Aumenta la recaudación de los radares y se prevé instalar 60 más

De nuevo aumenta la recaudación de los radares y ya están anunciando que van a instalar otros sesenta en breve. La polémica continúa: ¿Afán recaudatorio o seguridad vial? Cada vez es más evidente que el afán es solo recaudatorio porque no se entiende que se sigan instalando radares en puntos que no son precisamente «negros» y que, además, pese a los nuevos radares y el incremento constante de las multas, la siniestralidad haya experimentado un repunte.

Aumenta la recaudación de los radares mientras sube la siniestralidad. Paradójico

¿No es paradójico que a pesar de tanto radar y del incremente de las multas, la siniestralidad haya aumentado? ¿No sería más lógico solucionar vía mantenimiento y remodelación los puntos negros donde más accidentes se producen? Lo mínimo que podrían hacer es reinvertir lo recaudado en multas en mejoras para nuestras carreteras. Puede que así sí consiguieran reducir la siniestralidad.

A estas alturas no podemos creernos que sigan instalando radares y se empeñen en hacernos creer que es por nuestra seguridad y no como medida recaudatoria, cada vez más automatizada.

#Aumenta la recaudación de los radares

Aumenta la recaudación de los radares y enseguida anuncian que instalarán más y más…

2016: Aumenta la recaudación de los radares

Ya tenemos cifras de 2016: Se han recaudado más de 164 millones de euros (450.000 euros al día incluyendo fines de semana y festivos). En 2012 la cifra fue de 120 millones de euros. Si los radares fueran eficaces para reducir la velocidad de los conductores, a pesar de instalar más radares, las multas descenderían, pero no es así y deberían preguntarse el motivo. El motivo es muy simple: los límites de velocidad no son creíbles en gran parte de las carreteras y los radares se instalan en lugares donde el conductor no concibe ir a velocidades ridículas que para nada son más seguras.

Pese a todo, ya se ha anunciado la instalación de otros sesenta radares.

El PSOE acusa al Gobierno de afán recaudatorio (y tienen razón, aunque si ganan las elecciones, no contemos con que ellos cambiarán de política en ese aspecto) y que no se busca reducir los accidentes: «Los radares no están situados en los puntos negros de tráfico, sino en los lugares donde se pueden poner multas». «El Gobierno no busca prevenir el riesgo de accidentes. Hemos preguntado cuánto nuevos kilómetros de asfaltado se han realizado y se niega a dar datos».

Los ayuntamientos también se apuntan a esta moda de recaudar con facilidad:

El Ayuntamiento de Zamudio (País Vasco) ha instalado recientemente un radar fijo de velocidad en una zona limitada a 20 kilómetros hora. De momento es informativo pero prevé multar a partir de los 21 kilómetros hora.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

3 Comentarios.

  1. JUAN FERNANDO MUÑOZ NAVALON

    Ramón dices verdades como puños.
    ç

  2. Pepe Barrientos

    En el pueblo donde vivia redujeron la velocidad de 50 a 30 km/h, nadie va a esa velocidad porque si respetas no vas justo en el limite te quedas en un poco menos, digamos que 25 km/h. Era muy facil ver como grupos de ciclistas adelantaban a los coches como si fueran tortugas, una situacion ridicula ademas de peligrosa.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón