Ciegos y sordos, ¿necesitan autorización para casarse?

Hace unos días apareció una noticia relacionada con una supuesta autorización que iban a necesitar ciegos y sordos para casarse. No sé si realmente es eso lo que quería decir la ley o no, pero lo cierto es que después de que apareciera la noticia y se armara un cierto revuelo, Justicia parece ser que quiere aclarar el asunto y niega que en la nueva normativa se refieran a ciegos y sordos. ¿De verdad fue un error o han querido rectificar sobre la marcha al ver la reacción ciudadana?

¿Qué pasa con los ciegos y sordos que quieran casarse?

#Ciegos y sordos

Ciegos y sordos… ¿Qué ha intentado hacer el gobierno con esta modificación del Código Civil?

Todo este asunto tiene su origen en la modificación que el dos de julio de 2015 se hizo del artículo 56 del Código Civil y que está previsto que entre en vigor el 30 de junio del próximo año 2017. El texto modificado dice: «si alguno de los contrayentes estuviere afectado por deficiencias mentales, intelectuales o sensoriales, se exigirá por el secretario judicial, notario, encargado del Registro Civil o funcionario que tramite el acta o expediente, dictamen médico sobre su aptitud para prestar el consentimiento».

El texto parece bastante claro y en lo de deficiencias sensoriales quedarían incluidos ciegos y sordos (no se puede interpretar de otra manera). ¿O no se entiende así? De ahí la polémica suscitada al interpretarse que ciegos y sordos van a necesitar un peritaje médico para casarse porque no podrán prestar libre consentimiento matrimonial, lo cual a priori parece una atrocidad jurídica.

La modificación legislativa es claramente discriminatoria, abusiva e inconstitucional, o al menos eso parece. La pregunta que uno se plantea es si el legislador quería decir eso o es que no ha sabido expresarse y se estaba refiriendo a otra cosa. Quizá sí quería decir lo que ha dicho y el cambio ha sido una especie de globo sonda que se ha lanzado con tiempo suficiente para ver si alguien reaccionaba ante tamaña burrada, como así ha sido. Si es un globo sonda, esta gente tiene muy mala leche, y si es un error, resulta ser una chapuza legislativa como tantísimas otras. En cualquiera de los dos casos, lo ocurrido es de pena.

Ciegos y sordos y el Ministerio de Justicia

El Ministerio de Justicia ha salido al paso (improvisando y con prisas) y ha anunciado que va a preparar una circular para aclarar que ciegos y sordos no van a tener que pedir ningún dictamen médico para casarse. En la circular aclarará el contenido del artículo 56 del Código Civil.

Según dicen, lo del dictamen médico se refiere solo a casos muy excepcionales en los que la discapacidad es muy grave y la persona afectada carece de plenas facultades para prestar su consentimiento matrimonial (pero eso no es lo que dice el artículo modificado).

La circular, no obstante, solo será un parche para calmar las aguas, porque lo que está claro es que la norma no puede quedar redactada como está porque es una chapuza en toda regla que deberá ser modificada en trámite parlamentario.

Me pueden llamar malpensado, pero yo creo que esto no ha sido un error. Me inclino por la teoría del globo sonda. Vamos a acabar todos como borregos en un corral.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. JOSE GUTIERREZ

    …bien pensado, es aberrante, no sé, un retintín a depuración de raza de fondo… Algo así como pasó el siglo pasado, hace unos 80 años, en un lugar de Europa… Pero más ladino y disfrazado, vestido de “buena” voluntad.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón