Cita previa de Hacienda y la atención telefónica

La «atención» telefónica de la Agencia Tributaria siempre ha sido un completo desastre. Resulta de lo más habitual estar llamando reiteradamente y que nadie atienda el teléfono, y cuando esto sucede, es fácil que acabemos desesperados mientras se supone que nos están pasando con el departamento correspondiente. Esto aún se entiende más cuando, estando en la propia Agencia, uno es testigo de que a menudo los teléfonos suenan y suenan… y nadie los atiende. Pero desde que han puesto en marcha lo de la cita previa de Hacienda, la poca atención telefónica que daban ha desaparecido del todo.

La cita previa de Hacienda acaba con la poca atención telefónica que había

#Cita previa de Hacienda

Cita previa de Hacienda y el fin de la atención telefónica

Caso concreto que nadie me ha tenido que contar: Llevamos diez días (¡DIEZ!), intentando ponernos en contacto telefónico con la Agencia Tributaria de Elche para hacer una consulta sobre el estado de una rehabilitación de NIF, porque, además de no contestar a la solicitud telemática, tampoco nos han contestado a la petición de información sobre el estado del expediente.

Diez días después (llamando una docena de veces al día como mínimo) sin haber podido contactar, llamamos a la Agencia Tributaria de Alicante para ver si el teléfono de Elche que figura en la web está mal. Casualmente nos cogen el teléfono en uno de los primeros intentos (luego nos enteramos que ha sido casualidad) pero nos dicen que no hay atención de consultas, y que «es normal» que en Elche no nos hayan cogido el teléfono, porque desde que han puesto en marcha la cita previa de Hacienda, solo hay una persona cogiendo el teléfono en cada Agencia Tributaria y, palabras textuales: apenas atienden una de cada cien llamadas.

¿Es tolerable esta actitud? Ni siquiera dicen nada de eso en su web, donde siguen figurando los teléfonos de siempre, como si estuvieran dando asistencia telefónica. Ninguna advertencia de que no atienden y de que es una pérdida de tiempo llamar.

Han desmantelado el servicio, obligan a hacer la mayoría de las gestiones por internet y, para presentarse en sus oficinas, primero hay que tener cita previa.

De lo más lamentable.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

19 Comentarios.

  1. La cita previa de cada delegación de hacienda la gestiona y controla el delegado o administrador, ellos son los responsables de que haya citas y cuantas por hora y para que servicios.
    Es impresentable que para un certificado, etiquetas o nif haya que pedir cita, y lo envien por correo a los 10 dias, cuando los funcionarios solo tienen que poner el nif, pinchar en el intro y enviarlo a la impresora.
    ¿Y pedir cita para información? Vamos que hay unos lumbreras en la AEAT.
    ¡De ser un referente en la administración publica a ser el referente en el vuelva usted mañana!
    Eso si, con nuestro dinero se pagan sus buenas productividades, tal como denuncian sus propios sindicatos y algunos medios de comunicación.

    • Por ponerle un ejemplo: Si yo como colaborador social pido cita para tramitar nueve huellas digitales de la FNMT (nueve es el máximo que me dejan pedir de una vez), en la cita, que suele ser para primera hora de la mañana (9 o 9:30), me dicen que me reservan media hora para cada una. Hablamos por lo tanto de cuatro horas y media de servicio al contribuyente que computa como productividad. En realidad están conmigo menos de veinte minutos en total (sobran más de cuatro horas). Multipliquemos eso por las citas que dan y nos encontraremos con una absoluta desproporción que luego nos venderán como que la Administración está en unos niveles de eficacia superiores a los de la NASA.

  2. Buenas noches,hace un par de dias estuve en la delegacion de hacienda que me correspondia en Madrid, como me fue totalmente imposible obtener una CITA PREVIA…me persone alli, pregunte en informacion para que me dirigiesen al dpto.correspondiente y me dijo, que no podian atenderme sin haber pedido una cita previa (me hablo con tono bastante subidito y eso que era informacion??), directamente entre e intente sacar el correspondiente “papelito” para acercarme a la “mesita del funcionario de turno” e intentar de alguna manera…que me ATENDIESE!! y ALABADO SEA?? casi se levanta la srta.(por llamarla de algun modo, pues parecia que estaba poseida por el maligno y no es broma), y me dice que como tenia la verguenza de ir sin una cita previa,etc…
    me trato peor que a Jack el destripador!!!

    Me parece, que algun dia si tratan al publico tan “inhumanamente”( y luego hablan de los talibanes!) un dia van a encontrarse con lo que estan sembrando!!
    Un cordial saludo y enhorabuena Ramon por su BLOG;)

    • Todos los que como usted (que son muchos, créame) presenten quejas por escrito, quizás, y digo solo quizás, puede que el asunto mejore un poco. Les molesta mucho recibir quejas y las tienen que contestar. Además, les afecta a sus índices de «productividad».

  3. Pues de RentaWeb 2015 ni hablamos. Eso traerá cola…

    • Hoy ya están anunciando que están los servidores colapsados por el inicio de la campaña de renta, y eso nos colapsa también a los demás porque no se pueden presentar ni 036 🙁 Y tampoco se pueden hacer manualmente porque ya no los admiten…

  4. José Antonio Gracia Percebal.

    En en la oficina de Calatayud casi nunca entra nadie, peeeeero desde hace tiempo no puedes hacer nada sin pedir cita y luego pasar por la máquina para sacar el papelito. Esto es España y lo demás son tonterías.

    • Sí, no importa el trabajo que tengan (o que no tengan). Si vas sin cita y no tienen nada que hacer… te vuelves a casita, pides la cita y vuelves mañana. Y dicen que es para dar un mejor servicio.

      • Parafraseando a Larra: es un “Vuelva Ud. mañana” programado.

        Así pueden programar, sus cafés, bocadillos, o compra en el súper con más tranquilidad. Antes cuando había colas, (en Madrid no es como en Calatayud, de donde por cierto fue Alcalde mi bisabuelo), y de las siete ventanillas, sólo “funcionaban” dos, porque los funcionarios hacían continuas excursiones a “remotos destinos”, había que ver las caras de cabreo e indignación de los sufridos obligados tributarios que perdían una mañana viendo el trasiego del personal de un ascensor a otro. Claro, eso causaba estrés en el personal…

  5. Carlos Boadas

    Todo muy cierto. Es la ley del embudo. La única que conoce y aplica nuestra querida y nunca bien ponderada AEAT. Y si llamas para una consulta telefónica, pagas el servicio porque es un 901.

  6. Pero cuándo nos vamos a enterar que para Hacienda los ciudadanos no son contribuyentes. Esa palabra, “contribuyentes” es una palabra de las películas americanas. Quizás porque desearíamos tener los mismos derechos que tienen en otros países.

    Para hacienda, y para el gobierno, sobre todo este de Montoro, somos Obligados Tributarios. “Impuesto” etimológicamente viene de “impositus”, imponer un tributo, y Obligado Tributario es su consecuencia, la obligación de tributar. No verán ninguna disposición o comunicación de hacienda en que nos tilden de contribuyentes.

    Nosotros no contribuimos a engordar esa bolsa a disposición del Gobierno que “no es de nadie” como dijera la ministra socialista Carmen Calvo, sino que se nos exacciona, es decir según el diccionario, que tiene dos acepciones: “Exacción: 1.Exigencia del pago de impuestos, multas, deudas, etc. 2. Cobro injusto y violento.

    Si hacienda nos considerara contribuyentes, nos atendería como tales: ciudadanos que contribuyen con sus rentas al pago y financiación de los servicios públicos de acuerdo a sus posibilidades y con los derechos constitucionales de todo ciudadano: derecho de transparencia e información, de legalidad, de asistencia jurídica, al honor e intimidad familiar, de contribuir de acuerdo a las posibilidades económicas, etc.

    Eso pues de darnos Cita Previa, no es para que no hagamos cola delante de la ventanilla, eso a hacienda le da igual, es para poder ordenar sus recursos y no trabajar más de lo debido y así le sirve de coartada para filtrar y no dar la atención ciudadana y las explicaciones que los funcionarios están obligados a dar por ley. Y encima van tan “sobraos” que tienen la desfachatez de decírselo a la cara. Y no digamos cuando delante de un Tribunal hay que escuchar a la Abogada del Estado que “hacienda No somos todos”, sino que es un eslogan publicitario. La AEAT utiliza y se comporta en la segunda acepción de Exacción: Cobro injusto y, si llega el caso, violento.

  7. No sólo es lamentable sino que parece la práctica habitual desde hace unos años. Lo que se dice mucha atención al público no han tenido nunca (al menos en la delegación de Xàtiva), pero lo que ocurre ahora es de juzgado de guardia. Y a fastidiarse los de siempre, los ciudadanos de a pie.
    Y para el inicio de la campaña de la renta no creo que mejore el tema de más contratación para una mejor atención al contribuyente.

  8. Es que esto no es más que una diferencia de criterio: para la gente como el Sr. Cerdá la atención por parte de Hacienda es un derecho que cree tener como contribuyente. Para Hacienda, sin embargo, es una concesión graciosa, y por tanto, por malo que sea el servicio, como es una liberalidad, tampoco es como que el contribuyente, encima, pueda ir exigiendo que lo hagan de forma eficiente. Que se conforme con las migajas que le dan…

    • Si es que vas a tener razón y todo… 😉

    • Entresaco del texto que la propia AEAT me manda en una comprobación limitada: “La Ley General Trributaria establece que los obligados tributarios han de ser informados y asistidos sobre el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.”

      Así que de derecho graciable o liberalidad nada, es una obligación de la AEAT.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón