¿Puede un agente de tráfico denunciar una mera manifestación del conductor?

Hablaré en primera persona aunque estos hechos no me han ocurrido a mí, pero sí a alguien muy cercano, y de hecho los recursos los he preparado personalmente.

En un control rutinario, un Agente de la Guardia Civil de Tráfico a quien no identificaré en este artículo, me solicita la documentación del vehículo. Debo decir que iba con un coche prestado por un amigo. Ante la pregunta habitual en estos casos: «¿El vehículo no va a su nombre?», contesté que no, que iba a nombre de empresa. Craso error y metedura de pata por mi parte porque el vehículo no iba a nombre de empresa sino a nombre personal del amigo que me lo había prestado.

El agente se retira a su vehículo y me aparece un buen rato después con un boletín de denuncia cuyo hecho denunciado es el siguiente:

“No haber solicitado el adquirente del vehículo reseñado la renovación del permiso de circulación dentro del plazo reglamentario.”

Yo ni siquiera había visto el permiso de circulación y no era cuestión de entrar en vanas discusiones con el agente, de manera que decidí recurrir posteriormente la denuncia.

Lo comento con la persona que me había dejado el coche, y me dice que el coche no va a nombre de empresa como yo creía sino que iba a nombre suyo particular. En vista de ello preparo el recurso explicando la situación e indicando mi error al decirle al agente que el coche iba a nombre de empresa.

Al cabo de un tiempo recibo contestación de Tráfico en el que se aporta como prueba un informe del propio agente que «se ratifica» del hecho denunciado diciendo que yo le dije taxativamente que el vehículo iba a nombre de empresa.

Y yo me pregunto… ¿Qué tiene que ver lo que yo le dijera si se puede demostrar que eso no es así y que se trató de un error por mi parte? Es como si le hubiera dicho que el vehículo tenía seis ruedas y me hubiese multado por una modificación estructural no autorizada. Se supone que habrá que comprobar si lleva 4 ó 6 ruedas, no bastando con que yo diga que tiene seis para endiñarme la multa.

Por supuesto he vuelto a recurrir y he aportado en esta ocasión un ACTA DE MANIFESTACIONES firmada ante Notario por el propietario del vehículo en la que se dice claramente que no hay pendiente ningún cambio de titularidad y que por lo tanto el hecho denunciado debe ser anulado.

Espero que acepten el recurso, porque de otro modo, ¿qué estarían denunciando realmente? ¿Que no se ha procedido a realizar un cambio de titularidad que en realidad no existe?

Lo que me sorprende de estas cosas es la cabezotonería de la administración que se limita a aportar como prueba un «informe» del propio agente que a su vez se limita a decir que se mantiene en lo dicho, sin tener en cuenta para nada lo que ya les dije en el primer recurso de que yo no era el propietario y que el vehículo, pese a lo que yo creía, no iba a nombre de ninguna empresa sino de la persona que figuraba en el permiso de circulación, y que de hecho, como propietario real sigue figurando. ¿Es tan difícil de entender eso?

 

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón