Beat Kappeler y los pagos en efectivo

#beat kappeler

Beat Kappeler habla de Maximino el Tracio

Beat Kappeler

y lo que piensa sobre la limitación de los pagos en efectivo


Desde que comenzaron a hablar de que iban a limitar la posibilidad de realizar pagos en efectivo alegando que era para evitar el fraude, he estado insistiendo en que eso no es cierto; se mire por donde se mire, el hecho de limitar los pagos en efectivo no minimiza las posibilidades de fraude fiscal, sino que, incluso en algunos casos, hasta puede aumentar ese riesgo al evitar hacer facturas para no entrar en el supuesto de los dichosos 2.500 euros. ¿Por qué vuelvo a hablar de ello? Sencillamente porque quería compartir la opinión de Beat Kappeler al respecto, y decir que, al menos en una buena parte, estoy de acuerdo con lo que dice.

¿Quién es Beat Kappeler?

Sociólogo, periodista y escritor Suizo nacido en 1946

¿Dónde ha publicado Beat Kappeler su opinión?

El 24 de febrero pasado, en el Neue Zürcher Zeitung, titulando su artículo como: «Mi punto de vista es que tras la limitación de los pagos en efectivo, se encuentra en estado policial»

En el artículo, Beat Kappeler habla de Maximino el Tracio, un insensato emperador romano al que por lo visto se le iba a menudo la pinza. Cuando este individuo entró en guerras entre los años 235 y 238, como necesitaba ingentes cantidades de dinero, optó por la solución fácil: acuñar dinero.

Llegó al punto de que el dinero perdió su valor, y el propio Gobierno que lo emitía, se negaba a cobrar impuestos de ese modo, exigiendo cobrar en oro, plata o materia prima. ¿Incongruente? No menos que lo que ocurre en la España del siglo XXI.

Ahora son varios los estados prácticamente quebrados los que empiezan a tocar las narices con esto de las limitaciones de los pagos en efectivo: Grecia, Francia, Italia, España…

Lo que afirma Beat Kappeler, es que Occidente, se ha convertido en una sociedad esclavista, y que a sus miembros se les dicta desde el poder lo que tiene valor y lo que no lo tiene. A pesar de que el dinero en sí mismo TODAVÍA no está prohibido (al tiempo), en cierto modo, billetes y monedas están quedando fuera de la Ley y sustituidos por títulos, acciones o bonos a los que los ciudadanos no tienen acceso.

Aquí es donde llega la plena coincidencia con lo que yo he estado diciendo de que la limitación de los pagos en efectivo no se puede defender diciendo que es para evitar el fraude, eso es una cantinflada.

Como dice Beat Kappeler, esa es la versión oficial: luchar contra el blanqueo de dinero y la evasión fiscal, pero en realidad no es más que una nueva manera de control del  ciudadano.

Nos quieren encadenar a los bancos, y si, ya hoy por hoy cometen abusos, ¿qué no ocurrirá cuando el papel moneda no nos sirva para nada?

En un futuro no demasiado lejano, el Gobierno intervendrá a su antojo y muy  fácilmente las cuentas electrónicas y los valores. De manera mucho más sencilla que lo hacían los seguidores de Maximino.

Al Maximino lo apuñalaron sus soldados… ¿se lo buscó?

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

3 Comentarios.

  1. Francisco A. Espinosa

    Buenos días Ramón y gracias por tu nuevo comentario.
    Hace ya tiempo que estamos en las manos de unos pocos que nos tratan como débiles mentales y que, como acaparadores del poder hacen lo que les da la gana, siempre en perjuicio del ciudadano y en beneficio suyo. Para ello convencen a unos pocos más, que se creen lo que aquellos les dicen y cumplen sus órdenes. Eso siempre ha ocurrido en la historia del mundo. Lo que estos intermedios – Maximino – no ven es que, como marionetas, son los objetivos a llevarse los palos – y gordos – mientras cumplen con su función. El pueblo es manejable, mucho, sobre todos por los encantadores de serpientes, pero es también sabio y, cuando se cansa, no se le puede parar y, a día de hoy mucho menos en que en unos segundos se sabe en cualquier parte del planeta lo que ha ocurrido. Creo que Maximino se lo está buscando. ¡Ah! Y eso puede también alcanzar al gran hermano. Atentos.
    Que tengas un buen día.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón