Adoctrinamiento sexual. La polémica del autobús ¿transfóbico?

En agosto del pasado año 2016 hablaba de una ley en la que, entre otras cosas, promovía campañas educativas con cuestiones tales como «chicas con pene y chicos con vulva». Ya dije que este tipo de legislaciones no me gustaban nada. Creo que nada tiene que ver la libertad individual de quien, no estando satisfecho con su sexo decide cambiarlo, con este tipo de imposiciones vía leyes. De alguna manera, se quiera admitir o no, estamos ante una situación de adoctrinamiento sexual nada deseable y que solo provoca enfrentamientos y agrava, si cabe, la delicada situación de ciertas personas.

La reacción ante el adoctrinamiento sexual

#Adoctrinamiento sexual

El adoctrinamiento sexual y las previsibles reacciones

Era de esperar que ante esas medidas de adoctrinamiento sexual surgieran reacciones como la de HazteOír.org y su polémico autobús que está circulando por Madrid con mensajes contra lo que ellos definen como «las leyes de adoctrinamiento sexual».

El lema de la campaña: «Los niños tienen pene y las niñas tienen vulva, que no te engañen».

Puede que no sea la campaña más apropiada ni la más deseable, pero me parece una reacción de lo más normal y comprensible contra la situación anterior.

La Plataforma por los Derechos Trans ya se ha indignado públicamente y la ha calificado de «transfóbica» (cosa que también era de esperar), solicitando la intervención del fiscal general del Estado por considerarla una «incitación al odio» y por lo tanto delictiva.

Lo que dicen desde HazteOír.org:

«El tema de la educación afectivo sexual de los menores es delicado, y no se puede imponer por decreto», añaden que respetan a las personas con diversidad sexual.

Y la Plataforma por los Derechos Trans:

«Las consecuencias de esta campaña [la del autobús] serán graves para aquellos niños que están sufriendo y que solo verán aquí más motivos para sentirse aislados, equivocados, confundidos y culpables».

Sé que es un tema muy delicado y posiblemente lo del autobús no sea lo más adecuado para protestar contra la ley, pero entiendo la reacción ante el avance sibilino de ciertas manifestaciones legislativas.

Por su parte, Cifuentes:

Según Cifuentes, decir que los niños tienen pene y las niñas vulva, además de «impresentable», es «ilegal». Curiosamente no es impresentable ni ilegal, decir que hay niñas con pene y niñas con vulva. Recordemos que fue Cifuentes quien impulsó la LGTB.

Y Carmena:

Ya ha obligado a inmovilizar el autobús.

 

Ramón Cerdá

Debate del asunto en Facebook…

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

13 Comentarios.

  1. Pepe Barrientos

    Imaginaros que un autobus va con el “2+2=4” pintado, dios que blasfemia!!!! Y como una minoria puede someter a un pais con su doctrina?

  2. Me parece un debate estéril. Los niños son impúberes, no tienen sexo, decir que sufren por querer tener el sexo que no tienen no me parece de recibo. El posicionamiento es reaccionario, pues nada nuevo aporta a la naturaleza. Creo que es necesario mayor comprensión por parte de los movimientos contranatura.

  3. Es la primera vez que escribo en este blog, y lo sigo hace mucho tiempo.
    Sin entrar en más detalles, por falta de ganas y de tiempo, solo decirte (si me permites que te tutee) que no estoy en absoluto de acuerdo con tu postura. Creo que es totalmente equivocada, creo que apoyar (aunque sea simplemente tolerando y comprendiendo) campañas como la del autobús, provoca mucho sufrimiento en personas que se sienten diferentes.
    Supongo que no tienes alrededor (familiar, amigo) a nadie en esa situación. Si fuera así y vieres su sufrimiento día a día, la cosa cambiaría.
    Respeto y comprensión al diferente. En este mundo hay sitio para todos.

    • ¿Qué es lo que no he respetado? En el artículo expongo todas las posturas conocidas, lo que dicen unos y lo que dicen otros… ¿Es eso equivocado? ¿He insultado a alguien o le he faltado al respeto? ¿Y qué tiene que ver si tengo o no tengo a alguien alrededor en no sé qué situación?
      Respeto por supuesto que no esté de acuerdo con lo que digo en el artículo, escriba lo que escriba siempre habrá alguien a quien no le gustará… ¿Pero qué es lo que digo? ¿Hubiera sido más correcto condenar simplemente lo del autobús? ¿En base a qué?
      Me he perdido.

      • Cesar Veliz

        Normalmente no soy partidario de las agresiones físicas o verbales, pero pelotudeces como las de este “Anónimo”, realmente sólo pueden sostenerse si se dicen anonimamente.

        De todas maneras, es también un absurdo que tal “anónimo” exprese dramas tipo: “provoca mucho sufrimiento en personas que se sienten diferentes”, “Si fuera así y vieres su sufrimiento día a día, la cosa cambiaría.” y a la vez empiece su intervención con: “por falta de ganas y de tiempo, solo decirte…”. Una persona que esté REALMENTE preocupada por tales situaciones y tuviese, en efecto, algo útil y coherente que decir, no alegaría tan ligeramente que está “muy ocupado” para tomar letras en el asunto. Eso no es carencia de tiempo, es carencia de ideas claras; y me imagino que es la misma carencia que impulsa campañas de “chicas con pene y chicos con vulva”. Por donde se lo vea, un total despropósito.

  4. Esto de los supuestos delitos de odio es el comodín perfecto para aplicar a aquellas opiniones que no son del agrado de quienes sostienen la dictadura de lo políticamente correcto.

    Aparte que, generalmente, los niños tienen pene y las niñas tienen vulva; aunque no siempre, como sabemos. Lo que no se puede es convertir la excepción en norma. Como tampoco da argumentos Hazteoir, para criminalizar, marginar o perseguir de ninguna manera a las personas cuya orientación sexual no coincide con la de sus genitales.

    Esto, lamentablemente, es una manifestación de esta “ideología de genero” que al final, en nombre de la libertad, intenta precisamente acabar con ella. Ya saben, no debería decirse niños y niñas sino “la infancia” y todo eso.

    En cierta manera me recuerda a las sociedades asexuadas de algunas novelas de ciencia-ficción donde hombres y mujeres son prácticamente indistinguibles. En fin, la igualdad llevada al paroxismo.

    Lo de Carmena lo entiendo. Al menos es coherente con su posicionamiento ideológico. Lo de Cifuentes, no. No sé a quién quiere contentar.

  5. La dictadura del adoctrinamiento de género es insufrible. El lobby LGTB (Lesbianas, Gay, Transexuales y Bisexuales) ha conseguido que a mi hijo de siete años en el colegio le pongan un video de dos chicas morreando y el “Profe” que no era del colegio (que es católico) que se lo puso les preguntaba luego si les parecía normal.

    Y si decían que no les parecía normal, la mayoría según mi hijo lo dijo, les explicaba que hay diferentes sexos. No entro más en detalle porque he preferido que mi hijo no me lo contara con detalles para no fijar en su mente la situación.

    Y como el colegio es concertado si no se pliega a esas enseñanzas LGTB les quitan el concierto y les aplican la ley que Cifuentes aprobó en Agosto pasado, con nocturnidad y alevosía, sin debate parlamentario, y que le ha costado una denuncia a un director de un colegio de Alcorcón por negarse a aplicarla y la retirada del concierto.

    Intentan hacer ver a los niños de siete años que lo normal es ser un niño con vulva o una niña con pene o que dos niñas se den besos o dos niños se metan mano. Una confusión biológica total a unas edades en las que los niños son como papeles en blanco.

    La campaña que están haciendo los medios sobre este tema acusando a los que hablan de biología, es una dictadura como la que intentaron en USA y menos mal que Trump está destrozándoles. Lo malo es que tengan que ser gentes como Trump o Le pen los que tengan que poner las cosas en su sitio. Y no sean partidos como el PP o Ciudadanos los que defiendan la libertad de enseñanza y encima les acusen de delito de odio. Porque como dice el Apocalipsis de los tibios:”…a los tibios les vomitaré de mi boca”.

    • A mí me parece muy lamentable todo este asunto, y no hay más que ver cómo saltan a la mínima por cosas como lo del autobús, que sin ser quizá el medio más apropiado, era lo mínimo que cabía esperar como respuesta a todo lo demás.

  6. José María

    Da pena lo de este autobús. Deja sin ilusión a los niños. Recuerdo que yo de pequeño quería saber qué tenían las niñas.

  7. Yo no veo ningún problema por ninguna parte, lo que si veo es que estamos en una dictadura que la de PACO comparado con ésta era una nimiedad, ésta es más peligrosa todavía, no se puede opinar sin que alguien se sienta ofendido, yo aqui no veo ofensa por ninguna parte, no se puede decir que me parece qjue éste fulano es un delincuente, cuando hay jueces que ya lo han dicho, en fin vaya mierda de país y de leyes que por cierto, cuando el atraco, falsedad en docuemtnos públicos etc.etc.etc. lo hacen los políticos no pasa nada cuando lo hacen los demás cárcel al instante, que ganas tengo de poder largarme bien lejos de éste país de desguace

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón