Cómo nos roban los bancos

#bancos

Los bancos y las administraciones públicas cada vez son más descarados con sus robos.

Bancos y Administraciones públicas

al asalto


Dicen, y creo que es una afirmación científica aunque yo nunca lo he probado, que si cogemos una rana y la ponemos en un cazo de agua fria que luego vamos calentando poco a poco, la rana acabará cocida sin que en ningún momento haya hecho nada para huir, cuando le hubiera sido muy fácil hacerlo. ¿Por qué ocurre eso?, sencillamente porque la rana no tiene un sistema de alerta que le advierta de la subida peligrosa de temperatura, pero también por el hecho de que la temperatura va subiendo progresivamente, poco a poco. Con lo que nos están haciendo los bancos y las administraciones públicas ocurre algo parecido, nosotros somos las ranas del experimento a las que, previamente y durante muchos años, han ido desactivando el sistema de alerta, y el agua calentada progresivamente son los impuestos, sanciones, preferentes, acciones que caen en picado, burbuja inmobiliaria, hipotecas sangrantes, aumento de la edad de jubilación, amenazas de corralito, prohibición de pagar en efectivo, reducción de velocidad en  carreteras, radares incluso desde el aire, que demos positivo en alcoholemia con apenas una cerveza en el cuerpo… ¿sigo? Creo que no es necesario, está claro que nos están calentando el agua y no nos enteramos, o no queremos enterarnos. Parece que es más cómodo morir cocidos que esforzarnos por salir de la olla.

Bancos y Administraciones públicas

En artículos anteriores ya he hablado del impuesto sobre depósitos y sobre lo ocurrido en Chipre; también he hablado del robo de las preferentes y de otras muchas cosas relacionadas con los impuestos (cada vez más injustos) y los bancos. No me reiteraré en exceso, solo quiero que recapacitemos con las otras maneras que tienen Hacienda y los bancos de robarnos poco a poco nuestros ahorros, y de cómo lo hacen impunemente burlándose de nuestro esfuerzo.

Aún recuerdo la cultura del ahorro, y no hace tanto tiempo de ello, cuando llevar el dinero a los bancos era un objetivo de cualquier ciudadano decente. Hace algo más de treinta años, cuando yo trabajaba en banca, sí, yo también he tenido un pasado relacionado con los bancos; lo que primaba era ahorrar, estaba incentivado e incluso los jubilados podían vivir de rentas al cobrar un 14% de intereses en sus depósitos a plazo de un año. Sí, hasta un 14% se pagaba por entonces, y las retenciones y los impuestos no eran ni mucho menos los de ahora. Una persona que hubiera ahorrado durante sus años de cotización se retiraba a una edad razonable, tenía una pensión más digna que las actuales en comparación, y los intereses de sus plazos fijos les permitían vivir holgadamente. Ahora uno se pregunta para qué tiene que ahorrar, y eso en el mejor de los casos en que nos quede algo para hacerlo, cosa cada vez menos probable.

Ahora, y desde hace mucho tiempo, con independencia de lo que pueda pasar con asuntos similares a los de Chipre, cada vez nos sangran más en nuestros depósitos bancarios; recordemos algunas cosillas:

Hacienda y su IRPF

De entrada, Hacienda ya nos quita entre un 21% y un 27% del montante total de los intereses que podamos lograr cobrar del banco. Intereses que ya digo que son más escasos cada vez.

Rentabilidad cayendo en picado

Si ya estaba la cosa mal, peor nos la han puesto con la última sacrointervención del Banco de España del pasado mes de enero. Si ya eran escasos los rendimientos del 4%, ¿que decir del actual 1,25% en cuentas de ahorro o del 1,75% para los depósitos bancarios a 12 meses? Con estos niveles de intereses, no es que el ahorrador no pueda vivir de renta, sino que su dinero, directamente vale menos cada día que pasa porque no se cubre ni la inflación que, en la actualidad, está cerca del 3%.

Pagando rescates con dinero público

¿Acaso el dinero que se ha utilizado para rescatar los bancos no es nuestro dinero? ¿No lo hemos pagado previamente por medio de impuestos?

Preferentes y otros latrocinios

Cada vez tengo más claro que lo de las preferentes y lo de las cotizaciones de los nuevos bancos han sido algo premeditado para sanear los bancos a costa de nuestra economía; una especie de rescate sumergido.

Comisiones

Ahora los bancos cobran por todo, incluso por ingresar en la cuenta. Si sumamos todas las comisiones que pagamos durante todo un año nos daremos cuenta de la barbaridad que pueden recaudar los bancos por toda la variedad de conceptos aplicables.

Amenazas latentes

Añadamos a todo lo anterior la amenaza de que en cualquier momento nos incauten parte de los ahorros o nos impidan sacarlo de los bancos. ¿En qué situación nos encontramos?

Ramón Cerdá
Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

3 Comentarios.

  1. Realmente, estoy ok con lo que propone Ana,guardar nuestro dinero en casa…porque es “nuestro”, ya que si lo metemos al banco…”juegan” con el y nos lo pueden” robar” en cualquier momento…o no??

  2. Es vergonzoso que los bancos te paguen unos intereses irrisorios por lo que tienes en plazo fijo, o incluso nada por lo que tienes en cuenta corriente o de ahorro a la vista, cuando ellos están jugando con el dinero que les ingresas. En cambio te cobran comisión por cualquier cosa.

    Cuando se lo echas en cara, te suelen incluso decir que son normas del Banco de España ¿Es cierto? Porque si esa entidad es parte de Hacienda…Ya sabemos quién da las órdenes para exprimir al usuario de banca.

    Al final, guardaremos el dinero en casa, como hacían nuestros abuelos, debajo del colchón.

  3. muy buen post, la gente solo piensa en corralito y no se da cuenta que hay un saqueo escandaloso en marcha en todos los frentes.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón