Administrador impide el acceso de los socios a los locales de la sociedad

Curiosamente este tema no lo he tratado nunca en el blog hasta hoy, salvo por algunas consultas que me han hecho en los comentarios y que, de alguna manera, he ido contestando. Me he dado cuenta con el tiempo de que la visión general de los socios, en especial cuando hablamos de pequeñas empresas, está muy distorsionada con respecto a la realidad. Un socio, aunque tenga una pequeña participación, da por hecho que por el simple hecho de serlo, tiene derecho a acceder a los locales de la sociedad libremente y en cualquier momento, incluso tiene derecho a disponer de sus propias llaves. Craso error. Por eso, cuando el administrador impide el acceso de los socios cuando no hay buen entendimiento, se generan tantos problemas. ¿Cómo que no puedo entrar a mi propia sociedad?, se preguntan.

¿Qué se puede hacer si el administrador impide el acceso de los socios?

#Administrador impide el acceso de los socios

Administrador impide el acceso de los socios. ¿ES ESO POSIBLE?

La verdad es que una vez ocurre el problema, ya poco se puede hacer, a no ser que los afectados tengan la mayoría suficiente como para destituir al administrador y nombrar otro. Por eso yo recomendaría que al principio, cuando todo es color de rosa, se haga una junta y se especifique con claridad si los socios (o parte de ellos) pueden tener acceso a las instalaciones sin el consentimiento del administrador o no. Si se acuerda en Junta, ese acuerdo tendrá que ser respetado por el administrador, pero si no es así, los socios, se quiera o no, no dejan de ser terceros a efectos de la sociedad y será el administrador quien administre también los correspondientes permisos.

Para que se me entienda siempre pongo el mismo ejemplo: Imagine usted que adquiere unas acciones de Telefónica. Bien, ya es usted socio de Telefónica. Seguro que ya sabe a qué me refiero y no lo tengo que explicar demasiado, eso es, que usted sea socio de Telefónica no le da derecho a tener las llaves de la empresa ni a entrar libremente en sus instalaciones. Lo mismo ocurre con la que considera su propia empresa porque solo es usted y un par de amigos más, pero salvando las distancias, al final estamos hablando de lo mismo.

Cuando no hay entendimiento entre los socios y empiezan estas historias, lo mejor es plantearse abandonar la sociedad y seguir el negocio por otra parte.

#su sociedad en una hora

Disponga de su propia sociedad en solo una hora

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

5 Comentarios.

  1. Muy interesantes este tema, pero qué ocurre cuando en una SL con varios administradores uno de ellos cambia la cerradura del domicilio social e impide el acceso a otro? Se puede denunciar? Es motivo suficiente para la renuncia al cargo del administrador que no puede acceder al domicilio social, alegando que no puede acceder a documentos, dinero, etc.?

  2. Ramón, me gusta el blog por los temas tan cotidianos que aborda.

    Respecto a la tema de hoy, aunque se cuente a los afectados el ejemplo de telefónica lo van a seguir sin entender porque tienen un concepto de propiedad equivocado.

    Lo que se produce aquí es un problema desinformación cuando se constituye la sociedad.

    La gente piensa que constituir una S.L o S.A son todo ventajas; y es cierto que hay muchas tanto de índole fiscal como respecto a las deudas de la actividad, pero todo ello no es gratuito. Todas las ventajas se obtienen a cambio de una correlativa merma de derechos de los socios, que no son más que un acreedor de la sociedad.

    Hay que explicar a la gente que las la SL y SA, con independencia de que exploten una panadería o una tienda de muebles, son empresas corporativas en las que el mero socio es el último mono y el “dueño” de facto es el administrador (aunque tenga 1% del capital).

  3. como tu dices eso hay que hablarlo antes prevenir que curar

Deja un comentario


La Lectura de Ramón