¿Los Notarios se consideran empresarios?

Artículo dedicado con todo mi cariño a mis amigos Notarios.

Yo definiría a los Notarios como un extraño híbrido a tres bandas. Por una parte son funcionarios (aunque estén retribuídos por medio de arancel como los Registradores), por otro lado son profesionales, actuando con una labor de asesoramiento y de control de la legalidad vigente, y por otra parte, y aunque la mayoría de ellos no lo quiera aceptar, son empresarios.

Digo que no lo quieren aceptar porque es así; algunos incluso se ofenden si se les «califica» de empresarios; c omo si eso fuera algo indecente o digno de menosprecio. Yo soy empresario (no soy Notario), y desde luego no me avergüenzo de ello. Sí que es cierto no obstante que paralelamente a ese sentimiento de no considerarse empresarios, existe una mentalidad que realmente reafirma esta especie de realidad. En resumen, y según mi criterio; y lo digo con todo el cariño porque tengo muchos conocidos Notarios, y alguno de ellos buen amigo, no se consideran empresarios; no se comportan como empresarios, pero mal que les pese, sí que son empresarios. Y son empresarios porque tienen unas cargas laborales importantes, y unos gastos fijos, semifijos y variables que corren por su cuenta por mucho que todo tenga que salir de los aranceles. Claro que a diferencia de un empresario, no pueden fijar el nivel de honorarios, aunque en la práctica hay una cierta flexibilidad a la hora de interpretar dichos aranceles y no necesariamente cobran todos los Notarios lo mismo aunque se basen en el mismo arancel oficial.  Pero lo que más los clasifica como empresarios es el hecho de que deben desarrollar una labor comercial para captar y conservar clientes.

A estos efectos, ¿Qué ocurre con los Registradores? Aquí sí que me atrevería a decir que la línea entre funcionario y empresario no está tan clara, y es que aunque también tengan unos costes de personal y otros como los Notarios, no existe una labor comercial de ningún tipo porque los clientes de los Registradores son cautivos y tienen obligatoriamente que pasar por ellos. Cada Registrador, sea mercantil o de la propiedad, tiene asignado un territorio, y da igual lo simpático que sea con el cliente, o lo desagradable que pueda llegar a ser porque el cliente no tiene más remedio que pasar por taquilla. En cambio, y aquí es donde se diferencia el ramalazo empresarial entre Notarios y Registradores, los Notarios deben de hacer una labor comercial y han de ser más cariñosos con los clientes si quieren conservarlos, y eso es así porque Notarios hay un montón y uno puede elegir entre una Notaría y otra. Ni siquiera tiene por qué ser de la misma provincia. De hecho usted puede constituir una sociedad de Valencia en un Notario de Madrid si el de Valencia le pone problemas o no se comporta debidamente. En cambio la escritura deberá de pasar necesariamente por el Registro Mercantil de Valencia por mucho que le pudiera pesar.

MÁS SOBRE LO QUE PIENSAN LOS NOTARIOS AL RESPECTO:

Recientemente se ha realizado el décimo Congreso Notarial Español en Tenerife  (octubre 2008) y se han tratado temas como la función notarial, el documento público, etc. Lo de siempre en este tipo de congresos. En una intervención de D. Eduardo Gallino, se preguntaba en nombre de los 76 países con sistemas notariales: ¿Son los Notarios empresarios? Su autorespuesta fue un rotundo NO. «El empresario se ocupa de la economía mientras que nosotros nos ocupamos fundamentalmente de la justicia» «¿Un empresario tratará a un cliente que le compra un sólo producto de bajo valor del mismo modo que a un cliente que le asegura ventas cuantiosas de valor elevado?»

Bueno, ¿qué quieren que les diga? A mí todo eso me parece muy bien, pero lo cierto es que hay Notarías que funcionan mucho mejor que otras y atraen más clientes y por lo tanto mayores ingresos. Si no es por su labor comercial y por lo tanto empresarial, que lo llamen como quieran. Yo afirmaría tajantemente que los Notarios sí que son empresarios; lo que ocurre es que muchos de ellos, aunque sean unos excelentes profesionales, son unos pésimos empresarios y eso es lo que parece que no quieren admitir.

Ramón Cerdá

Ramón Cerdá
Empresario - Sociedades Urgentes
Ontinyent, 1964

Fundador de GMC Asesoría de Empresas, SOCIEDADES URGENTES y Mi Libro en Papel, además de escritor, novelista, bloguero, editor y corrector de textos en EL FANTASMA DE LOS SUEÑOS.

Autor de LA HABITACIÓN DE LAS MARIPOSAS, HACIENDA [NO] SOMOS TODOS, LOS ELEMENTOS DEL ESTILO LITERARIO y otros muchos títulos.
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario


La Lectura de Ramón