Aparcamientos disuasorios. Hasta la fecha ¿un completo fracaso?

Posiblemente, los aparcamientos disuasorios, mientras no sean obligatorios, tendrán poca aceptación y la gente seguirá prefiriendo ir hasta el centro con su propio vehículo.

Se define como aparcamiento disuasorio a los estacionamientos para automóviles situados en la periferia de ciudades generalmente grandes, cuyo fin es alentar a los conductores a aparcar su vehículo privado y acceder al centro de las ciudades mediante el transporte público. Este tipo de aparcamientos suele ubicarse cerca de las estaciones de autobús o ferrocarril para facilitar el transbordo. Por lo general suelen ser aparcamientos gratuitos.
#aparcamientos disuasorios

¿Son viables los aparcamientos disuasorios?

Uno de los último fracasos en estas medidas lo supuso el de Majadahonda. Se pretendía que la gente que acudía desde esa cercana ciudad a Madrid, dejara su coche aparcado y siguiera con transporte público. A día de hoy, ese aparcamiento está casi vacío a diario.

¿Hay alguna solución para que esos aparcamientos disuasorios sean viables y reduzcan el volumen de vehículos en el centro de Madrid (o de otras grandes ciudades)?

Pese al fracaso del de Majadahonda, la idea de los aparcamientos disuasorios no se ha abandonado. De hecho se prevé la construcción de ocho de estas infraestructuras en las afueras de Madrid para los próximos dos años, con un coste de ciento sesenta millones de euros.

Lejos de las habituales políticas de igualdad en las que sí o sí se pretende que hombres y mujeres seamos exactamente iguales (cosa absurda donde las haya), parece ser que la alcaldesa quiere tener en cuenta precisamente esas diferencias entre géneros para hacer viables los aparcamientos disuasorios. Puede que, como dicen algunos, no sea más que otra «carmenada» u otra «ocurrencia del día», pero no deja de llamarme la atención que para la toma de decisiones se quieran tener en cuenta los diferentes hábitos de comportamiento de hombres y mujeres. No sé si servirá de algo o no, pero al menos es una manera de verlo desde un punto de vista distinto al simplista de la igualdad.

Según dice la alcaldesa: «Hay que tener en cuenta el género de los conductores». «A mí me parece que hay muchas mujeres que conducimos ya y que hay que ver si tenemos comportamientos diferentes. A las mujeres a lo mejor nos podrían interesar unos aparcamientos disuasorios que nos dieran otro servicio más, podríamos aprovechar para hacer algo».

Según las estadísticas que manejan desde el ayuntamiento:

La elección de la movilidad se hace un 80% en función del coste y del tiempo, y un 20% en base a otras variables (trayecto, lugares de paso, servicios…). «Mientras el hombre piensa en llegar antes y a tiempo, la mujer piensa en llegar, pero rentabilizando el tiempo del que dispone. Es decir, la mujer tiene un comportamiento más complejo a la hora de elegir su modalidad en el transporte».

¿Funcionará una medida de este tipo atendiendo a las diferencias de sexo?

Ramón Cerdá

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

7 Comentarios.

  1. El tema, como de costumbre, es mucho más complejo de lo que parece.
    Para empezar tengo entendido (no sé con certeza) que no son gratuitos. Algo hay que pagar, aunque no mucho.
    El de Majadahonda no es un buen ejemplo porque tampoco tiene un acceso cómodo a/desde la A6 Carretera de La Coruña que es el acceso a Madrid desde el oeste
    Como tampoco lo tiene el de Las Rozas el cual se ve desde la carretera pero tampoco está muy claro como acceder a él.
    Por tanto, a falta de hacer análisis más rigurosos, se pierden muchos potenciales usuarios simplemente porque llegar al aparcamiento disuasorio no es nada intuitivo.

    En otro orden de cosas, como hoy en dia tener un empleo es una suerte, no vamos a tener escrúpulos si el centro de trabajo está a treinta, cuarenta o cincuenta kilómetros de donde vivimos.Es son dos horas de ida y dos de vuelta en transporte público.

    Si, por si fuera poco, nuestro horario es tal que tenemos que estar en el puesto de trabajo mucho antes de que pase el primer tren/autobús de la mañana; está claro que dependemos del coche.

  2. Esto es un pais de desguace y siempre lo será yo he estado en Dinamarca y allí van todos hasta los mas yayos en bici, el autobus y metro son más puntuales que los ingleses que ya es decir, cuantas más veces te montes y hagas más kilometros en proporción más barato te sale al mes el billete porque pagan con tarjeta cuando suben al bus y cuando bajan, éso aquí es impensable, yo voy a todos los sitios andando o en transporte público y es la mayoría de las veces que lo cojo un auténtico asco, de impuntualidad no hay suficientes autobuses unos transbordos absurdos en fin una penica ah soy de ZARAGOZA

  3. Yo entiendo que con los aparcamientos, para que funcionen, tienen que darse tres cosas: que resulten rentables (es decir, que su coste más el del transporte urbano sea asumible); que el transporte publico sea eficaz y dependiente (es decir, que puedas planear llegar a las ocho al parking para coger el bus o tren de las y cinco que te deje a y media en el centro, no que ese autobús de y cinco pase hoy a y tres y lo pierdas y mañana a y diez y llegues tarde: el famoso tren de las ocho catorce de los ingleses. Esto en trenes de cercanías o metros no me parece imposible de cumplir) y sobre todo un cambio de esa mentalidad del coche como símbolo de nuestro estatus cual bolso de loewe para ciudadanos de determinadas naciones, que nos impulsa hasta a usarlo para ir a comprar el periódico al quiosco de la esquina. Y esta última cuestión, el cambio de mentalidad, si que a lo mejor exige medidas disuasorias en cuanto a los hábitos.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón