de Ramón