AMNISTIA FISCAL, algunas preguntas más

#AMNISTIA FISCAL

Algunas preguntas más sobre la polémica AMNISTIA FISCAL

AMNISTIA FISCAL

Todavía me sigo haciendo preguntas

 

Sí, ya sé que todo esto de la AMNISTIA FISCAL terminó el 30 de noviembre del recientemente clausurado 2012, pero yo todavía me hago algunas preguntas, y ya saben mis lectores que cuando me hago preguntas, me gusta hacerlas en voz alta, por si a alguien más le pueden interesar, o por si me pueden ofrecer respuestas.

Recordando el asunto me viene a la cabeza que al principio empezaron dándonos algunos datos de resultados que eran radicalmente malos; apenas nadie se había decidido a regularizar, entre otras cosas por lo mal redactada que estaba la norma y por las evidentes dudas que generaba, tanto a los asesores, como a los que disponían de cantidades que pudieran ser regularizadas.

Después de aquello, la norma se ajustó algo, matizando unos puntos que dejaron entrever la posibilidad de que alguien más se acogiese a ella. Fue entonces cuando el Gobierno decidió dejar de informar sobre la evolución de la recaudación, cosa que, al menos a mí, me llamó mucho la atención.

Cuando se cerró el plazo, se anunció que había sido todo un éxito, cuando en realidad se había recaudado apenas el 50% de lo anunciado. Luego surgieron críticas de que la recaudación real por la AMNISTIA FISCAL había sido incluso menor a ese 50% porque el Gobierno había incluido en el cómputo algunas cifras que no correspondían, lo cual, conociendo el percal, no me extraña en absoluto.

Las críticas continuaron porque muchos no estaban de acuerdo con la posibilidad que daba el Gobierno de que los defraudadores regularizasen, pero ese es un punto en el que siempre habrá opiniones muy polarizadas. Yo siempre he dicho, que sin parecerme una medida justa, bien planteada podría aliviar las arcas del estado y, por lo tanto, no me parecía algo descabellado. Pero también he dicho siempre que la cosa no ha sido bien llevada; no se han sabido acallar las críticas negativas con argumentos razonables y, por otra parte, tampoco se han sabido dar las suficientes garantías para que la gente se acabara volcando de manera más masiva a esta medida. Todo ello es lo que ha hecho que la cosa acabara en poco menos que otro fracaso recaudatorio y de imagen para el Gobierno del P.P.

Pero la última pregunta que me surge es a raiz de unos artículos que leí hace unas semanas. No lo he publicado antes porque esto del Blog ya saben mis lectores cómo funciona. Yo voy escribiendo y programando entradas para que cada día aparezca una publicada y, a veces, hay cosas de actualidad que no aparecen hasta unas semanas después. Esta es una de ellas, que no siendo de gran actualidad, quizás hubiera sido mejor que apareciera hace unas semanas, pero en definitiva, la cuestión es la misma, y terminada la AMNISTIA FISCAL, tampoco es que sea ya un post de terrible actualidad.

Como iba diciendo, la pregunta última que me surgió es…

¿Cómo quería el Gobierno que se fiaran de la medida? Al final se ha demostrado que la intención de los inspectores era denunciar las sospechas de blanqueo relacionadas con el dinero aflorado gracias a la AMNISTIA FISCAL… Veamos, yo estoy en contra del fraude y por lo tanto a favor de que se persiga el mismo, de que existan medidas para informar de las sospechas de blanqueo y que luego se hagan las oportunas investigaciones, no nos equivoquemos, eso es algo que, excepto quien se dedica por costumbre o deporte a defraudar, todos compartimos, pero hay que ser serios y si finalmente se ha decidido crear una AMNISTIA FISCAL para que quienes hayan defraudado confiesen su crimen a cambio de pagar un 10%, lo que no puede hacerse es una intentona de perseguir penalmente a quien no hubiera sido perseguido de no haber regularizado. Eso parece una burda trampa para conejos.

Ese intento de los inspectores de denunciar las sospechas de blanqueo ha demostrado una vez más que no todo estaba claro en la AMNISTIA FISCAL y no todas las intenciones eran buenas.

Aparecieron titulares como

“LA AMNISTIA FISCAL EXCEDE SUS LÍMITES Y BLINDA CONTRA LA PERSECUCIÓN PENAL”

o

“El diseño de la AMNISTIA FISCAL impide a los inspectores denunciar sus sospechas de blanqueo”

Llegado a este punto esa es la pregunta… ¿acaso no se trataba de eso?, ¿de que la gente pudiera regularizar sin temor a ser investigada? ¿A qué vienen ahora las quejas de los inspectores de Hacienda por no poder cumplimentar el documento de denuncia de sospechas de blanqueo? Eso es lo que no acabo de entender.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. Para que haya blanqueo, ha de haber delito subyacente, y en principio, con la amnistia, parece que el delito subyacente no puede ser el fiscal, algo contra lo que parte de la doctrina tampoco estaba de acuerdo en el pasado. Pero si a raiz de la investigación sobre la persona que se ha apuntado a la amnistía descubren que ha falsificado un documento público o mercantil (algo bastante frecuente), o que la cuota de IVA era superior a 120.000, entonces sí podrán perseguir por blanqueo, otra cosa es qué decidirán finalmente los jueces.

    Yo imagino que sólo perseguirán a una parte de los que se acogieron a la amnistía, pues si es público y notorio que lo hacen con todos, en este país jamás de los jamases tendrá posibilidades de éxito otra amnistía, además de ser otra grieta en la respetabilidad del país frente a los inversores extranjeros.

    Porque si un asesor se la jugó aconsejando la amnistía, ¿qué le dirá en el futuro a un cliente extranjero que quiera invertir en España?. Pues que las reglas nunca están claras, y eso es lo peor que puede oír un inversor.

    • Han dejado a los asesores con el culo al aire. Personalmente no soy asesor en la actualidad, pero desde luego nunca aconsejaré a un posible cliente para que participe en una futura amnistía. Para mí esta vez han roto definitivamente la baraja y aquí ya no tiene por qué jugar nadie.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón