¿Será más difícil seguir cobrando del paro y hacer chapuzas a la vez?

Todos sabemos que la cifra de paro que nos anuncian a diario no puede ser real, porque de serlo, la situación sería insostenible. Es evidente que existe una economía sumergida importante, donde personas que están cobrando del paro en mayor o menor medida, además tienen un trabajo que complementa la prestación. Ya no digo un trabajo a jornada completa, pero sí algo que le permita subsistir gracias a esos pequeños extras realizados combinados con una mínima prestación si han conseguido acceder a ella.

El Gobierno anuncia que a partir de ahora será mucho más difícil sostener esta situación por las medidas que van a tomar. Parece ser que se quieren realizar controles masivos e intensivos en los centros de trabajo para comprobar que no existan trabajadores sin estar de alta en la Seguridad Social, aumentando además los efectivos de la Inspección (25 inspectores y 30 subinspectores).

¿En qué consistirá?

Aumentar las visitas a los centros de trabajo de los sectores históricamente más defraudadores.

Mi opinión:

No voy a decir que esté en contra de los controles antifraude, pero veo que seguimos con lo mismo de siempre, no parecen buscar soluciones para crear puestos de trabajo, más bien con esto lo que van a conseguir es destruir algunos más, o simplemente no hacer nada. Me explico:

1.- Si un empresario, por subsistencia ante esta crisis que se alarga cada vez más, se ha visto obligado a pactar con alguno de los trabajadores la posibilidad de que cobre del paro y paralelamente darle el poco trabajo que tenga para que lo haga de forma irregular, está claro que estamos hablando de un fraude, pero no un fraude en busca de un lucro o de un enriquecimiento, sino de una simple supervivencia. Por supuesto no todos los casos son así, todos conocemos o hemos conocido empresas donde la norma es no contratar a nadie oficialmente y facturarlo todo en negro; eso es otra historia, nada nueva por cierto. Yo me refiero a los que han ido cayendo a lo largo de estos años en una situación difícilmente sostenible. En estos casos, cuando la inspección encuentre a alguna de estas empresas, ¿qué ocurrirá? ¿Acaso podrá volver a contratar a ese trabajador en las condiciones anteriores? No lo va a poder hacer, y probablemente no pueda pagar las sanciones que se le exijan y acabará cerrando definitivamente acabando con la posibilidad de mínima supervivencia suya y de quien estaba, por una parte cobrando del paro, y por otra haciendo algunas horas sueltas cada semana. Desde el punto de vista teórico (e insostenible) del Gobierno, en una situación como esa ocurre lo siguiente:

  • Tienen unos ingresos extras por sanciones.
  • Dejan de pagar una prestación por desempleo porque el trabajador es readmitido en las condiciones de alta en las que estaba.
  • Baja la cifra del paro.
  • A partir de ahora tendrán unos ingresos periódicos por cotizaciones a la Seguridad Social.
Pero todo eso es una falacia, no ocurrirá nada de todo eso.
2.- Si como anuncian, la idea es visitar los “centros de trabajo”, se supone que son centros de trabajo dados de alta, existentes, que más o menos regularmente cotizan… ¿Qué ocurre entonces con la verdadera economía sumergida que no figura en sus bases de datos? ¿Cómo van a visitarlos? ¿Qué van a hacer, acabar de hundir a los que están al borde del abismo?
3.- Los que realmente hacen sus chapucillas de manera independiente (sin empresa que los contrate en blanco o en negro) y además cobran del paro, lo normal es que no tengan ningún centro de trabajo, en todo caso guardarán sus pocas herramientas en su casa o en el garaje, o en la casa de campo de los suegros, y llevarán un teléfono móvil en el bolsillo, o sea, que difícilmente las nuevas medidas van a acabar con esta situación.
Pero lo que realmente quiero yo destacar no es nada de esto, lo que quiero decir es que ni una sola de las medidas que está tomando el Gobierno está encaminada a crear empleo; todo lo que hacen, más acertado o menos acertado, acaba generando más paro o destruyendo empleo de calidad. Sí, todos los controles contra la economía sumergida son moralmente aceptables, pero ¿va eso a generar más empleo? A simple vista el único empleo que va a generar es el de los 25 nuevos inspectores y 30 subinspectores. ¿Es eso lo que necesitamos? O cambian el chip de una vez o acabamos todos en el fondo de un pozo.

Ramón Cerdá

 

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. María José Vallés

    Ramón, sin olvidarnos de los sufridos autónomos que en su día formaron pequeñas empresas y dieron trabajo y hoy se ven en la calle sin derecho a paro y con la única salida de la chapuza, del trabajo en negro para poder subsistir. NO AL CIERRE DE EMPRESAS!

  2. Buen artículo Ramón. El gobierno está más interesado en apuntalar el estado paternalista que en ofrecer medidas para que todos puedan trabajar.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón