Alberto Vázquez-Figueroa, el canon y Hacienda

Desde muy joven he leído a Alberto Vázquez-Figueroa. Lo descubrí con su novela El Perro editada en tapa dura, cuando todavía no sabía que ese no era más que el título de la película y que la novela era Como un perro rabioso. Pero no importaba, solo recuerdo que estuve varias semanas recogiendo monedas para poder comprar el libro expuesto en el escaparate de una librería ya desaparecida.

#alberto vázquez-figueroa

Alberto Vázquez-Figueroa / Hacienda [no] somos todos

Aún hoy sigo leyéndolo, de hecho hace unos días terminé Medusa y la reseñé en mi página de lalecturaderamon.com Es cierto que desde que cambió de enfoque y sus libros se convirtieron en contestatarios y dejó atrás aquellos primeros libros de aventuras, para mí ya no es lo mismo, pero sigue siendo un referente. De hecho como persona siempre he sentido una cierta admiración. Admiración que aumentó cuando empezaron a darse a conocer sus proyectos de invención para las desaladoras y algunas cosas más.

El otro día, mientras hacía la reseña de Medusa de Alberto Vázquez-Figueroa me puse a curiosear por internet y acabé cayendo en su página web. Página que debo de confesar que no conocía. El artículo que tenía en esos momentos a la vista era uno que trataba sobre el canon que proponen pagar a los lectores de las bibliotecas cuando retiren un libro. Albert Vázquez-Figueroa se mostraba contrario a ese canon y a otros, entre otras cosas porque tiene claro que sería mal utilizado y no acabaría beneficiando a la cultura como supuestamente se pretende.

En cualquier caso lo que más me acabó llamando la atención del artículo fue la parte en la que mencionaba a Hacienda. Ya saben mis lectores que yo estoy muy sensibilizado con ese tema, así que abrí los ojos con especial atención:

Alberto Vázquez-Figueroa

« […] mientras tanto Hacienda me embarga porque no puedo pagarles la mitad de mis ingresos ya que he empleado ese dinero en viajar con el fin de documentarme para mi próxima novela. ¿Cómo la escribiré si no me documento, y de dónde cobrarán si no la escribo? No creo que “Hacienda seamos todos” porque no todos somos ciegos».

Quizás por eso en su última novela ha incluido algún guiño al respecto:

—No es que esperemos el advenimiento del fin del mundo ni nada parecido; es que estar siempre pendiente de los inspectores de Hacienda era una lata. Hasta aquí no llegan.

—He llegado yo.

—Porque no es uno de ellos. Si lo hubiera sido los perros le habrían impedido aproximarse.

—¿Y cómo los distinguen?

—Instinto, o que un buen perro ama lo que ama su dueño, y aborrece lo que aborrece.

En fin, yo ya lo decía: Hacienda [no] somos todos

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. No es uno de mis 3000 (o cualquier cifra aleatoria) autores favoritos precisamente desde ese cambio de enfoque que menciona Ramón. Pero la cita es de aupa. Perros que odian a inspectores de Hacienda…¿sería buen negocio incluírselo en el chip genético?

Deja un comentario


La Lectura de Ramón