Absentismo laboral, ¿cuál es su definición correcta?

Empezaré con la definición de absentismo laboral, aunque solo con el asunto de la definición ya habría mucho de qué hablar porque se incurre en algunas contradicciones con el término.

NOTA: El domingo hablaré sobre la reciente sentencia que condena a los bancos a pagar la totalidad de las cláusulas suelo.

Según la RAE, absentismo es la abstención deliberada de acudir al lugar donde se cumple una obligación, o abandono habitual del desempeño de funciones y deberes propios de un cargo.

Según la Wikipedia: El absentismo laboral es toda aquella ausencia o abandono del puesto de trabajo y de los deberes ajenos al mismo incumpliendo las condiciones establecidas en el contrato de trabajo. También puede ser definido como toda ausencia de una persona de su puesto de trabajo, en horas que correspondan a un día laborable, dentro de la jornada legal de trabajo.

Existen diversos tipos de absentismo:

Absentismo previsible y justificado: es aquel que puede ser controlado porque la empresa está informada previamente de la ausencia (permisos legales retribuidos, enfermedades comunes con baja de incapacidad laboral transitoria, accidentes de trabajo con baja laboral, permisos no retribuidos para asuntos personales).

Absentismo no previsible y sin justificación que supone una falta o abandono del puesto de trabajo sin autorización de la empresa.

Absentismo presencial: Es aquella forma de absentismo en la que el empleado acude a su trabajo, pero dedica una parte del tiempo a tareas que no son propias de la actividad laboral.

Definición genérica más aceptada:

La definición más aceptada (que no comparto) y que se utiliza para todos los cálculos estadísticos es la siguiente: La ausencia al trabajo cuando estaba prevista la asistencia.

#absentismo laboral

No estoy de acuerdo con la definición más aceptada actualmente del absentismo laboral

Vistas todas las definiciones, la cosa se complica porque se llega a meter en un mismo saco el absentismo de toda la vida (el que dice la RAE), con otros absentismos, como bajas laborales justificadas. Bajo mi punto de vista, si se trata de una baja por enfermedad real (no simulada), aunque la ausencia al trabajo es evidente y el perjuicio para la empresa está claro, no debería de computar como absentismo laboral.

Cuando aparecen las encuestas, bajo mi modesta manera de ver las cosas, lo vuelven a mezclar todo para llegar a un batiburrillo de conclusiones que pueden ser aproximadas en cuanto a períodos de ausencia al trabajo, pero no en cuanto al absentismo.

El absentismo laboral según las encuestas:

Según las últimas encuestas, en 2016 el absentismo laboral se ha incrementado en un 15% con respecto al año anterior. Se han computado un total de 4,5 millones de trabajadores en baja laboral, lo que equivaldría, haciendo la comparativa, a un total de 880.000 trabajadores que, en todo el año, no hubieran acudido al trabajo ni un solo día.

Lo que está claro es que, lo llamemos absentismo laboral o ausencias justificadas, estas cifras suponen un grave perjuicio para las empresas y para la Seguridad Social.

Cifras: El coste calculado del 2016 es de 5.500 millones para la Seguridad Social, más 4.800 millones para las empresas, y un coste de oportunidad teórico (muy teórico, diría yo) del 6% en términos del PIB que podría suponer 62.000 millones de euros.

 

Mi opinión sobre el absentismo laboral

Como ya he anticipado, mi opinión sobre el absentismo laboral difiere mucho de lo que se acepta actualmente; solo la RAE sigue dándome la razón.

 En realidad, el absentismo no debería de equipararse a una baja por enfermedad, y precisamente por eso, el verdadero absentismo laboral es incuantificable y no hay estadística que lo controle. El absentismo laboral se produce cuando a alguien no le apetece trabajar y se escaquea, o bien con faltas injustificadas al trabajo, o procrastinando a toda hora sin hacer nada. ¿Cómo se cuantifica eso? El absentismo laboral más típico y conocido por todos es el de cierto sector del funcionariado, especialmente del relacionado con las tareas administrativas, pero el absentismo laboral existe en todas las empresas; escaqueantes profesionales los ha habido siempre.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

1 Comentarios.

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks:


La Lectura de Ramón