Blanqueo de capitales. Señores de Hacienda: contraten a sus propios detectives y déjennos en paz

#blanqueo de capitales

Más cosas absurdas sobre el blanqueo de capitales y las obligaciones de los asesores.

Blanqueo de capitales

Las nuevas (y absurdas) exigencias de Hacienda

Cada vez que veo una noticia de este tipo relacionada con el Blanqueo de Capitales doy gracias a Dios, o a quien quiera que esté por ahí arriba mirando las tonterías que hacemos cada día, por haber dejado la asesoría de empresas hace más de diez años. Me avergüenza esta actitud que tiene Hacienda de exigir que los asesores fiscales y abogados investiguen y espíen, además de que denuncien, a sus propios clientes. ¿Pero qué es lo que se ha pensado esta gente?

Se supone que incluso el más vil de los asesinos sanguinarios tiene derecho a una buena defensa, hasta el punto de que uno, cuando es imputado por un delito, sea el que fuere, no se puede defender a sí mismo, sino que tiene que buscar un abogado que garantice su defensa. Si eso es así, ¿cómo puede entenderse que Hacienda lleve tanto tiempo apretando cada vez más las tuercas a los asesores fiscales, notarios y a los abogados para que denuncien a sus propios clientes? ¿Tiene eso alguna lógica? Una cosa es que el propio asesor cometa un delito y sea detenido por ello, y otra bien distinta que los quieran utilizar como detectives y policías gratuitos que, además, actúen en contra de sus propios intereses y de los de sus clientes.

Señores de Hacienda, si no tienen bastante personal para revisar todos y cada uno de los palominos de nuestra ropa interior de a diario, por favor, contraten a más gente, que hay mucha en el paro, pero no saquen leyes absurdas para que alguien, sin cobrar, les haga a ustedes el trabajo sucio… ¡SU TRABAJO!

Es ridículo el contenido del futuro Reglamento de Desarrollo de la Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales y la Financiación del Terrorismo que parece ser que exigirá a los asesores fiscales una actitud más proactiva en la identificación de sus clientes y en la denuncia de los comportamientos sospechosos.

¿Qué es eso de que los asesores fiscales tengan que investigar a sus propios clientes, incluso de manera clandestina?, ¿visitas presenciales a las oficinas, almacenes y locales declarados por el cliente para confirmar que se está desarrollando realmente la actividad declarada dejando constancia por escrito de la visita? Señores… se han pasado tres pueblos… sean adultos y contraten a su propio personal y dejen que cada cual haga su trabajo como debe de hacerlo.

¿Quién le paga al asesor fiscal… el cliente o Hacienda?

¡¡Ya está bien!!, nos tienen por memos, que alguien les plante cara a esta gente ya, por favor…

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

1 Comentarios.

  1. Apreciado Ramón: coincido con vd. en que el des-Gobierno pretende implantar una cultura de la delación, por pura inoperancia más que por vaguería… Coincida conmigo que si los inspectores de Hacienda (y los subinspectores, no los olvidemos) fuesen efectivos y eficientes, las leyes tributarias se cumplirían más y mejor y otro gallo cantaría a los que no defraudamos. Y si les hacen falta medios, que se los den: ¡cada euro gastado será una inversión bien gastada!

    Como ve, mantengo aún grandes esperanzas en dichos funcionarios que espero que estos «no defrauden». Pero hablando del cumplimiento de la Ley otros Cuerpos me preocupan más: el de Registradores de la Propiedad (¡¡¡por lo visto se puede cobrar como funcionario y como político simultáneamente!!!) y el de Secretarios Judiciales (esos Notarios funcionarizados que dan fe de lo que sucede en los juicios que se están celebrando mientras ellos están en la cafetería, si ese día fueron «al trabajo»). Bien, pues a estos funcionarios, que presumen de ejercer funciones jurisdiccionales, no les afectan las limitaciones de los jueces, y por ello no solo militan en partidos políticos, sino que llegan a ocupar muchos más cargos políticos que Registradores y Jueces juntos.

    Precisamos de una mayor separación de poderes tanto como de un sistema que realmente evite la corrupción.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón