Cámaras de vigilancia en las empresas. Sentencia

Las cámaras de vigilancia en las empresas sin que los empleados tengan conocimiento del motivo de su instalación son válidas como prueba de robos. Ese es el criterio del Tribunal Supremo en contra de lo que en su día dijo un juzgado de lo social que no las admitió como prueba de despido.

El Supremo avala el uso de cámaras de vigilancia en las empresas sin comunicación previa a los empleados

#Cámaras de vigilancia en las empresas

Cámaras de vigilancia en las empresas. Sentencia a favor del empresario.

Como en tantas cosas, esto habrá quien lo verá correcto y quien lo encontrará un abuso por parte del empresario. ¿Pero no es acaso un abuso de confianza por parte del empleado que roba a quien lo ha contratado? Personalmente me parece bien que el Tribunal haya aceptado como prueba las grabaciones porque otra cosa es dejar indefenso al empresario ante las malas prácticas de ciertos empleados tóxicos.

La sentencia es de 31 de enero y sirve como unificación de doctrina, por lo que a partir de ahora todos los juzgados deberían de admitir que se usen cámaras de vigilancia en las empresas para estos fines.

Criterios como los argumentados hasta ahora por algunos juzgados de lo social como que con las grabaciones se vulnera el derecho a la protección de datos del trabajador por falta de información previa sobre la finalidad de la instalación de las cámaras, dejarán de tener sentido.

No es la primera vez que el Supremo dicta sentencia en este sentido; ya lo hizo aceptando la prueba en la que se veía a una empleada comer unos paquetes de embutido en el almacén y declaró que «el uso de cámaras de videovigilancia en una empresa con conocimiento de los trabajadores no vulnera los derechos fundamentales». Las pérdidas estimadas por el empresario fueron de 32.000 euros en un solo año.

¿Buena noticia?

¿Mala noticia?

¿Usted qué opina?

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

7 Comentarios.

  1. David Otero Villar

    Esta mañana he expresado mi opinión y la he visto expuesta aquí, ahora ha desaparecido; recalco, me ha agradado mucho la disposición de una sentencia del TS en materia de vigilancia de empresas; digo , ya era hora que se haga una puntualización sobre aquellos que han tomado la ley de protección de datos o defensa de los derechos humanos que con tanta pulcritud ha permitido hagan de ello su bandera y que muchos mangantes corruptos la aprovechen con tanta eficacia para deslizarse ante la impunidad..

  2. Yo lo hayaría bien si los trabajadores y ciudadanos tuviesen los mismos derechos que los empresarios y los gobiernos, porque los abusos no solo son de los empleados, y no me atreveria a decir que es de los que más abusan porque no dispongo de datos confiabled

  3. David Otero Villar

    Hola; es la noticia que me ha complacido soberanamente; ya está bien de bendiciones y derechos para aquellos que se saltan las reglas…..

  4. Opinión: Si el buen hacer del empresario se confirma en el tiempo y el uso de cámaras -comunicado el hecho o no- están al servicio de una finalidad legítima, bienvenidas sean. Lamentablemente el punto de partida -los empresarios son cabales por definición- no siempre es así. Viene al caso aquello que sucedía en el antiguo servicio militar obligatorio, cuando se calificaba el valor del soldado de reemplazo con un “El valor, se le supone”. Opino que, como en casi todo, ha de concederse al empresario el beneficio de actuar con buena fe, velando por sus intereses económicos, al instalar cámaras en el interior de su empresa. Si bien es verdad, y también es opinión, el “espionaje” es más llevadero cuando el trabajador conoce el uso y la finalidad de las cámaras. En qué “Gran Hermano” se está convirtiendo la convivencia¡.

  5. Como dice Alberto, cada político tendría que llevar encima o debajo de su piel, un chip de videovigilancia para grabar todos sus movimientos y conversaciones, entonces seguro que las prohibirian

  6. Imagino que todo esto viene por lo robado a las arcas públicas. Ya hablaremos otro día de lo que nos roban antes que nuestro dinero llegue a dichas arcas.
    No nos engañemos, este es un país paraíso para los políticos ladrones. Ahí es donde tenían que haber estado las cámaras.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón