A propósito de las ACCIONES AL PORTADOR, algunos comentarios y aclaraciones.

Cuando hablamos de ACCIONES, estamos hablando de SOCIEDADES ANÓNIMAS, dado que las sociedades limitadas dividen su capital en participaciones. Las participaciones siempre han de estar totalmente desembolsadas, y en cambio las acciones pueden estar desembolsadas parcialmente. Las participaciones siempre han de ser nominativas y han de quedar inscritas en el LIBRO DE SOCIOS, y las acciones pueden ser nominativas o al portador.

Cuando las acciones son nominativas, la empresa deberá de llevar un LIBRO DE ACCIONISTAS donde tendrán que inscribirse la titularidad de los socios y las acciones que cada uno tiene. Si alguna de estas acciones se transmite por endoso, para que dicho endoso sea totalmente legítimo, deberá de anotarse en el citado libro de accionistas, para lo cual el comprador así lo solicitará del administrador de la sociedad.

Este artículo, no obstante, está más enfocado a las conocidas como ACCIONES AL PORTADOR.

Las acciones al portador SIEMPRE HAN DE ESTAR TOTALMENTE DESEMBOLSADAS. Es el caso de nuestras sociedades anónimas, las cuales siempre están constituidas con ACCIONES AL PORTADOR 100% desembolsadas, previéndose en la escritura de constitución la emisión de TÍTULOS MULTIPLES. Disponemos de sociedades anónimas de 60.120 euros de capital, 120.240, 180.360, ó 240.480. También ofrecemos la posibilidad de transformar en anónimas nuestras sociedades limitadas de mayores capitales (300.000, 600.000 ó 1.000.000 de euros)

A estas alturas sigue habiendo mucha polémica sobre la forma de transmitir estas acciones al portador. Hay quien defiende que necesariamente se tendrán que transmitir a través de Notario, y quien dice que se podrán transmitir por la mera cesión de los títulos sin necesidad de endoso al no ser nominativos.

Nosotros, en primera instancia, SIEMPRE VENDEMOS LAS ACCIONES por medio de la intervención Notarial y sin haber emitido previamente los títulos como así hacemos constar en la escritura de compraventa de acciones. Será ya el nuevo administrador quien (si lo cree conveniente) emitirá los títulos para subsiguientes transmisiones.

Según establece la LEY DEL MERCADO DE VALORES 24/1988 – disposición adicional tercera, redacción L 37/1998…

“La suscripción o transmisión de valores requiere la intervención de fedatario público cuando, no estando admitidos a negociación en un mercado secundario oficial, estén representados mediante títulos al portador y dicha suscripción o transmisión no se efectúe con la participación o mediación de una sociedad o agencia de valores o de una entidad de crédito.”

Ahora bien, ¿qué ocurre si no se hace de este modo?

Hemos de tener en cuenta que la mera tenencia del título físico, legitima al portador para presentarse en la reunión de socios e identificarse como tal. Al no ser acciones nominativas no deben estar inscritas en el libro de accionistas (de hecho las S.A. con acciones al portador no tienen dicho libro), por lo que el administrador no podrá comprobar la transmisión realizada. Tampoco tiene por qué exigir la presentación de la escritura pública donde se supone que se ha hecho esa transmisión, o justificante bancario o de la agencia de valores.

Hay quien defiende que así y todo, esta supuesta venta no intervenida debidamente podría ser nula y quedar sin efecto; no obstante, bajo mi punto de vista habría que tener en cuenta la postura doctrinal del TRIBUNAL SUPREMO (TS 4-2-71) que estableció que la eventual nulidad de la transmisión por la falta de la intervención requerida no se extendería al contrato que sirvió de antecedente a la transmisión, que sí que producirá todos sus efectos legales entre quienes lo firmaron, e incluso entre sus distintos herederos.

Visto esto siempre habrá quien preferirá vender acciones SIN ESCRITURA PÚBLICA para preservar mayormente la confidencialidad de estas operaciones, limitándose a la CESIÓN DE LOS TÍTULOS. Esto no obstante, hay que valorarlo con cuidado antes de hacerlo, y desde luego lo que sí que me atrevo a aconsejar es que si finalmente se deciden a hacer una venta cediendo los títulos, lo hagan siempre previa redacción de un contrato privado entre las partes con todo el clausulado necesario que legitime la operación. De no existir ningún contrato se podría aplicar la Ley en toda su crudeza y se podría anular la supuesta venta realizada.

En cambio si hay un contrato, como mantiene el Tribunal Supremo, éste si que será perfectamente valido entre las dos partes.

Llegados a este punto hay que recordar que un CONTRATO PRIVADO, si bien tiene plena validez entre las partes contratantes, puede no ser válido ante terceros.

Imaginemos un caso en el que A le vende sus acciones al portador a B, formalizando el contrato y cediendo los títulos, pero no elevándolo a público posteriormente ni tener ninguna intervención de fedatario público.

Imaginemos ahora que C es acreedor de A y consigue embargarle los bienes. Si se conoce la titularidad de las acciones, C podrá embargar a A estas, a pesar de que A las haya vendido a B porque el contrato no sería válido entre C y B.

Claro que para esto tienen que existir un cúmulo de circunstancias entre las que debe de estar la de que se conozca la titularidad de las acciones. ¿Es esto accesible a cualquiera?

En realidad no. Si la sociedad anónima es constituida directamente, en el Registro Mercantil aparecerán los datos de los socios fundadores, pero no así los de los siguientes socios porque las escrituras de compraventa de acciones no se inscriben en el Registro Mercantil (salvo casos puntuales de unipersonalidad sobrevenida); por lo tanto, difícilmente van a poder ser embargadas si nadie sabe que existen. Siempre será una protección disponer de las acciones sin que figuren directamente en ningún sitio, por lo que me atrevo a decir que siempre será mejor comprar una sociedad constituida que constituir una directamente.

A pesar de todo, y como antes he indicado, NOSOTROS SIEMPRE REALIZAMOS LA PRIMERA VENTA MEDIANTE NOTARIO.

En otros artículos hablaremos de lo que debe de figurar en los títulos emitidos de las acciones al portador, y de los casos en los que la sociedad está obligada a que sus acciones sean nominativas, y por lo tanto estará igualmente obligada a la llevanza del LIBRO DE ACCIONISTAS.

Ramón Cerdá

Artículo relacionado con SOCIEDADES URGENTES, a propósito de las sociedades anónimas con ACCIONES AL PORTADOR

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

25 Comentarios.

  1. ramon gustavo mercado paredes

    Como saber si soy heredero..ramon gustavo mercado paredes.

  2. Hola tengo títulos de acciones preferidas al portador 400 en total de la empresa BGH y de celulosa argentina….son del año 1978 tienen valor residual?y de tenerlo donde tengo q ir?

Deja un comentario


La Lectura de Ramón