Bajar la siniestralidad. Ya tenemos la solución

El pasado año 2016 no fue bueno para los datos (manipulados) de siniestralidad que habitualmente maneja la DGT. Después de años bajando, alegando las mentiras de siempre de que la culpa de todo es de la velocidad (y no del número de coches o desplazamientos en carretera, o el estado del firme,  o la mala señalización…), ahora se encuentran con que las cifras han ido a peor y se han puesto nerviosos. Tímidamente han dicho que hay más desplazamientos y esa puede ser una de las causas, aunque cuando bajaron los desplazamientos a causa de la crisis no dijeron que ese era el motivo de que hubiera menos muertos, sino que se colgaron todas las medallas habidas y por haber de que era por sus sensatas medidas contra la velocidad. En cualquier caso, ante un incremento de la siniestralidad, algo tenían que hacer, y ¿cómo no? ¿Qué mejor que seguir con lo de siempre y poner más radares?

¿Qué va a hacer Tráfico para bajar la siniestralidad en 2017?

#Bajar la siniestralidad

Bajar la siniestralidad en el 2017. Nuevas medidas, más recaudación.

Quince son el total de medidas anunciadas por don Ignacio Zoido, ministro del Interior, y ha destacado con carácter de urgencia las siguientes: la instalación de otros sesenta radares fijos (¿cómo no?), incremento de las cámaras de vigilancia para el uso del cinturón, y el refuerzo de los tramos peligrosos con avisadores de velocidad (OJO con la mentira de que esos tramos no son de carácter sancionador). Claro está, empezarán con la instalación de los nuevos radares que «se hará en tramos donde ya se hayan explorado o ejecutado medidas alternativas o complementarias al control de la velocidad para asegurar la adecuación de la limitación y de la señalización».

Las cámaras de vigilancia para el uso del cinturón se instalarán «en más de doscientos pórticos de señalización distribuidos por todas las comunidades autónomas donde la DGT tiene competencias».

En otros quince pórticos se anunciarán las velocidades y matrículas de los que excedan la velocidad media en un determinado tramo. Esa medida, de momento, no llevará aparejada ningún tipo de sanción y será meramente informativa (mentira). Lo que tampoco queda claro es si esos datos van a ser almacenados de algún modo. Pero ojo, aclaremos una cosa muy importante antes de que todos nos creamos de que no hay sanción en esos tramos:

Dice Zoido: Si se observan grandes excesos de velocidad se pondría en conocimiento de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) y de la patrulla de helicópteros.

En cuanto a lo de mejorar el estado de las carreteras, la señalización y otras nimiedades (aunque sea usando la recaudación de los nuevos radares) no ha dicho nada. Supongo que el presupuesto de este año lo cubren ya con los radares y las cámaras y para lo otro ya habrá tiempo, quizá para el 2025.

País Vasco y Cataluña quedan fuera de estas nuevas medidas.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

7 Comentarios.

  1. Las políticas de tráfico en España nunca han abandonado dos características fundamentales.

    La primera es derivar siempre la responsabilidad al ciudadano.

    Me explico con un ejemplo: si un vehículo tiene un accidente en un tramo deslizante es cierto que el culpable es el conductor por no haber tomado las medidas de precaución necesarias.
    Pero falta la otra mitad de la historia y es que la administración descuidó el mantenimiento del firme. De haberlo hecho, la imprudencia o impericia del ciudadano no habría tenido consecuencias.

    La segunda es basarse en una serie de dogmas indiscutibles en los que hay que creer como profesión de fe: especialmente en lo referente a los excesos de velocidad.

    Siempre se mezclan dos conceptos absolutamente distintos: la velocidad excesiva y la velocidad inapropiada.
    Como también es patente la escasa o nula voluntad de investigar rigurosamente los accidentes y remito a los trabajos del Doctor Juanjo Alba.

    A esto le podemos sumar la actitud complaciente de muchísimos medios de comunicacion que, quién sabe debido a qué intereses, en lugar de criticar razonadamente las medidas de tráfico se limitan a repetirlas y a trasladarlas a la opinión pública.

    Opinión pública en la que no faltan los irracionales que, sin analizar mínimamente la situación, jalean enfervorecidos las políticas de mano dura porque “es que van como locos”

    Y ya que estamos, si podemos subir un poquito la recaudación entonces miel sobre hojuelas.

    Esto es lo que hay, no deberíamos sorprendernos.

    • Suscribo todo lo que dice, especialmente lo del dogmatismo de que la velocidad es per se la culpable de todo, lo de que los medios son extrañamente tolerantes en las medidas de Tráfico, y lo de los jaleadores…

  2. Pepe Barrientos

    Dentro de poco españa sera un gran radar unico y todos los coches llevaran una impresora de tickets que te sacara directamente la multa (ya firmada por ti) del exceso de velocidad (al mismo tiempo que se oye el sonido de una maquina registradora de las antiguas).

  3. Ya lo he dicho muchas veces, tráfico prefiere instalar inútiles pórticos a buscar soluciones de verdad porque hay muchos intereses creados en esas adjudicaciones. Se maneja mucho dinero. Esto es un capítulo más y detrás hay oscuros intereses crematísticos.

    ¿Quitar un punto negro? ¿Reparar, mantener o ampliar una curva o el firme? ¡No por Dios! Es mejor poner un radar para multar y una cámara para filmar cómo se estrella el siguiente vehículo. ¡Cómo no!, si la curva se cierra en un ángulo inverosímil, hay un recuarteo bacheado o el brillo del firme denota que es como una pista de patinaje y cuando caen cuatro gotas se hace imposible no derrapar, la culpa es del conductor por llevar una velocidad inadecuada.

    Primero le ponemos una señal de 70 azul cuadrada y si no una de prohibido a más de 60 y si siguen estrellándose, le grabamos para que todo el mundo vea lo tontos y malos conductores que son….los muertos. Y ahora la solución, que mientras se estrella vea su matrícula en el pórtico y a ser posible con un letrero: Es Ud. tonto, se lo tiene merecido. Eso sí con las últimas tecnologías LED y cámaras de últimisima generación 4K.

  4. > el número de coches o desplazamientos en carretera, o el estado del firme, o la mala señalización..

    A todo eso hay que añadirle el factor más importante según algunas asociaciones de automovilistas: los despistes de quien conduce, pero como ello no se puede multar fácilmente, pues no se menciona. Luego estaban los neumáticos en mal estado.

    Pero eso no lo miden, les resulta más cómodo medir solamente la velocidad, echarle las culpas de los accidentes, multar por ello, cobrar, y no cambiar los límites de velocidad inadecuados, ni mejorar las carreteras.

    • Y que les paguemos la publicidad en la televisión, donde dicen lo importantes y buenos que son y cómo miran por nosotros.

    • Cierto, lo de los despistes es de cajón y muy habitual (puede que incrementado por el uso de móviles, pero también por otros factores). Y en cuanto a los neumáticos… ¿qué decir? Es lo que nos mantiene en contacto con el asfalto, pero como se desgastan y son caros, y a diferencia del combustible, siguen rodando después de agotados, pues mucha gente prefiere no cambiarlos hasta que les toca pasar la ITV, e incluso entonces hay quien les pone unos provisionales y luego vuelve a los suyos. Eso sí que es un peligro.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón