CIGARRILLOS ELECTRONICOS, una efímera vida

#cigarrillos electronicos

Los CIGARRILLOS ELECTRONICOS, la próxima víctima de las prohibiciones

CIGARRILLOS ELECTRONICOS

Una nueva prohibición

Que los CIGARRILLOS ELECTRONICOS acabaran siendo prohibidos en lugares públicos asimilándolos a los productos de tabaco era algo más que previsible casi desde su misma aparición, lo cual no ha impedido que durante meses hayan proliferado de manera exagerada los puntos de venta de los mismos. En cada esquina nos encontramos con una tienda especializada.

Los CIGARRILLOS ELECTRONICOS estaban siendo utilizados por muchos usuarios como sustituto al tabaco tradicional, no para dejar de fumar, sino para poder hacerlo en lugares prohibidos, o mejor dicho, poder «vapear» que es como se conoce esta acción del uso de los CIGARRILLOS ELECTRONICOS.

Parecía una salida apropiada para que fumadores y no fumadores llegasen a una especie de acuerdo tácito después de la cruenta Ley Antitabaco II, pero el acuerdo ha parecido ser imposible. Ya hace meses que se hablaba de una posible prohibición de su uso en lugares públicos, y por lo que escuché ayer en la radio, de pasada y sin demasiados detalles, por lo visto ya se ha aprobado o se va a aprobar muy en breve la ley que prohiba los CIGARRILLOS ELECTRONICOS. Otra prohibición más a añadir a una larga lista de prohibiciones que aparecen casi que diariamente y que nos convierten un poco más en meros semovientes.

Con los CIGARRILLOS ELECTRONICOS estaba ocurriendo una cosa muy curiosa que no sé si demuestra que exageramos las cosas o demuestra otra cosa distinta, pero lo cierto es que resulta llamativo. Me refiero al hecho de que, aunque estemos hablando de vapor y no huela, ni manche, con independencia de lo que pueda hacer con la salud de quien lo aspire, lo bien cierto es que cuando alguien fumaba en un local cerrado, muchos no fumadores se escandalizaban y decían que les molestaba «el humo». ¿Hablamos de sugestión o de paranoia?

El caso es que los CIGARRILLOS ELECTRONICOS nacieron en un momento en el que a alguien le habrá permitido llenarse los bolsillos ante tal acierto comercial —ojalá se me hubiera ocurrido a mí la idea—, aunque a muchos de los que hayan abierto tienda por su cuenta les habrá sido imposible amortizar la inversión ante un panorama de prohibición tan inmediato. Pero a la ley no le importará nada de esto y se lo acabará cargando como hizo con el tabaco sin el menor sonrojo.

Nunca lo he «vapeado» y pocas veces he tenido uno cerca, pero sí tengo que decir que no estuve de acuerdo con la ley antitabaco porque pienso que lo correcto es establecer lugares donde sí y lugares donde no fumar; tampoco estoy de acuerdo con la nueva prohibición, que me parece exagerada, como la reacción de algunas personas al decir que les molesta el «humo» que… no es humo, salvo por su apariencia.

CIGARRILLOS ELECTRONICOS, descansen en paz (Aun no esta prohibido comprarlos)

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. Apreciado Ramón: lo más llamativo es que se podrá vapear en locales cerrados de hostelería mientras que se prohibirá en parques… abiertos.

    Análisis somero: el vapor de un cigarrillo electrónico puede contener “o no” nicotina, si bien lo habitual es que contenga solo aromas (vainilla, canela… especias o frutas) y que la nicotina se tome por otras vías (oral, cutánea).

    Por lo que se ha visto antes en Francia, quien está detrás de la persecución de este modelo de negocio son las tabaqueras, y a quien beneficia es a los bares.

    La solución es bien fácil: prohibiendo la incorporación de nicotina en los vapeadores, ya no habría razón alguna para la ruina anunciada de tantos pequeños comercios (si está prohibido “el cannabis” ¿por qué no “la nicotina”?).

    El faro que guía nuestro rumbo anda falto de luces… (aunque bien sobrado de lumbreras), el gobierno pone nuestras naves entre Escila y Caribdis: nos estrella y nos hunde… (¡pero esos pilotos ya tienen sus botes salvavidas bien provistos! Al menos ellos jamás carecen de agua, luz… y gas).

  2. El único problema para «el Estado» es que estos cigarros no soportan el 70% de tasas como en el tabaco normal y se les acaba el chollo……….
    Vapeo desde hace tres meses y estoy encantado!

Deja un comentario


La Lectura de Ramón