Aplazamiento de IVA como medida de financiación. ¿Qué pasa ahora

A nadie le gusta (quiero pensar) pagar impuestos, aunque si su finalidad la vemos adecuada y beneficiosa para la sociedad puede que nos importe un poco menos hacerlo. Las continuas noticias sobre corrupción (y no hablo solo del PP) no alientan precisamente  las ganas de colaborar con el erario público por mucho que nos hayan querido hacer creer durante años que Hacienda somos todos y que todos tenemos los mismos derechos, o esa otra falacia no siempre relacionada con los impuestos de que somos inocentes mientras no se demuestre lo contrario. Hay que recordar una y otra vez que nada de eso es así porque ni todos tenemos los mismos derechos, ni todos somos iguales ante Hacienda, ni somos inocentes mientras no se demuestre la culpabilidad. Pero hay mucho más y no sé por qué no nos damos cuenta (o no nos importa) de que día a día la cosa sigue empeorando. A veces son pequeños detalles, pero incluso esas huchas que teníamos de pequeños acababan llenándose peseta tras peseta. Hoy (me lo ha recordado un lector del blog) quería hablar de manera somera sobre el sistema de recaudación del IVA y del aplazamiento de IVA (especialmente de esto último), ya que todos hemos escuchado (supongo) que desde el uno de enero pasado, ya no es lo que era.

Aplazamiento de IVA y su recaudación

#Aplazamiento de IVA

Aplazamiento de IVA. La cosa se pone tensa…

Personalmente, si hay algo que me moleste más que pagar impuestos abusivos y reiterativos que sé que se van a malgastar o directamente malversar ante mis propias narices, es hacer de recaudador de impuestos y, además, no solo hacerlo gratis, sino adquirir con ello una serie de responsabilidades que muy fácilmente pueden acabar en sanciones, multas, etcétera. Es el colmo del despropósito, que como empresario deba recaudar impuestos de otros e incluso anticiparlos o perderlos para engrosar las arcas públicas. Para que cierta gent(uza)e luego haga lo que le venga en gana con esos impuestos.

Es lo que pasa con el IVA que voy cobrando a mis clientes (ese que tanto encarece mis productos y que me hace perder tantas ventas). Ese IVA que ya tenemos en el veintiuno por ciento), una vez descontado el soportado por las facturas de mis proveedores, lo tendré que ingresar cada trimestre en Hacienda. Creo que eso a estas alturas ya lo sabe todo el mundo, pero como he dicho antes, hay cosas que bien merecen ser recordadas de vez en cuando. Cuando ingreso ese dinero a Hacienda puede que no lo haya cobrado todavía de mis clientes, con lo cual soy yo quien está financiando a Hacienda. Hasta puede ser que no lo cobre nunca porque se generen impagados, pero da igual, yo lo tengo que ingresar. En un caso así ni siquiera hago de recaudador, mi función es mucho más espuria, deberé sacar dinero de mi propio bolsillo para dárselo a Hacienda en nombre de otro… que no ha pagado.

244 páginas Tapa Dura Sin portes Solo 12 euros

244 páginas
Tapa Dura
Sin portes
Solo 12 euros

También puede ocurrir (y esto se tiene incluso menos en cuenta que lo anterior) que yo tenga una factura perfectamente legítima de un proveedor al que yo haya pagado y que este proveedor no haya ingresado el IVA; hay casos en los que yo podría ser responsable de la irresponsabilidad del otro en aras de tener que restituir a Hacienda lo que ella no ha sabido recaudar. Esas son las justicias del IVA, para que luego nos salga Montoro diciendo que los empresarios, especialmente los pequeños, a los que muchas veces nos falta la peseta para el duro, nos aprovechamos de Hacienda usando la figura del aplazamiento de IVA. ¡Nos acusa de que nos está financiando y que esa no es la función de Hacienda! Manda huevos la cara dura que hay que tener y el cinismo que se debe de acumular en los fondillos de los pantalones para decir ese tipo de cosas y hacerlas acompañadas de los gestos de desprecio con que las sabe acompañar.

Cuando Montoro lo dijo por primera vez, lo de que quería acabar con el aplazamiento de IVA me refiero, su intención era ser tajante y, de alguna manera, hacer desaparecer esa posibilidad del mapa fiscal para siempre. Lo que finalmente ha ocurrido es algo menos drástico porque hubo muchas protestas, pero lo bien cierto es que el aplazamiento de IVA ya no será tan fácil (si es que se puede decir que antes lo era) desde este mes de enero de 2017.

Algunos cambios en el aplazamiento de IVA:

  • El primero es que antes se podía aplazar hasta dieciocho meses y ahora lo han dejado en doce meses, pero es como tantas otras medidas que no pueden meternos de golpe. Lo que es de esperar es que en un futuro no muy lejano, esos plazos se vayan reduciendo cada vez más. De hecho parece ser que la medida es transitoria y es una manera de alargar la agonía. La idea es que en el 2018 ya no pueda haber ningún aplazamiento de IVA. Tal vez esto se vuelva a negociar, haya más críticas y quejas, etcétera, pero entonces podrán sacar otra norma para el 2018 que permita aplazar hasta 15.000 durante seis meses (es un ejemplo de reducciones constantes hasta llegar donde quieren llegar).
  • No se podrán solicitar aplazamientos por cifras superiores a los treinta mil euros.

Entonces la cosa no está tan mal, dirán algunos. Poder aplazar treinta mil euros durante año y medio es una buena financiación que puede que ni el banco nos la quiera dar. A ver si va a tener razón el señor Montoro y los empresarios somos unos aprovechados.

Lo que parece ser, aunque hay ciertas confusiones al respecto, es que el dos de diciembre pasado se publicó una modificación que impide aplazar el IVA del cuarto trimestre (el que hay de tiempo para ingresar hasta el próximo treinta de este mes de enero). Según parece sí se puede aplazar el del IVA no cobrado (a ver cómo se justifica cada una de esas cosas).

Algunas veces he hablado en este blog de las pruebas diabólicas, ¿se acuerdan de lo que son? Esas que pretenden demostrar un hecho negativo. Si yo he estado alguna vez en Benidorm, quizá pueda demostrarlo aportando fotos de mis vacaciones, o una factura del hotel, o incluso una multa de Tráfico, pero ¿que pasa si me piden que demuestre que nunca he estado? ¿Cómo se demuestra eso? Es imposible. No puedo demostrar, haga lo que haga, que NUNCA he estado en Benidorm. Pues bien, con el cobro de facturas pasa igual; puedo justificar que he cobrado una aportando documentación, pero si no la he cobrado… ¿eso cómo se demuestra?

Quedamos a la espera de que se publique alguna otra modificación que permita aplazar este trimestre pasado que vence el próximo treinta de enero… La cosa parece que está todavía en el aire.

Es bueno recordar otras cosas:

Cuando el señor Rajoy anunció el paquete de medidas fiscales para el 2017 dijo textualmente: «No afectarán ni a las pymes ni a los autónomos». No sé en qué estaría pensando este buen hombre cuando lo dijo. Igual creía que cargarse el aplazamiento de IVA no iba a afectar a los pequeños empresarios porque para eso tenemos todos ingentes cantidades de dinero en negro que podemos ir sacando de debajo del colchón para estas ocasiones fiscalofestivas. Quiero pensar que no tenía mala intención alguna con su afirmación.

Todo esto viene de la modificación del apartado segundo del artículo 65 de la Ley General Tributaria en el que introduce «nuevos supuestos en los que no se podrán aplazar o fraccionar las deudas tributarias […] las derivadas de tributos repercutidos, salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no hayan sido efectivamente pagadas, dado que el pago de tales tributos por el obligado a soportarlos implica la entrada de liquidez en el sujeto que repercute».

Y uno se pregunta, ¿por qué no dice nada del IVA?

Pues no lo dice porque no hace falta, porque así es más genérico y abarca también el pago de los Impuestos Especiales (esto ya lo han confirmado los señores de Hacienda).

¿Recuerdan la acusación de financiación irregular que nos hicieron a los empresarios?

«El motivo [de impedir el aplazamiento de IVA y de otros impuestos] es evitar los aplazamientos de pago en supuestos en que el obligado ha cobrado la cantidad correspondiente al impuesto repercutido, puesto que, en caso contrario, el aplazamiento supondría un mero instrumento de diferimiento del pago de las obligaciones tributarias y de obtención de financiación».

¿Cómo estaba la situación del aplazamiento de IVA hasta hace poco?

Posibilidad de aplazamiento con un coste del 3,75% sin necesidad de aportar garantías en cifras inferiores a treinta mil euros. Y esa modificación era muy reciente porque un año antes la limitación de aplazar sin garantías estaba en dieciocho mil. O sea, hace un año parece que nos dan un respiro y ahora, de repente, somos los malos de la película por aprovechones.

Asquito dan.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

8 Comentarios.

  1. Ayer mismo lo consulté en hacienda, el aplazamiento del IVA lo han eliminado totalmente y el 4T/16 tendrá que pagarse de un tirón . Además lo han hecho con nocturnidad y alevosía pues incluso expertos en el tema no se habían dado cuenta, viene muy bien enmascarado en ese art.6 que modifica la LGT “no podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento las deudas derivadas de tributos que deban ser legalmente repercutidos” pero sin mencionarlo claramente y sin que se haya publicitado en los medios (todo lo contrario a esa otra falacia de “los empresarios ya no tendrán que pagar el IVA no cobrado” cuando implantaron ese engaño del criterio de caja. Luego añaden para curarse en salud lo de “salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas”. Esto es cinismo puro, cuando hablaba con el amable empleado de Hcda. me dijo que no había problema que justificase que no se había cobrado que para ello vale cualquier prueba admitida en derecho…y le dije que como justifico que aún habiéndolo cobrado (ej. un restaurante) que vive al día entre lo que se hace de caja y lo que va pagando a proveedores y que cuando llega el trimestre tiene que pagar, nóminas, seg.sociales, retenciones trabajo, retenciones de alquiler, etc y todo se junta NO tiene efectivo a lo que me responde que nos acostumbremos a quitar un 10% de la caja y guardarla porque no es dinero nuestro sino de Hacienda, a lo que estuve a punto de decirle que entoces Hcda. nos debería pagar por ser sus agentes recaudadores. Desde luego no saben lo que es ser una empresa o un autónomo y vivir el día a día con pagos a proveedores, gastos, averías, imptos.locales. Al final le dije que de parte de todas las PYMES le diga a sus superiores que muchas gracias por todo lo que están haciendo. Ningún gobierno hasta ahora ha hecho tanto daño al autónomo y las pymes. Son unas sanguijuelas, unos sinverguenzas, pero ahí están, gracias a España y esos votantes.
    Y todo para pagar rescates bancarios…. asco dan

  2. Esta medida si no la flexibilizan, va a hacer mucho daño a autónomos y pymes.

    No tiene ningún sentido que el año pasado aumentaran de 18.000€ a 30.000€ la cantidad máxima de aplazamiento sin aportar garantías, y ahora de repente quieran eliminar el aplazamiento [o concederlo bajo unas condiciones muy poco accesibles].

    El 30 de enero ya está ahí, y creo que está medida se dio a conocer a mediados de diciembre. Hay muy poco margen de maniobra. A muchos los van a dejar traspuestos por la falta de liquidez en estos tiempos. Si ya para muchos, las cosas no van muy bien, añade un problema más…

    Y no hay olvidar las sanciones, recargos e intereses de demora… que serán superiores al 3,75% que suponía el aplazamiento.

    Vamos que van a hacer caja más rápido y en más cantidad.

    Y como bien dices Ramón, ves a donde van a parar los impuestos y da mucha rabia e impotencia. Tan sólo hay que ver los titulares de los últimos días:

    – El Gobierno planea salvar a la banca del callejón de las cláusulas suelo

    – El Tribunal de Cuentas cifra en 122.122 millones las ayudas públicas totales inyectadas al sector financiero, de los que 60.700 millones se habrían perdido a 31 de diciembre de 2015

    ¿Habrá que apretarse un agujerito más el cinturón?

    Espero que de aquí al 30, cambien algo.

  3. Pues un pasito más para ayudar a los bancos, ni más ni menos

  4. Además les están venciendo muchas letras, como el 25% de las clausulas suelo, ya que hacienda es socia en ese porcentaje de los beneficios bancarios, y otras sentencias relacionadas, y lo que está claro es que no piensan reducir el gasto donde sus apesebrados asesores y cuadros de los partidos, PP, pero también PSOE, PNV, CDC, ERC, etc, en las administraciones autonómicas, diputaciones y en general las administraciones públicas chupan del bote. Y los necesitan para que les voten en los congresos de los partidos que se avecinan. Estómagos agradecidos no se rebelan contra programas incumplidos ni traiciones al electorado. Y en eso como hemos comentado, todos los partidos están de acuerdo, que la fiesta la paguemos los contribuyentes.

  5. Están sin dinero en la caja, y lo necesitan para comprar votos en el parlamento, y financiar el dispendio de Cataluña.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón