¿Pueden hacer publicidad los notarios?

Los Notarios son lo que se conoce como funcionarios públicos pero que cobran en base a un arancel. Es decir, que no tienen una retribución fija sino que va en función de las escrituras que firmen y por supuesto del tipo de escrituras. Al basarse en aranceles que además se encuentran muy desfasados, hay algunos actos notariales de los cuales estoy convencido de que al notario le cuestan dinero del bolsillo; tal es el caso de los testamentos.

En algún artículo anterior he defendido la teoría de que los notarios en cierto modo son también empresarios, a pesar de que no se consideren ellos mismos así, porque al fin y al cabo tienen una estructura de gastos fijos y variables, y su facturación va en función de lo que «vendan» y no a una retribución funcionarial preestablecida. Como tales; me refiero a como «empresarios», deberían de poder hacer publicidad para darse a conocer, como cualquier otro empresario que quiera defender su actividad.

Pero lo cierto es que no pueden hacerlo y lo único que les está permitido es la modesta plaquita que ponen en el portón de la calle; ni siquiera pueden poner un letrero luminoso en la ventana. Yo no soy partidario de estas limitaciones, y más cuando van en contra del libre comercio. Después de todo los Registradores tampoco pueden hacer publicidad, pero es porque no la necesitan. Cada registrador tiene su espacio geográfico en exclusiva, y se publicite o no, va a tener exactamente los mismos clientes (cautivos), pero los notarios, dentro de ser tambien funcionarios con arancel, se hacen competencia entre ellos, y por lo tanto es muy importante que puedan darse a conocer.

De todos modos, recordemos que hasta no hace mucho, los abogados, que nunca han sido funcionarios y que nunca han tenido remuneración por arancel, tampoco podían hacer publicidad y si alguno la hacía era rápidamente perseguido. Me consta esta circunstancia porque al inicio de mi actividad, al poco de realizar mi primera campaña publicitaria agresiva, recibí una carta amenazadora del Colegio de Abogados de Valencia en la cual se me exigía que informara de qué abogado o abogados formaban parte de mi despacho. No sé por qué llegaron a esa conclusión, pero lo cierto es que todo acabó en agua de borrajas cuando informé de que ninguno de los componentes del despacho eramos abogados y por lo tanto no estábamos limitados a la realización de campañas publicitarias.

Actualmente ya se pueden anunciar, por lo que quizás alguna esperanza les quede a los Notarios de que el cambio les llegue también a ellos.

Curiosamente hay al menos un notario que se anuncia en Google con anuncios de pago y aparece en algunas búsquedas. Supongo que como en todas partes, siempre hay algún inconformista que planta cara al sistema. A mí me parece bien.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

2 Comentarios.

  1. Hola Ramón, una pregunta ¿Sigue estano prohibida la publicidad en las notarías o la cosa ya ha cambiado como ocurrió con los abogados? Gracias, buen blog!

    • Tengo entendido que sigue prohibida, aunque hay algún atrevido que hace bolígrafos y cosas así con los datos de la notaria. En teoría los usan para las firmas pero desaparecen y no deja de ser un publicidad en manos de los clientes.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón