Baja voluntaria o despido… Cuando Hacienda no se fía

No es nada nuevo que una baja voluntaria de un trabajador se pacte con el empresario para disfrazarla de despido. ¿A nadie le suena una situación de ese tipo? Es un arreglo típico que no deja de ser un fraude, pero incluso muchos de los que critican los fraudes de los demás (y en especial el de las empresas), llegado el momento pueden intentar pactar un acuerdo de este tipo porque los beneficia enormemente.

¿Qué piensa Hacienda de la baja voluntaria que en realidad no lo es?

#Baja voluntaria

Baja voluntaria… ¿Real o ficticia?

Pues parece ser que es una de las cosas que está revisando en la actualidad y lo está haciendo con mucho empeño: Despidos simulados y prejubilaciones encubiertas. Dos casos mucho más comunes de lo que podemos pensar.

El criterio de Hacienda es que no se puede aplicar la deducción fiscal cuando hay mutuo acuerdo entre empleado y empresario, pero también afecta a la empresa que no ha aplicado retenciones y que, además, se ha deducido un gasto ficticio. En definitiva, las consecuencias fiscales pueden ser importantes.

Para el empleado que causa baja voluntaria es muy importante llegar a un acuerdo con el empresario porque de ese modo puede cobrar del paro, cosa que de otro modo no es posible. Por otra parte, como ya he dicho, el empresario puede salir beneficiado con un «gasto» que se deduce y que no es real.

¿Cuándo está exenta la indemnización por despido?

Antes del 2014, todas. Desde el 2014 solo cuando no superen los 180.000 euros y, muy importante, que no hayan sido pactadas.

¿En qué se basa Hacienda para sospechar que estamos ante una baja voluntaria, despido simulado o prejubilación encubierta?

Esto bien merece una queja. Todo contribuyente debería leer este libro

Todo contribuyente debería leer este libro

1.- El supuesto despedido recibe algún tipo de homenaje por parte de la empresa (placa conmemorativa, el típico reloj, cena…)

2.- Se utiliza un formulario tipo de despido sin entrar en detalles concretos sobre las motivaciones del despido. A menudo el mismo para distintos trabajadores de la misma empresa.

3.- Suele tratarse de cifras redondas.

4.- Sensiblemente superiores o inferiores a las legalmente establecidas.

5.- El empleado se encuentra cerca de la edad de jubilación.

Pero bueno… Hacienda tendrá que demostrar que ha habido acuerdo, así que hay que ver cuáles son sus planteamientos y argumentos en cada caso. Mi recomendación es la de siempre: Recurrir, en especial si Hacienda se ha quedado corta en argumentos y pruebas presentadas.

Ramón Cerdá

 

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

4 Comentarios.

  1. Hacienda se mete en camisa de once varas. Ya antes se ha pasado por el filtro de la conciliación en sede judicial o previa (El antiguo Smac) ya que si no el juzgado de lo social, o el SEPE no pagará el paro. Hacienda ni está preparada ni conoce la legislación laboral. Para eso están los inspectores de trabajo, de la SS o los jueces.

    • Pero ya sabemos cómo se las gastan, son como los de Tráfico, que ahora quieren considerar enfermos a los que pillan dos veces en control de alcoholemia; tampoco parece que eso sea de su competencia. En ambos casos el denominador común es el ansia irrefrenable e insaciable de recaudar. Para ellos el fin SÍ justifica los medios SIEMPRE.

  2. Lo de la cena, reloj o placa me deja helado ¿Tiene Hacienda espías como los de las SGAE? Alucino.

    Hace unos años yo también pacté una salida de mi empresa así que entiendo que es algo bastante común. En mi caso habíamos llegado a una situación límite. Les expliqué que yo me iría con mucho gusto (el “aprecio” era mutuo) pero que no tendría paro, así que no me quedaba más remedio que quedarme y cumplir haciendo lo mínimo posible para no provocar un despido objetivo o disciplinario.

    Pactamos una salida que nos convino a ambas partes, disfrazamos una baja voluntaria de despido improcedente y quedamos -esto es cierto- como amigos y cada uno por su lado.

    ¿De verdad cree Hacienda que esto es reprochable?

    Vamos de mal en peor.

    • Pues sí, y de hecho lo está persiguiendo. En cuanto a su primera pregunta, es mucho más simple de lo que parece: las redes sociales. La gente ahora lo publica todo en Facebook, así que si alguien presume de que lo han agasajado en la empresa y luego Hacienda comprueba que se ha disfrazado de despido… Pues eso, dos más dos cuatro y a perseguir a ambos, al «despedido» y a la empresa.

      Y el caso que usted expone es de lo más normal y es de una lógica aplastante, pero Hacienda cada vez deja escapar menos cosas y hará todo lo posible para hincar el diente en cada situación que le sea posible.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón