Cierre de empresas municipales. La amenaza de Montoro

Ni Hacienda ni el señor Montoro son santos de mi devoción, pero debo decir que no estoy de acuerdo con todas las críticas que se le están realizando por las ya famosas cartas remitidas a los ayuntamientos instándoles al cierre de las empresas publicas que no son rentables. ¿Es lógica la petición de cierre de empresas municipales? Tendríamos que meditar el asunto antes de entrar a trapo con las críticas facilonas.

¿Es correcto que Montoro pida el cierre de empresas municipales?

Lo primero que oí del tema fue lo de la petición de cerrar la EMT (Empresa Municipal de Transportes de Valencia), y claro, la crítica era evidente: ¿Cómo se atreve Montoro a pedir que se cierre la EMT si es un servicio público? ¿Qué se ha pensado?

Personalmente pediría un poco de reflexión:

#cierre de empresas municipales

¿Está justificada la petición de Montoro sobre el cierre de empresas municipales?

1.- Que sea un servicio público no quiere decir que tengamos que estar dilapidando dinero a espuertas. Sí, cumple una función, ¿pero cuánto nos cuesta? ¿Somos conscientes de que la no rentabilidad de la EMT se cubre con nuestros impuestos y luego nos quejamos de que nos cobran demasiados? ¿Somos conscientes de que el dinero público no es más que lo que antes era nuestro?

2.- No estoy a favor del cierre de la EMT ni de ninguna otra de las empresas públicas deficitarias, o al menos no a priori, pero sí que estoy a favor de que se estudien los motivos de por qué son deficitarias. Que sea un servicio público no significa que tenga que estar mal gestionado, ni que sea un nido de enchufismos que acaben sangrando la poca liquidez que generan.

3.- Habría que analizar caso por caso y ver si la solución es la privatización. Sí, ya sé que eso de la privatización está muy mal visto, pero si se privatiza y no nos cuesta dinero de nuestros impuestos, algo habremos adelantado. Si además, gracias a la privatización, se impide el cierre de la empresa y seguimos teniendo servicio, pues tanto mejor. ¿O no es eso mejor que seguir manteniendo la empresa pública deficitaria a costa de inyectarle dinero a diario? (Nuestro dinero, no lo olvidemos).

4.- Por otra parte, esas empresas públicas deficitarias que se alimentan de nuestros impuestos, generan otra injusticia que no se quiere ver ni admitir. Sigamos con el ejemplo de la EMT. Empresa pública deficitaria que se alimenta del presupuesto; el presupuesto se alimenta de los impuestos de todos, incluyendo los míos; yo hace más de un cuarto de siglo que no me subo a un autobús… ¿Por qué tengo que pagar mi parte de la EMT? Sí, ya sé, porque es un servicio público, hay que ser solidario y tal y tal… Pero, ¿y si se privatiza y se rentabiliza? ¿No será eso mejor?

En definitiva, las maneras de Montoro puede que no hayan sido acertadas, pero algo de razón tiene o se le intuye, y tal vez esto sirva para poner atención en ciertos detalles.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

16 Comentarios.

  1. Juan Zapatoclon

    La finalidad del transporte público no debe ser la de ganar dinero. Para eso ya está el transporte privado. Lo que sí que hay que evitar en la ineficiencia y mala gestión, que son las generadoras de gasto innecesario. Las experiencias que tenemos en España de la privatización de servicios públicos es absolutamente negativa. Suelen acabar dando el servicio bastante peor y a precio más caro, pero salen “forrados”. El desafío para la gestión pública es el de tener gestores eficientes, que cumplan con lo previsto al menor precio posible.
    Finalmente, recordemos que la verdadera lacra que existe en nuestro país es la corrupción, vía comisiones enormes o vía creación de megaservicios mayores de lo necesario e incluso innecesarios para poder “chupar del presupuesto” el político de turno, y ello lo consiguen esos depredadores tanto con servicios públicos normales o privatizados.

  2. Yo sí estoy en contra de la privatización como solución de todos los males.

    Como otros servicios públicos, el de transporte está sujeto a ciertas servidumbres que lo harán casi siempre deficitario.
    Tiene que mantener operativas líneas que, por su escasa utilización, es imposible que sean rentables. Sin embargo, deben estar abiertas en tanto en cuanto sean la única forma de comunicación de los habitantes de determinados barrios con otras partes de la ciudad.
    Como mantener frecuencias y horarios que no tienen sentido desde un punto de vista comercial pero que, sin embargo, se pueden justificar desde una perspectiva social.

    Privatizar el servicio sólo podría pasar por dos caminos. O el de la subvención y entonces estamos en las mismas, o el de los recortes suprimiendo servicios y empleos para conseguir rentabilidad a un coste social que, sinceramente, me parece que no debemos pagar más.

    ¿Qué hacer entonces? Pues analizar en profundidad la situación y ver donde se está tirando el dinero de todos. Si hay duplicidades, si hay ineficiencias o si -seguramente- alguién está metiendo la mano en la caja. Poner soluciones, ajustar disfunciones. No tirar de calculadora y pedir cierres sin más.

  3. Montoro siempre ha hecho lo mismo, se acaba la legislatura y empieza a mencionar las propuestas que el electorado y “gente de bien” liberales queire oir y que se instaure, con las que llegaron al gobierno y han incumplido….¿Qué pasó con aquello de las 2.000 empresas públicas que iban a cerrar?…y así todo, todo.Han sido una panda de traidores al electorado, a su supuesto programa…y no sigo.

    • Coincido al 100% por 100%. Que empiece con la viga en el propio antes de quitar la paja del ojo ajeno. Además el déficit público no está precisamente en los ayuntamientos, sino en las autonomías a las que no se atreve a meter mano, Cataluña, Valencia y Andalucía. POr no hablar del déficit de la A. Central que es la que le compete directamente.

      • Juan Zapatoclon

        En cuanto a la economía de la autonomía valenciana hay mucho de qué hablar. Recordemos que el PP ha estado “gestionando” el gobierno valenciano durante muchos años (20), con el resultado conocido por todos (incontables cargos del PP imputados, ahora se les dice “investigados”) y un déficit enorme. Ahora bien, anotada la corrupción casi generalizada del PP en la Comunidad Valenciana, hay que decir que está absolutamente infradotada en materia presupuestaria de aportaciones estatales por habitante y año, con lo cual cabría hablar de la “deuda histórica del goiberno central con la Comunidad Valenciana”, y eso ese “señor” Montoro lo sabe perfectamente y se escabulle una y otra vez, permitiéndose amenazar a los dirigentes actuales del Consell con medidas que serían totalmente improcedentes en buena lógica. Por mi parte, y como valenciano, desearía que el gobierno valenciano actual (no es del PP, por fortuna económica, que no entro en colores) se rebelase y propusiera a la ciudadanía una especie de “insumisión fiscal” hasta que se solucione esa “deuda histórica”.

    • Ya he dicho que no es santo de mi devoción y es evidente que una vez más está tirando balones fuera, pero podría aprovecharse la coyuntura para ver realmente qué se puede hacer para mejorar la gestión de esas empresas.

  4. Creo que precisamente el papel de la administración debe estar ahí en aquellas actividades que aun siendo necesarias o convenientes no son rentables. El resto las que son siempre será mejor que las haga la iniciativa privada y no compita con ellas la administración. Puede ser bueno tener una empresa de transporte deficitaria y que eso permita un mejor acceso al trabajo en una determinada población (y al final compensa por la dinamización laboral) o puede ser bueno tener unas universidades con precios públicos (inferiores al coste) para que todo el mundo pueda acceder a una formación universitaria si tiene capacidad y no dinero. Con respecto a lo que diga el señor Montoro quien nos tiene tan acostumbrados a decir chorradas…casi basta con decir lo contrario que el diga para acertar casi seguro (quizás está en el gobierno para eso, les sirve de test y sospecho que hay algún otro ministro con el mismo papel.

    • Pero habrá que liberarlas de lastres innecesarios y gestionarlas mejor.

      • ¿Y cómo se reducen los costes? ¿Reduciendo calidad?¿Servicios?¿Sueldos?¿Despedimos trabajadores?
        Las dos primeras opciones no parecen deseables. Las dos últimas implican redistribución de la renta. Lo que dejan de ganar aquellos a los que se les ha reducido el sueldo o aquellos a quienes se ha despedido se lo lleva el empresario. ¿Se llevará también subvenciones?
        No veo tan claro que sea mejor para todos.

        • Qué palabra de “lastres innecesarios” no ha entendido?

        • Veo que usted conoce a fondo los costes que se le asignan a esta actividad y sabe perfectamente que todos los sueldos (y no hablo de los conductores precisamente) son correctos; que no hay sobrecostes ocultos; y que nadie se lleva nada bajo mano ni hay enchufismo por aquello de que el dinero público no es de nadie. Si todo eso está contrastado, entonces usted tiene razón.

  5. A mi lo que me parece por lo que sé de las empresas públicas que hay en donde yo resido Aragón, que son empresas montadas para que los amigos de mis amigos los politicos, sus familiares y amigos estén en esas empresas cobrando un pastón que en la empresa privada ni los cogerían, eso es lo que pienso, que habría que cerrarlas todas, excepto sanidad y educación, al igual que RTVE 2 absurdos canales que nos cuestan de 400 a 500 millones de perdidas todos los años, La Jato a 1.200€ al día por ser la novia del Sr. Fabra, éso es lo que dicen las malas lenguas. El que las quiera públicas que las pague de su bolsillo

  6. El Sr. Montoro casi nunca lleva razón, porque se mueve con carácter “muy habitual”, precisamente sin tener en cuenta el interés general, estoy hablando a todos los niveles en lo que afectan al Ministerio de Hacienda…

Deja un comentario


La Lectura de Ramón