Aforados, ¿es normal que tengamos tantos?

Es algo que no me había planteado nunca, debo decir que en parte por ignorancia, porque no tenía ni idea de la absurda diferencia entre el número de aforados españoles (más de diez mil) y el de otros países, donde solo hay uno, o puede que no pasen de la decena, o incluso que no haya ninguno. Como puede verse, la diferencia es abismal y absurda. Además de injustificada.

#aforados

En España tenemos más de 10.000 aforados; en Italia solo está este hombre…

Antes de seguir, ¿qué son los aforados?

Los aforados son aquellas personas que tienen el privilegio de que solo pueden ser juzgadas por el Tribunal Supremo.

Fue UPyD quien hizo saltar la alarma hace unos días al plantear en el Congreso de los Diputados su completa eliminación. Todos los grupos parlamentarios reaccionaron muy mal ante esta petición, y es algo que deberíamos meditar.

Es bastante evidente que lo de ser aforados es un privilegio (yo lo tengo bastante claro), sin embargo, Alberto Ruiz Gallardón asegura que no lo es, sino más bien al contrario porque causa un perjuicio a quienes lo ostentan. Yo me pregunto, si eso es cierto, ¿a qué tanto interés en mantener a los aforados? ¿Acaso tienen alma de mártires nuestros políticos, nuestros jueces, nuestros fiscales… ?

Porque recordemos que en España son aforados precisamente  los políticos, los jueces, los fiscales y otros muchos cargos institucionales, y el señor Gallardón (también aforado, por supuesto) nos quiere hacer creer que no es un privilegio sino todo lo contrario. Toda esta gente sufre lo indecible por nosotros al quedar incluida en esa relación de pobrecitos aforados. ¿Nos lo tenemos que creer?

Algunas ventajas (que no perjuicios) de nuestros aforados:

Como claras ventajas inmediatas para los aforados tenemos que los jueces se lo piensan mucho más antes de imputar a los aforados que a los que no lo son porque al hacerlo pierden por completo el control de su causa que pasaría de inmediato a instancias superiores. Cuando el posible imputado es otro cualquiera, no les caen los anillos por abrir tantas imputaciones como les apetezca, aunque los indicios sean mínimos o prácticamente inexistentes o dudosos.

Por otra parte y aunque se nos niegue a menudo, existe una clara e inevitable politización en los tribunales, y esta politización es tanto más evidente cuanta mayor es la jerarquía del tribunal en cuestión, hasta el punto de que en el Tribunal Supremo a los jueces los eligen en el Consejo General del Poder Judicial a propuesta del Congreso. ¿No es eso suficiente evidencia?

Se quiera o no, más aforados es igual a menos independencia judicial. Ahora solo faltaría enterarnos de que los aforados cobran algo por serlo… espero que no sea así, pero sinceramente, ¿a alguien le extrañaría?

Ramón Cerdá

 

 

 

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. No es normal, no, pero tampoco lo contrario: los privilegiados como víctima del delito, supuestos en el cual el delito es más grave por ser la víctima quien es. Aparte de las mujeres (ley de violencia de género) las autoridades públicas y todos los «asimilados». La última viene de los enfermeros que quieren ser considerados «agentes de la autoridad» para que, supuestamente, la gente se lo piense menos antes de agredirles. Ya lo decía José María García: lo primero que quiere un español es que le pongan una gorra….

Deja un comentario


La Lectura de Ramón