Auto de archivo de la querella contra D. Baltasar Garzón

El magistrado instructor Excmo. Sr. D. Manuel Marchena Gómez

Si algo sorprende del auto de archivo emitido por el magistrado Sr. D. Manuel Marchena Gómez en referencia a la causa abierta contra D. Baltasar Garzón por posibles delitos de PREVARICACIÓN, COHECHO PROPIO, COHECHO IMPROPIO y EXTORSIÓN, no es el archivo en sí mismo por prescripción del delito, sino todas las conclusiones a las que se llega sobre la posible comisión o no de dichos delitos en el propio auto.

No soy especialista en temas jurídicos, pero en muchas ocasiones he presentado asuntos en Tribunales, y cuando me han dado la razón por algún defecto de forma de la otra parte, nunca han entrado en detalles sobre el resto de mis alegaciones, limitándose a decir que me dan la razón porque la otra parte no ha presentado la documentación en plazo, o por cualquier otro tema puramente técnico.

Por ello me sorprende que en este caso el magistrado Sr. Marchena no se limite al archivo indicando la prescripción y en cambio entre en detalles, que al no ser un acto recurrible, ya no pueden ser defendidos o rebatidos por el querellado Sr. Garzón.

Entiendo que bajo el punto de vista del magistrado, alguno de los hechos era tan evidente que no ha querido tirar tierra sobre el asunto y no ha perdido la ocasión de hacerlos públicos ante la imposibilidad de abrir juicio oral por prescripción.

La buena imagen que del Sr. Garzón tiene una gran parte de la sociedad se ve sin duda empañada por algunas de las afirmaciones incluida en el auto de archivo. A continuación destacaré y comentaré los puntos que más me han llamado la atención después de leerla:

1.- Hablando del posible delito de prevaricación que entiende que no se ha cometido, aún así comenta:

“…el deber de abstención que le incumbía fue conscientemente infringido en gratitud por la generosa respuesta que el BSCH había realizado a su petición de ayuda económica. Cuando el imputado, debiendo abstenerse del conocimiento de esa querella, consideró oportuno ocultar al Fiscal y a las partes la concurrencia de una causa que podría perturbar su imparcialidad, estaba demostrando que el deber de agradecimiento generado por la dádiva interfería ya el ejercicio íntegro de su función jurisdiccional.”

Queda claro que dice que no se ha cometido delito alguno en ese punto, pero no pierde la ocasión de darle un tirón de orejas a su ex-colega indicando claramente que no comparte esa forma de actuar y la considera inapropiada.

 

2.- “…de lo investigado ha quedado suficientemente acreditado -siempre en plano indiciario- que el dinero entregado a petición del querellado e ingresado en las cuentas de la Universidad de Nueva York, lo fue en consideración al cargo jurisdiccional de D. Baltasar Garzón. No existen datos que avalen la idea de que esa aportación económica fuera más allá del propósito de generar un estado de agradecimiento en el receptor. En eso consiste el cohecho impropio”

Aquí el magistrado descarta que se haya cometido cohecho propio que era uno de los delitos denunciados, pero aprovecha para matizar que sí hubo (incidiariamente) cohecho impropio.

 

3.-“No puede afirmarse la concurrencia de un delito de extorsión… En el presente caso no puede afirmarse la concurrencia de intimidación como elemento del tipo objetivo. Es evidente que la utilización de un sobre con membrete oficial proporcionado por el querellado encaja perfectamente en la metodología recaudatoria puesta en marcha por D. Baltasar Garzón. Ese sobre habla por sí solo de quién pedía el dinero y en atención a quién se concedían los fondos. Pero no basta con esa censurable estrategia de persuasión para afirmar que el pago efectuado por ENDESA fue efectuado bajo intimidación.”

Obsérvese aquí que también deja dicho que no hay delito, pero insiste mucho en la forma de proceder del Sr. Garzón, dejando claro que resulta censurable actuar de este modo abusando del cargo que ostentaba.

 

4.- “En la fase procesal en que nos encontramos, los hechos acreditados en la instrucción y por los que se formula acusación constituyen un delito de cohecho impropio. El querellado contactó con responsables de distintas empresas españolas reclamando ayuda económica para la celebración de cursos en los que él aparecía como director. Todas tenían en común -BSCH, BBVA, TELEFÓNICA y CEPSA- el haber sido objeto de investigación por hechos imputados a sus directivos en el propio juzgado del que era titular el acusado o en otros de la Audiencia Nacional. Además de estas empresas, también contactó con los responsables de ENDESA, llegando a solicitar a todas ellas un total de 2.595.375 dólares. Mediante esas gestiones D. Baltasar Garzón obtuvo para la Universidad que le abonaba sus honorarios, que pagaba a su asistencia personal, que cubría los gastos de escolarización de su hija y que, además, ponía a su disposición una elevada retribución en especie, la cantidad definitiva de 1.237.000 dólares. Todas las empresas que fueron requeridas rebajaron la cuantía reclamada, por el carácter injustificado de los presupuestos económicos aportados por el querellado, otras por la falta de seriedad en la descripción de los proyectos del convenio… las cartas, documentos y certificaciones incorporados a la causa hablan por sí solos cuando se trata de explicar el propósito de los patrocinadores y del querellado. D. Baltasar Garzón no tiene el deber jurídico de decir la verdad, pues está amparado por el derecho constitucional a no confesarse culpable. En cuanto a los testigos, todo sugiere que la afirmación por su parte de que el dinero había sido entregado en atención al cargo de quien se lo solicitaba o para la consecución de algún acto justo o injusto, habría acarreado unas consecuencias jurídicas inmediatas y, con toda seguridad, un desenlace bien distinto al que va a tener el presente procedimiento… Los hechos -pese a la negativa del querellado y el apoyo del Ministerio Fiscal a sus tesis- son constitutivos, siempre con caracter indiciario, de un delito de cohecho impropio…”

Queda claro que la causa no llega a juicio oral, pero que de haber llegado, la condena por COHECHO IMPROPIO estaba cantada. Si es correcto que todo esto se haya aireado, precisamente en un auto de archivo, o no, eso ya daría para otro artículo.

 

Ramón Cerdá

Auto de archivo en PDF

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

1 Comentarios.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón